Vampiros en La Habana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
¡Vampiros en La Habana!
Título ¡Vampiros en La Habana!
Ficha técnica
Dirección
Guion Juan Padrón
Ernesto Padrón
Música Arturo Sandoval (trompetista)
Fotografía Julio Simoneau
Montaje Rosa Maria Carreras
Protagonistas Actores de voz:
Manuel Marín
Margarita Aguero
Frank González
Irela Bravo
Carlos González
Mirella Guillot
Carmen Solar
Juan Padrón
Krikor Melikyan
Christine Schnell
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Cuba
España
República Democrática Alemana
Año 1985
Género Animación
Duración 75 minutos - 80 minutos (versión Estados Unidos)
Idioma(s) Español
Compañías
Productora ICAIC
TVE
Durniock Producciones (versión alemana)
Distribución The Cinema Guild
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

¡Vampiros en La Habana! es el segundo largometraje animado de Juan Padrón (creador de Elpidio Valdés).[1] Fue coproducida en 1985, por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, Radio Televisión Española y Durniock Producciones.[2]

El 4 de febrero de 2009, ocupó el lugar no. 50 en la primera encuesta mundial sobre los 100 mejores títulos del cine iberoamericano, realizada por Noticine.com —un portal dedicado a la información de cine—, además de ser la única película animada de la lista.[3]

La película trata de una conspiración por parte de las dos bandas organizadas de vampiros ("Capa Nostra" en Estados Unidos y "Grupo Vampiro" en Europa) por apoderarse de una fórmula que les permite resistir el sol.[2]

Trama[editar]

La introducción cuenta que en 1870 los vampiros formaron dos grupos principales: el primero es lo de los vampiros inmigrantes que se reúnen en Chicago bajo el nombre "Capa Nostra", cuyo presidente es Johnny Terrori; el segundo, en Europa, con sede en Düsseldorf, se reúne bajo el nombre "Grupo Vampiro", y eligen como presidente al legendario conde Drácula. Uno de los hijos de este, el científico Werner Amadeus Von Drácula, trabaja en hacer una fórmula que permita a los vampiros resistir la luz solar, al encontrar lo que pareciera ser la solución, su padre se ofrece a probarla él mismo, pero la fórmula no funciona y Drácula muere.[4]

Ridiculizado, Von Drácula se ve en la obligación de irse y llega a Cuba con su sobrino Joseph Amadeus Von Drácula, donde sigue trabajando en su fórmula. Tras experimentar con su sobrino, Von Drácula consigue, en 1933, una fórmula que funciona, y decide compartirla con el Grupo Vampiro para que éstos la distribuyan gratuitamente. Sin embargo al enterarse de la fórmula, los europeos deciden apoderarse de ella para comercializarla con el nombre de "Vampisol". Johnny Terrori, por su parte, se entera de esto y decide destruir la fórmula para poder seguir manteniendo el monopolio de playas artificiales para vampiros y viaja a Cuba con ese fin. Al mismo tiempo, en Cuba, Joseph o "Pepito", en conjunto con amigos suyos, luchaba contra Gerardo Machado.[4]

Werner Amadeus es asesinado por los gansteres de Terrori, Pepito logra escapar llevando consigo la fórmula, y las dos bandas de vampiros lo persiguen, además de la policía que le perseguía por la oposición a Machado. Al final Terrori comprueba que una bala, no una bala de plata, ha dañado a Pepito, y concluye, por lo tanto, que la fórmula hace que los vampiros dejen de ser tales. Dada la situación, Terrori se prepara para irse de vuelta a Chicago, pero Al Tapone aparece frente a él para cobrarle por un asunto de negocios.[4]

Como no puede pagarle, los hombres de Tapone clavan una estaca en Terrori, mientras los europeos, en posesión de la fórmula, le proponen a éste hacer negocios con la misma. Tapone acepta, pero Pepito, que se sabe la fórmula de memoria, aprovecha la transmisión radial que se está efectuando en ese momento para transmitirla a todos los vampiros del mundo, invalidando entonces cualquier intento de negociar con ella. Los europeos, arruinados, se lamentan, mientras Tapone se va.[4]

En la última escena Pepito está dando un recital de trompeta mientras su esposa Lola y su hijo vampiro lo miran. La escena termina con un narrador diciendo que ahora todos los vampiros pueden disfrutar del sol gracias a Pepito.[4]

Premios[editar]

  • Tercer Premio Coral, VII Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, La Habana, Cuba.[2]
  • Diploma de Honor, IX Festival Internacional de Cine, Quito, Ecuador.[2] (1986)
  • Medalla George Brassans del Festival Cinematográfico de la Casa de la Cultura de Laognan, I Festival de la Cultura Cubana, Francia.[2] (1986)
  • Seleccionada entre las 30 mejores películas de animación por el Consejo Cultural del Instituto de Cine.[2] (1989)

Referencias[editar]

  1. «Juan Padrón». The Internet Movie Database. Consultado el 31 de enero de 2010.
  2. a b c d e f «Vampiros en La Habana. Dibujos de Juan Padrón». Casa de América. Consultado el 31 de enero de 2010.
  3. «La cubana "Memorias del subdesarrollo", mejor película iberoamericana de la Historia» (en inglés). Noticine. Consultado el 31 de enero de 2010.
  4. a b c d e «Synopsis for ¡Vampiros en La Habana!» (en inglés). The Internet Movie Database. Consultado el 31 de enero de 2010.

Enlaces externos[editar]