Temperamento igual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En música, el temperamento igual (que no debe confundirse con el sistema justo de afinación) es el nombre común del sistema temperado de doce notas, que es el sistema de afinación más utilizado actualmente en la música occidental, y que se basa en el semitono temperado, igual a la doceava parte de la octava y de razón numérica igual a la raíz doceava de dos, con una amplitud interválica de 100 cents. Otros sistemas temperados iguales pueden dividir la octava en un número distinto de partes; todos ellos reciben el nombre genérico de temperamentos iguales, aunque el sistema de doce notas goza de la antonomasia respecto al término, por su profunda implantación y arraigo en la cultura musical clásica y popular, sobre todo desde el Romanticismo musical y más aún con la expansión durante el siglo XX de los instrumentos musicales electrónicos y la tecnología MIDI.

Fundamento[editar]

El sistema temperado puede verse como una evolución del sistema de Pitágoras, que posee una quinta del lobo menor que las demás quintas en una coma pitagórica, evolución producida en el momento en que esta coma se reparte entre las doce quintas del círculo de quintas. Al hacer este reparto en fracciones iguales, cada una de las quintas del círculo pitagórico resultaría reducida en un doceavo de coma, un pequeño intervalo de 2 cents que recibe el nombre de schisma.

Propiedades[editar]

La propiedad más notable del temperamento igual es la igualdad de altura entre las notas enarmónicas, que se deriva de la utilización de un solo tipo de semitono. Así pues, en este sistema no existen comas, sino que el semitono temperado es el menor intervalo posible entre dos notas consecutivas. También existe un solo tipo de tono, semejante (4 cents menor) al tono pitagórico y al tono grande del sistema justo.

Si se compara con otros sistemas de afinación anteriores, destaca su circularidad producida por la falta de una quinta del lobo. Todas las tonalidades (mayores o menores) son transposiciones exactas del mismo modelo (mayor o menor, respectivamente) a distancias que son múltiplos enteros del semitono temperado, con lo que se elimina cualquier diferencia interválica entre las notas de una escala y las de su modelo (por ejemplo: do mayor), al cambiar de tonalidad. Esta propiedad se considera una gran virtud desde el punto de vista práctico, aunque puede verse como un valor perdido respecto a los sistemas con distintos tipos de quinta, como el sistema justo, que tenían un color o carácter distinto dependiendo de la escala, después de fijar un origen para la afinación de las quintas.

Dado que las quintas del sistema temperado son 1 schisma (solo 2 cents) menores que las quintas puras o pitagóricas, se consideran las quintas temperadas como «buenas» desde la perspectiva de su consonancia, aunque no son completamente consonantes y poseen batidos producidos por la interferencia del tercer armónico con el segundo armónico de las respectivas notas, a una distancia de una schisma.

Respecto a las terceras mayores, en el sistema temperado tienen solo 4 schismas (aprox. 8 cents) menos que el ditono pitagórico. Son, por tanto, relativamente grandes y disonantes comparadas con la tercera mayor pura del sistema justo, de razón 5/4.

De manera similar, las terceras menores son 3 schismas mayores que las pitagóricas, y son por tanto aún muy pequeñas comparadas con la tercera menor pura de 6/5.

Historia[editar]

Existen antecedentes o acercamientos al sistema temperado desde que Francisco de Salinas diseñó su «sistema perfecto» para el órgano, que era circular y carecía de quinta del lobo.

Se considera erróneamente[cita requerida] que el «temperamento bueno» de Johann Sebastian Bach era un temperamento igual y que la composición de los 24 preludios y fugas de El clave bien temperado tuvo como objetivo la demostración de sus ventajas y propiedades. Actualmente no cabe duda de que el «buen temperamento» de Bach era algún tipo de sistema mesotónico circular, que permitía tocar en las distintas tonalidades sin percibir las deformaciones en las escalas.