Tloque Nahuaque

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Tloque Nahuaque (en náhuatl: tloque nahuaque, ‘el que está cerca, al lado y al rededor de las cosas’tloc, cerca, a lado; nahuac, cerca, al rededor; "Señor de lo cercano y lo lejano"[1])? «cabe quien está el ser de todas las cosas, conservándolas y sustentándolas» Moyocoyani (en náhuatl: Aquél que se creó a si mismo; "Señor que se crea o inventa a sí mismo mediante su propio pensamiento"[2] )? es la deidad principal de los pueblos náhuatl, y en la mitología mexica es el dios protógono de la existencia e inexistencia, creador y ordenador de todas las cosas, creador de la primera pareja de humanos y jefe supremo de las cinco edades del mundo o cinco soles; Originalmente era un dios del misterio y lo desconocido implicando un solo dios creador de todo lo existente en el cosmos; En su libro 'Filosofía Náhuatl', Miguel León-Portilla profundiza en el significado del término mencionado (así como de muchos más). Brevemente comentaremos que tloc significa cerca; náhuac es, de forma literal, en el circuito de. Ahora, el sufijo -e (Tloqu-e Nahuaqu-e) da la connotación de que ambos significados son "de él". Por lo que podemos concluir que Tloque Nahuaque es (en náhuatl: el dueño de lo que está cerca y de lo que está en el circuito; "Señor de lo cercano y lo lejano" )?. En esta misma obra, el autor lo relaciona como otro de los muchos nombres con los que se conocía a Ometéotl (dios de la dualidad) de lo cual surge una controversia.

Tloque-Nahuaque representa la principal deidad de la creación del universo, este dios simboliza el principio de todo lo existente y la noción filosófica de la palabra téotl entre los hombres, él es la gran sustancia cósmica del eterno movimiento y espacio infinito llamado ollincan, de igual modo está representado como progenitor del todo, principio de la inteligencia, ordenador del caos, armonizador de la vida y protector de la naturaleza.

Tloque nahuaque o Moyocoyani, es el dios padre de la fe o de religión náhuatl, es el principio creador del todo; es el padre del primer dios Ometéotl y el padre también, de Huehuetéotl dios abuelo del fuego, de Tezcatlipoca dios de la muerte, padre de Quetzalcóatl y todos los pequeños dioses son pequeñas partes de él; incluida la madre tierra Coatlicue; y el dios Tonatiuh, que simbolizaba al sol. El nombre de Tloque-Nahuaque Moyocoyantzin se refiere a lo impronunciable y a todo aquello que no conocen los hombres; es un dios tan grande que no existe una sola palabra que lo contenga; por eso se utiliza esa metáfora, porque está en el todo y significa el todo. Ya Nezahualcóyotl le atribuía este nombre en sus cantos; como lo explica José Luis Martínez en su libro Nezahualcoyótl, Vida y Obra, también es ampliamente reconocido en la obra de Miguel León Portilla y Fernando Alva Ixtlitlxochitl, que han dedicado sus vidas a preservar y estudiar la historia de las tribus nahuas. Se sabe, por los poemas que se conservan, que Nezahualcóyotl tenía una fe ciega en éste, y que había sido introducido a su rito, debido a la influencia que los toltecas habían dejado en Tollán-Xicocotitlán (la actual Tula, en el estado de Hidalgo). Su tribu los chichimecas invadieron Tollán y se dice que aunque estaba casi del todo perdido, el origen noble de los toltecas; Nezahualcóyotl había conservado, si no un lazo consanguineo, creencias que le eran afines. [cita requerida]

No se conoce ninguna representación superviviente ni imagen de este dios, tampoco tenía templos y era desconocido para la gente del pueblo, aunque Alfonso Caso señala que era producto de las reflexiones filosóficas de una élite de sacerdotes nahuas durante el período posclásico mesoamericano, quienes no solían hablar del dios creador como señal de respeto. Los religiosos e historiadores novohispanos, a medida que iban incrementando sus conocimientos sobre el pueblo mexica, se dieron cuenta que eran erróneas las acusaciones de los españoles al referirse a los naturales de México como incultos e ignorantes en temas teológicos;[3] Diego Muñoz Camargo redacta en su libro Historia de Tlaxcala sobre el monoteísmo de los pueblos nahuas y su culto a Tloque Nahuaque diciendo lo siguiente:

"Antes de que prosigamos más adelante, será razón que tratemos del conocimiento que tuvieron de un solo Dios y una sola causa, que fue aquel decir que era substancia y principio de todas las cosas; y es ansí, que como todos los dioses que adoraban, eran los dioses de las fuentes, ríos, campos y otros dioses de engaños, concluían con decir: Oh Dios en quien están todas las cosas, que es decir el Teotloquenahuaque, como si dijéramos agora, aquella persona en quien asisten todas las cosas acompañadas, que es sólo una esencia. Finalmente este rastro tuvieron, de que había un solo Dios, que era sobre todos los dioses..." [cita requerida]

Referencias[editar]

  1. Reed, Alma. El remoto pasado de México. p. 121. 
  2. Reed, Alma. El remoto pasado de México. p. 121. 
  3. Religión y cosmovisión de los aztecas

Bibliografía[editar]

  • Caso, Alfonso (1936) La religión de los aztecas, Enciclopedia Ilustrada Mexicana: México D.F., Imprenta Mundial.
  • León-Portilla, Miguel (1959) La filosofía nahuatl, estudiada en sus fuentes, 2ª ed. México D.F.: UNAM.
  • López Austin, Alfredo (1980) Cuerpo humano e Ideología. Las concepciones de los antiguos nahuas. México D.F.: UNAM, 2 vols.