Diócesis de Tabasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diócesis de Tabasco
Diœcesis Tabasquensis
Catedral de Villahermosa 8.JPG
Información general
Erigida como diócesis 25 de mayo de 1880
Ciudad Villahermosa, Tabasco
País México
Catedral Señor de Tabasco
Diócesis sufragánea de Arquidiócesis de Yucatán
Rito Latino
Sitio web
Jerarquía Apostólica
Obispo Gerardo de Jesús Rojas López
Jurisdicción
Provincia Yucatán
Parroquias 71
Región Sureste
Superficie 25,267 km²

La Diócesis de Tabasco se encuentra situada en el estado de Tabasco, México, sobre la costa del golfo de México, y pertenece a la Provincia Eclesiástica de Yucatán, siendo sufragánea de la Arquidiócesis de Yucatán. Comprende todo el estado de Tabasco con sus 17 municipios, teniendo una extensión territorial de 25 267 km² y atendiendo a una población de 2 238 818 habitantes, de los cuales 1 470 000 profesan la religión católica. Limita al norte con el golfo de México; al sur con la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas; al este con la Diócesis de Campeche en el estado homólogo y con la República de Guatemala; y al oeste con la Diócesis de Coatzacoalcos en el estado de Veracruz.

Historia[editar]

Catedral del Señor de Tabasco en Villahermosa, sede de la Diócesis de Tabasco.

Primera misa cristiana en México[editar]

El 8 de junio de 1518, Juan de Grijalva descubria Tabasco para el mundio occidental, y nueve meses más tarde, el 12 de marzo de 1519 llegaba a las costas tabasqueñas, Hernán Cortés, quien después de derrotar a los idígenas chontales, en la Batalla de Centla, fundó el 25 de marzo la población de Santa María de la Victoria. El 17 de abril de 1519, frente a una gran cruz y ante la imagen de la Virgen María de la Victoria, Fray Bartolomé de Olmedo celebró la que sería la primera misa cristiana en lo que hoy es México, y, a partir de entonces se impartió el bautismo con regularidad. Sin embargo esta tierra abundante en riquezas, fue motivo de ambiciones y abandonos ancestrales.[1]

La época colonial[editar]

En 1535 el virrey Antonio de Mendoza encomendó a los religiosos franciscanos el trabajo de la evangelización de los indígenas tabasqueños, pero la atención fue ejercida con muchísima irregularidad, manteniéndose la religión en una condición marginal. En Tabasco nunca se establecieron regularmente misiones franciscanas, dominicanas, agustinas ni jesuitas. Esta situación de aislamiento y abandono se agravó por una razón económica, ya que desde el inicio de la conquista, Tabasco, no fue una región importante para la corona española debido a la ausencia de metales preciosos.

El territorio de Tabasco, fue centro de controversias entre los obispados de Chiapas y Yucatán, quienes se disputaban el control por los diezmos que producía la provincia tabasqueña. En 1527 Tabasco pasó a formar parte de la Diócesis de Tlaxcala, posteriormente en 1539 perteneció al Obispado de Chiapas siendo parte en 1546 de la Diócesis de Guatemala cuando esta pasó a formar parte de la provincia eclesiástica de la Arquidiócesis de la Ciudad de México. Finalmente, en 1561 el territorio de Tabasco pasó a depender de la Diócesis de Yucatán,[2] aunque la región de la Chontalpa en algún momento llegó a depender de la Diócesis de Oaxaca.

En 1622, después de 47 años de no realizarse una visita pastoral, la Audiencia de México a petición del rey, analizó la idea de crear un obispado en Tabasco, del cual dependerían la costa de Alvarado y la Chontalpa, sin embargo, la idea no prosperó.[3]

El 11 de junio de 1682 el virrey Conde de Paredes decidió pasar a la Mitra de Ciudad Real las regiones de Usumacinta, Palenque y Tila.[3]

Así, mientras en otras partes se enseñaba artesanías, alfarería y religión, se fundaban colegios y universidades, al mismo tiempo que se construían edificios monumentales y templos, en Tabasco la mayor parte de la población no sabía leer ni escribir y no recibía instrucción religiosa, ya que solo tenían acceso a la cultura las personas que tenían la oportunidad de salir del estado.[1]

Primera propuesta para crear la Diócesis de Tabasco[editar]

Fray Bartolomé de las Casas, fue el primero que propuso la erección de la Diócesis de Tabasco. En una carta escrita en la villa de Gracias a Dios, Honduras el 9 de noviembre de 1545, le decía al príncipe Felipe (futuro Rey Felipe II):

..."Suplico a Vuestra Alteza me haga favor de descargarme de la ciudad de Chiapa a otro, y de Tabasco y Guazacualco a otro, y de Yucatán a otro, y de Soconusco a otro. Y estos sean frailes pobres escogidos y no clérigos que destruyen en verdad estas tierras..."[4]

Fray Bartolomé de las Casas

Sin embargo, la petición de Fray Bartolomé de las Casas no fue escuchada y Tabasco fue nombrado "Vicaría" y pasó a depender en lo eleciástico primero de Ciudad Real de Chiapa, y después de Yucatán, siendo la autoridad máxima en el estado, un "Vicario in Capite" (Vicario "en la Cabecera"), quien tenía a cargo el culto religioso en el estado, y radicaba en San Juan Bautista, donde se atendían periódicamente las estancias y los pueblos con misiones que daban por regla general misioneros franciscanos que venían de Orizaba, que pasaban por este territorio en su viaje de Ciudad Real de Chiapa hacia Mérida o viceversa, y permanecían algunos días en San Juan Bautista.[1]

En 1633 los frailes franciscanos Francisco Silvestre Magallón, Bernabé de Pastrana, Juan Fajardo, Buenaventura Valdés y Diego de Padilla, fundaron los conventos de Oxolotán y de Poposá (hoy, Lázaro Cárdenas) y diez años después, el convento de Oxolotán pasó a manos de los frailes dominicos, siendo este el único convento religioso que se edificó en Tabasco durante la colonia.

La época independiente[editar]

En el año de 1810 inició en la toda la nación mexicana el movimiento de Independencia. Nuestro país veía su inicio como nación independiente de la corona española. Sin embargo, los sucesivos cambios de gobierno y las luchas internas entre los conservadores y los liberales, provocaron divisiones internas, poca estabilidad de los gobiernos e intranquilidad en la vida cotidiana, descuidando aún más la educación y la atención de la fe.

Las divisiones en fracciones políticas, que afectaban duramente la convivencia civil, influyeron también para que se descuidara el aspecto de la atención a la fe del pueblo y a que se hiciera sentir la casi total ausencia de sacerdotes en el territorio de la Vicaría.

Creación de la Diócesis de Tabasco[editar]

Durante mucho tiempo el estado de Tabasco dependió, en lo civil y en lo eclesiástico, de Yucatán. Pero la distancia que separa el territorio de Tabasco en relación con Veracruz y Yucatán, hacía sumamente difícil su atención adecuada; por lo que Tabasco quedó sumergido en la sombra de la marginación y la falta de interés de las aurtoridades religiosas.

Una de las personas que más trabajó con la finalidad de fundar el Obispado de Tabasco, fue el presbítero Manuel Gil y Sáenz, quien durante su gestión fundó un colegio con sus propios recursos, y reconstruyó muchas iglesias entre las que destacan la de Tepetitán, la de la villa de Macuspana y la de la Concepción en el barrio de la Punta, y se fundó la de Santa Cruz en el barrio del mismo nombre, estas dos últimas en San Juan Bautista. Igualmente realizó gestiones ante las autoridades ecleciásticas con el objeto de lograr el Obispado para Tabasco.[5]

Es así, que el 25 de mayo de 1880, su santidad, el Papa León XIII erigió la diócesis en Tabasco, nombrando obispo a Vicente de Paul Andrade, como premio a las gestiones realizadas en favor del obispado, sin embargo, no aceptó por "umildad".[6] Es hasta 1882 que fue elegido el primer obispo de Tabasco, Don Agustín de Jesús Torres Hernández, miembro de la congregación de la Misión.[1] De esta forma, el 12 de febrero de 1882, la iglesia parroquial de Esquipulas en San Juan Bautista fue erigida en catedral.

El territorio que abarcaba la Diócesis tabasqueña era el formado por el estado de Tabasco, más otros territorios que en ese entonces pertenecían a la Diócesis chiapaneca, como Pichucalco, Palenque, Rosario, Pueblo Nuevo, Amatán, Sabanilla, Yajalón, todo el territorio habitado por los lacandones hasta la línea divisoria con el departamento de Comitán, la ciudad de Chilón, y los pueblos de Bachajón, Pueblo Viejo y El Real.[7]

La revolución y el garridismo[editar]

Sin embargo, en 1910, estallaría el movimeinto revolucionario en Tabasco y con el, también la incertidumbre y la violencia. Habiendo llegado a San Juan Bautista en mayo de 1913; al quinto Obispo de la Diócesis Antonio Hernández y Rodríguez lo sorprendió en julio del siguiente año, la rebelión carrancista de fuertes rasgos anticlericales y fue amenazado, humillado y vejado. De septiembre de 1914 a marzo de 1921 permaneció en Córdoba, Veracruz y posteriormente en Michoacán. Regresó a Tabasco a mediados de 1921, pero en julio de 1922 renunció a su diócesis, muriendo en el estado de Guerrero en 1926.[1]

La persecución religiosa[editar]

Terminada la lucha revolucionaria, llegaría al poder en Tabasco, Tomás Garrido Canabal, iniciándose así la época conocida como el "Garridismo", que se caracterizó por la persecución religiosa en el estado. Con la campaña antirreligiosa, iniciada en 1928, Garrido, pretendía "desfanatizar" al pueblo. Garrido estaba empeñado en eliminar la religión, y para tal fin derribó templos, quemó imágenes, persiguió y desterró a sacerdotes, encarceló a católicos, prohibió el culto religioso y se allanaron hogares en busca de imágenes y otros objetos religiosos. Se puede decir que durante el gobierno de Garrido la religión desapareció del estado.[1]

El 10 de mayo de 1924 el gobernador Tomás Garrido Canabal expulsó del estado al entoncs Obispo de Tabasco Tomás Díaz Barrueto.[8] Mientras que en septiembre de ese mismo año, el entonces gobernador interino de Tabasco Santiago Ruiz Sobredo solicitó al gobierno federal, permiso para convertir los templos abandonados, en escuelas racionalistas.

Ya de regreso en el gobierno del estado, Garrido limitó a 6 el número de sacerdotes que podían oficiar servicios religiosos y convirtió iglesias en escuelas "racionalistas" o en cuarteles militares. La iglesia de Tacotalpa fue saqueada y convertida en caballeriza, las iglesias de Jalapa, Cunduacán, Tenosique y Comalcalco fueron convertidas en "Escuelas Racionalistas", otras fueron convertidas en cuarteles militares y finalmente destruidas. La Catedral de Esquipulas fue saqueada, quemada y destruidas las imágenes religiosas, y convertida en cuartel militar.

En 1930 el entonces Gobernador Ausencio C. Cruz, (dejado en el gobierno por Garrido), convirtío la Catedrál de Esquipulas en donde funcionaba ya un cuerdel militar, en la escuela "Racionalista Francisco Ferrer Guardia" y prohibió al nuevo Obispo de Tabasco Vicente María Camacho y Moya entrar al estado y tomar posesión de la Diósesis.

Hacia 1931, y de nuevo como gobernador, Garrido endurece la persecución religiosa en el estado, prohíbe las celebraciones religiosas, expulsa a los pocos sacerdotes que quedaban, ordena destruir las imágenes religiosas y derriba muchas de las iglesias del estado.

Finalmente, en 1934 Garrido mandó demoler el cuerpo central de la Catedral de Esquipulas y la antigua Vicaría.

El renacimiento del catolicismo[editar]

El camino de renacimiento de la Iglesia en Tabasco se inició hasta el año de 1938, pues, a pesar que desde el 14 de febrero de 1930 había sido elegido obispo para Tabasco Don Vicente María Camacho y Moya, éste no pudo entrar a Villahermosa sino hasta el 10 de diciembre de 1938, cuando la persecución religiosa había culminado.[1]

Organización[editar]

La Diócesis de Tabasco cubre una extención de 25 267 km² y atiende a una población de 2 238 818 habitantes, de los cuales 1 470 000 son católicos. Además está integrada de la siguiente forma:

  • 141 Sacerdotes
  • 197 Religiosos
  • 71 Parroquias
  • 10 Decanatos[1]

Los decanatos en que se encuentra dividida la Diócesis de Tabasco y que agrupan a las 71 parroquias son:

  • Señor de Tabasco
  • Santa María de Guadalupe
  • San Juan Bautista
  • San Pedro y San Pablo
  • Oriente
  • Chontalpa Norte
  • Chontalpa Sur
  • Sierra Norte
  • Sierra Sur
  • Ríos[1]

Además, la Diócesis cuenta con un Vicario General y dos Vicarías Episcopales:

  • Chontalpa
  • Sierra-Ríos[1]

Obispos de Tabasco[editar]

Estos son los Obispos que ha tenido la Diócesis de Tabasco desde su creación el 25 de mayo de 1880, hasta la fecha. Cabe mencionar que debido a la persecución religiosa en el estado, el Obispo Antonio Hernández Rodríguez fue expulsado del estado en 1914 y desde esa fecha no hubo Obispo en Tabasco, hasta 1923 con la llegada del Obispo Pascual Díaz Barreto, quien solo permaneció un año al ser expulsado por Garrido. Tabasco permanecería sin Obispo hasta 1938.

Obispos de Tabasco
Obispo Nombre Período
I Mons. Agustín de Jesús Torres Hernández (19 de febrero de 1882 - 30 de julio de 1885
II Mons. Perfecto Amézquita Gutiérrez (8 de septiembre de 1886 - 28 de febrero de 1887)
III Mons. Francisco Campos y Ángeles (16 de febrero de 1889 - 19 de septiembre de 1908)
IV Mons. Leonardo Castellanos Castellanos (5 de octubre de 1908 - 19 de mayo de 1912)
V Mons. Antonio Hernández y Rodríguez (25 de mayo de 1913 - 25 de enero de 1923
VI Mons. Pascual Díaz Barreto (28 de febrero de 1923 - 21 de julio de 1929
VII Mons. Vicente María Camacho y Moya (10 de diciembre de 1938 - 18 de febrero de 1943
VIII Mons. José de Jesús del Valle y Navarro (2 de junio de 1945 - 19 de septiembre de 1966
IX Mons. Antonio Hernández Gallegos (18 de marzo de 1967 - 21 de octubre de 1973
X Mons. Rafael García González (4 de julio de 1974 - 2 de febrero de 1992
XI Mons. Florencio Olvera Ochoa (30 de noviembre de 1992 - 21 de marzo de 2002
XII Mons. Benjamín Castillo Plascencia (8 de febrero de 2003 - 29 de abril de 2010
XIII Mons. Gerardo de Jesús Rojas López (10 de diciembre de 2010 -

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Diócesis de Tabasco el garridismo

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j Diócesis de Tabasco.. «Historia de la Diócesis de Tabasco». Consultado el 14 de enero de 2011.
  2. Álvarez, 1994, p. 322
  3. a b Álvarez, 1994, p. 323
  4. Torruco Saravia Geney. Villahermosa nuestra ciudad. H. Ayuntamiento de Centro. 1987.p=28
  5. Gil y Sáenz Manuel. Compendio Histórigo, Geográfico y Estadístico de Tabasco. Gobierno del Estado de Tabasco. 1979. pX
  6. Torruco Saravia Geney. Villahermosa nuestra ciudad. H. Ayuntamiento de Centro. 1987.p=116
  7. Martínez Assad, 2006, p. 128
  8. Diócesis de Tabasco. «Obispos de Tabasco». Consultado el 4 de febrero de 2011.

Bibliografía[editar]

  • Martínez Assad, Carlos (2006). Breve historia de Tabasco (2da. edición). México, D.F.: Fondo de Cultura Económica. ISBN 968-16-7726-9. 
  • Gil y Saenz, Manuel (1979). Consejo Editorial del Gobierno del Estado de Tabasco, ed. Compendio Histórico, Geográfico y Estadístico del Estado de Tabasco (2da. edición). Naucalpan, Edo. de México: Edimex, S.A. de C.V. OCLC 7281861.