Templo y exconvento de Santo Domingo de Guzmán (Oxolotán)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Templo y exconvento de Santo Domingo de Guzmán
Ex-Convento De Oxolotán.jpg
Tipo Iglesia y Ex Convento
Advocación Domingo de Guzmán
Ubicación Bandera de México Oxolotán, México
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Diócesis de Tabasco
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción 1572 - 1633
Fundador Frailes Franciscanos
[editar datos en Wikidata ]

El Templo y ex Convento de Santo Domingo de Guzmán de Oxolotán, es un monumento histórico de México, ubicado en el Oxolotán, en el municipio de Tacotalpa en el estado de Tabasco, México. Fue fundado por la orden de los fraíles franciscanos en el año de 1633. Actualmente aloja el Museo de la Sierra que es el museo Virreinal de Tabasco, a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia y recibe turistas que hacen eco-turismo.

Historia[editar]

Las primeras incursiones españolas en esta región se dieron hacia 1531 cuando después de derrotar a los indígenas zoques, Francisco de Montejo y León "el Mozo" inició el reclutamiento forzoso de los indígenas para reforzar la conquista de Campeche en donde dieron batalla al mando de Juan de Lerma. En el año de 1535, las poblaciones de Tacotalpa y Oxolotán fueron encomendadas a Bernardino de Medina, un español sediento de riquezas y aventuras que al poco las dejó abandonadas; por el abandono de Medina las encomiendas le fueron entregadas a Tomás Rijoles quien pasado un tiempo también las abandonó, por lo que luego de una breve disputa fueron arrebatadas por Francisco de Montejo, quien el 27 de junio de 1543 nombró como su representante a Francisco Ramírez.

En 1546, los frailes franciscanos inician la colonización del territorio de Tacotalpa, oficiándo misas en los pueblos de Tacotalpa, Tapijulapa, Oxolotán, Noipac y Puxcatán.

En 1572 los frailes franciscanos Francisco Silvestre Magallón, Bernabé de Pastrana, Juan Fajardo, Buenaventura Valdés y Diego de Padilla, fundaron e iniciaron la construcción del convento de Oxolotán y el de Poposá. Sin embargo, diez años después, el convento de Oxolotán pasó a manos de los frailes dominicos. Hacía 1611 el vicario de Oxolotán era Fray Juan de Bersástegui. Éste adquirió a nombre de la orden dominica el terreno conocido como Raudal de Istatelté, dando inicio a las enormes fincas cacaoteras con las cuales los frailes dominicos se allegaban los recursos necesarios para enfocar sus actividades a la observancia, más que a la evangelización.[1]

Bajo la dirección del fraile Antonio de Pamplona los dominicos concluyeron la construcción del convento de Santo Domingo de Guzmán en 1633, y desde aquí atendían las doctrinas de los pueblos de Tacotalpa, Tapijulapa, Puxcatán, Teapa, Tecomajiaca, Jalapa, Astapa, Cacaos, Amatán, Ixtapangajoya y Solosuchiapa.[2]

Desafortunadamente, la importancia de Oxolotán, adquirida con la fundación del convento y la congregación de indígenas, fue decayendo a partir de 1641, cuando los cacaotales de Tacotalpa cobrarón un mayor auge debido a que la población contaba con mejores vías de comunicación y un acceso más fácil que el de Oxolotán.[3]

Entrando el siglo XVIII el convento había venido a menos, lo que propició su abandono definitivo.[4] Entre los siglos XIX y los primeros años del siglo XX el edificio religioso mostraba una imagen de total abandono donde el paso del tiempo, la pérdida de elementos arquitectónicos, el crecimiento de la vegetación y las inundaciones periódicas propiciaron la destrucción paulatina del edificio. En la década de 1930 durante la persecución religiosa emprendida por el entonces gobernador de Tabasco Tomás Garrido Canabal, este ordenó dinamitar el convento.[5]

Arquitectura[editar]

Fachada del Ex-Convento de Santo Domingo de Guzmán.

El convento fue construido con piedra bola traída del río de La Sierra y cuenta con detalles en ladrillos. Tiene la disposición del conjunto conventual tradicional de templo, atrio y claustro y la arquitectura recia de los conventos mendicantes del siglo XVI.

Su portada es un ejemplo del estilo plateresco clásico, con columnillas y decoración inspirada en el renacimiento italiano. Su fachada es aplanada y en color rojo "oxido" con detalles en amarillo ocre. El techo original era de teja y palma y fue reconstruido con tejas suspendidas por varas de caña sobre una armadura de madera.

La entrada cuenta con una sola portada sencilla de un solo cuerpo con un arcao de laja de medio punto y de un solo cuerpo en el acceso y en la ventana superior. A cada lado de la puerta figuran unas pilastras semi empotradas en la fachada y que son rematadas a la altura de la ventana, por medallones circulares, uno muestra la flor de lis y el otro el símbolo del sol y la luna, en relieve; ambos, flanqueados por pequeños cuadros, también en relieve con figuras de unicornios, más a los extremos en la parte baja, hay un nicho a cada lado con peana y venera.

El interior de de una nave de grandes proporciones donde hay colocadas imágenes de santos. Aquí se guarda el "Santo Sepulcro" el cual permanece casi siempre cubierto, excepto en ocasiones muy especiales. También se encuentra en su interiór una pila bautismal monolítica.

Fuera de la nave principal, se localizan construcciones en ruínas de lo que fuera la sacristía y las habitaciones de los frailes.

Museo de Oxolotán[editar]

En una de las áreas del ex-Convento se localiza el "Museo de Oxolotán" o también llamado Museo de la Sierra, el cual consta de cuatro salas.

Sala 1: Se exhiben algunas fotografías del convento antes de ser restaurado, dos óleos pintados en tela de los sibglos XVII y XIX con representaciones religiosas, además de las esculturas de San Mateo, San Lucas y San Juan realizadas en madera estofada, tallada y pintada del siglo XVIII. También se muestran dos pequeñas pilastras salomónicas que, al parecer formaban parte de un retablo del siglo XVIII.

Sala 2: Esta sala está reservada para las exposiciones temporales que alberga el museo.

Sala 3: Contiene varios cuadros que narran la historia del lugar desde los tiempos prehispánicos, exhibe también una columna de retablo con capitel corintio del siglo XVI, un óleo sobre tela del siglo XVII representando a Santiago de Galicia (Matamoros) y una columna tritóstila de retablo del siglo XVI, tallada y pintada.

Sala 4: Se exhiben 2 columnas salomónicas de retablo del siglo XVIII talladas y doradas; un óleo sobre tela del siglo XVIII representando el martirio de un santo; además varios fragmentos de retablo de los siglos XVII y XVIII. Hay también varias campanas originales que destacan por su hermosa talla, decorado y antigüedad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ruta de los Conventos en México. «Ruta de Conventos en el estado de Tabasco». Consultado el 12 de marzo de 2012.
  2. Ruta de los Conventos en México. «Ruta de Conventos en el estado de Tabasco». Consultado el 12 de marzo de 2012.
  3. Ruta de los Conventos en México. «Ruta de Conventos en el estado de Tabasco». Consultado el 12 de marzo de 2012.
  4. Ruta de los Conventos en México. «Ruta de Conventos en el estado de Tabasco». Consultado el 12 de marzo de 2012.
  5. Pérez Fernández David. Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles en el estado de Tabasco.Instituto Nacional de Antropología e Historia.1987.p.136

Enlaces externos[editar]