Suzeranía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La suzeranía era una situación en la cual una región o un pueblo daba tributo a una entidad más poderosa que permitía al tributario una autonomía doméstica limitada para mantener relaciones internacionales. La entidad más poderosa en la relación de suzeranía, o la cabeza de Estado de esta entidad más poderosa, se denomina suzerano.

El término suzeranía se usaba originalmente para describir la relación entre el Imperio Otomano y sus regiones aledañas. Se diferencia de la soberanía en que el tributario tiene una autonomía limitada.

En el derecho feudal, el suzerano era un señor feudal que tenía un feudo al que otros feudatarios le prestaban homenaje,[1] diferenciándose de otros señores feudales, en que el suzerano era vasallo directo del rey, a quien debía homenaje.[2]

Un ejemplo relativamente cercano lo aporta el gobierno chino en 2011. Cuando Gran Bretaña organizó la Conferencia de Simla (1913), en la que los representantes tibetanos -animados por intereses ingleses- formularon por primera vez la consigna de "independencia del Tíbet", que fue rechazada por el gobierno chino. Entonces, los representantes británicos introdujeron un plan de "compromiso preestablecido" con la intención de alterar la soberanía de China sobre el Tíbet y establecer la "Suzeranía" para que el Tíbet se liberara de la jurisdicción del gobierno chino en nombre de la "autonomía".

El concepto de suzeranía se aplica a los imperios en la historia, no tiene cabida en el Derecho internacional del siglo XXI.

Véase también[editar]