Tunga penetrans

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Tunga penetrans
ChiggerBMNH.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Subclase: Pterygota
Infraclase: Neoptera
Superorden: Endopterygota
Orden: Siphonaptera
Infraorden: Pulicomorpha
Superfamilia: Pulicoidea
Familia: Hectopsyllidae
Género: Tunga
Especie: T. penetrans

Tunga penetrans es una especie de insecto sifonáptero de la familia Hectopsyllidae. Es un tipo de pulga que ataca la piel. Afecta principalmente la piel de los pies; se introduce en ella y produce prurito intenso. Popularmente se le conoce como "nigua" o "pique" (Perú y Paraguay), y parasitológicamente como tungiasis. En Brasil esta pulga se conoce vulgarmente como 'pulga de areia'. También se denomina 'bicho do pé', 'bicho porco' o 'jatecuba'; en Estados Unidos y países americanos de lengua inglesa, 'jigger', 'chigoe flea', 'sand flea' o 'burrowing flea'.

Tiene un tamaño inferior a 1 mm, con cabeza grande y forma un ángulo con el vientre. Puede atacar a humanos, cerdos y otros animales domésticos.

Patología: tungiasis[editar]

Como las niguas pasan generalemente la mayor de su tiempo en suelos mojados y sucios, los humanos son más propensos a contraer estos parásitos en corrales de vacas y chanchos, o caminando descalzo o con sandalias por este tipo de suelos.

No obstante, como la mayoría de las pulgas, pueden saltar hasta 20 cm. y llegar a otras partes del cuerpo, con preferencia por aréas de piel más blanda, como entre los pliegues de los dedos de los pies.[1]

Sintomatología[editar]

Tanto los síntomas como la forma del parásito son parecidos a las de una ampolla. Al inicio se siente comezón en el área dermática infectada y conforme pasan los días se forma un nódulo donde se alberga el huésped y su puesta de huevos. La piel evoluciona de un color rojizo con picor a morado con dolor y va ennegreciendo mientras no se extraiga.

Se conoce el caso de una paciente que visitó una comunidad del Paraíso, en Huaura, al norte de Lima. Refirió que al tercer día de la visita sintió un ligero escozor en los pies pero no le dio importancia. Sin embargo este fue en aumento y se agregó dolor; al sexto día el dolor era casi insoportable, al punto que le impedía caminar. Evidenció 15 nódulos negruzcos en ambos pies, motivo por el que acudió al Instituto Nacional de Salud, donde se le extrajeron las niguas. El dolor y comezón persistió por dos semanas más en los puestos de niguas. En la estereoscopía de las niguas extraídas se visualizó que la puesta de huevos es por grupos de 5-10 en cada expulsión.[cita requerida]

Tratamiento[editar]

Suele extraerse haciendo una incisión en dicho nódulo (pinchando con una aguja desinfectada en el modo más casero), presionando o punzando después hasta sacar íntegramente el parásito con sus huevos. Posteriormente hay que curar la herida.

Referencias[editar]

  1. Cestari TF, Pessato S, Ramos-e-Silva M Tungiasis and myiasis. Clin Dermatol. 2007 Mar-Apr;25(2):158-64.