Sunshine (película de 2007)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sunshine (2007)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Sunshine
Título Alerta solar
Ficha técnica
Dirección
Producción Andrew Macdonald
Diseño de producción Mark Tildesley
Guion Alex Garland
Música John Murphy y Underworld
Fotografía Alwin H. kuchler
Montaje Chris Gill
Vestuario Suttirat Anne Larlarb
Protagonistas Rose Byrne, Cliff Curtis, Chris Evans, Hiroyuki Sanada, Troy Garity, Cillian Murphy, Michelle Yeoh
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Reino Unido
Año 2007
Género Ciencia ficción
Duración 1 hora y 47 minutos
Compañías
Distribución Fox Searchlight Pictures
Ficha en IMDb

Sunshine es una película británica de 2007 dirigida por Danny Boyle.

Sinopsis[editar]

En el futuro el Sol está muriendo y junto a él, la humanidad. Una teoría indicó que lanzando una bomba nuclear del tamaño de la Isla de Manhattan se podría reactivar al Sol. Así que se envió una nave llamada Icarus I a detonar una bomba, pero falló por razones desconocidas. 7 años después una segunda nave: Icarus II, se le encomendó la misma misión, pero a diferencia de su predecesora ésta era la última oportunidad de salvar a la humanidad, pues la bomba fue construida con todo el material fisionable restante en la Tierra.

Después de 16 meses de viaje, cada vez más cerca del Sol, la nave llegó a la Zona Muerta (un lugar donde ya no se podían enviar mensajes) antes de lo que se pensaba, por lo que la tripulación contó con sólo 24 horas para enviar un mensaje antes de perder comunicación con la Tierra. Capa, el físico de la nave y el único capaz de lanzar la bomba, tardó demasiado pensando en qué decir, por lo que se tomó varios intentos para hacerlo bien, provocando que los demás tripulantes no pudieran enviar los suyos. Esto desencadenó una pelea entre Capa y Mace, otro miembro del equipo.

Después de tranquilizarse, la tripulación descubrió que el jardín de la nave que proveía de oxígeno comenzó a generar más del esperado a los 2/3 del viaje total hacia el Sol. Mientras, Kaneda, el capitán de la nave, miraba los registros de Icarus I tratando de descubrir en que falló para así evitar sufrir el mismo destino. Después de que la nave rebasó Mercurio se recibió una señal de emergencia del Icarus I que no llegó a la Tierra debido a que se perdió entre la luz solar y el ruido de fondo. La tripulación creyó que hubo sobrevivientes en el Icarus I, por lo que el Capitán Kaneda quiso cambiar la trayectoria hacia esta nave para buscar sobrevivientes y rescatarlos. Mace dijo que no era una buena idea ya que no debían desviarse de la misión original pues la existencia de la humanidad era mucho más importante que la vida de la tripulación del Icarus I. El psicólogo de la nave, el Dr. Searle le dio la razón a Mace, pero señaló que la posibilidad de que la bomba funcionara era sólo teórica y que si iban hacia el Icarus I tendrían dos bombas y una segunda oportunidad en caso de fallar con la primera.

Deciden votar, pero el Dr. Searle les recordó que no eran una democracia, y que en realidad tampoco estaba en manos del capitán, sino de Capa por ser quien detonaría la bomba. Éste, advirtió no tener suficiente información sobre la eficiencia de la bomba por lo que decidió ir al Icarus I. Trey, el oficial de navegación, revisó los cálculos 3 veces y dijo que era seguro cambiar la dirección. Pero después Icarus II avisó de un daño ligero en el escudo debido a que Trey olvidó reajustar el escudo. Era posible repararlo, pero para ello debían salir dos tripulantes al exterior de la nave. el Capitán Kaneda preguntó quién se ofrecía como voluntario para acompañarlo a reparar el escudo, sin embargo Mace apuntó que Capa debía ser "voluntario" porque fue su decisión alterar la trayectoria de la nave y el fallo no habría ocurrido si no lo hubiera hecho. Capa aceptó de todos modos. La piloto de la nave, Cassie, les proveyó a Kaneda y a Capa toda la sombra que pudo, pero a cambio de esto se quemaron las torres de comunicación 3 y 4. Después pasó algo no previsto: los restos de las torres de comunicación reflejaron la luz solar al centro de la nave, al jardín, haciendo que todas las plantas se quemaran fuera de control. Corazón, la encargada del jardín, pidió entrar allí para intentar salvarlo, pero Mace le dijo que si lo hacía podía poner en peligro a toda la nave; así que no se lo permitió y le ordenó a Icarus II que liberara todo el oxígeno de los tanques en el jardín para que así, literalmente, "se consuma a sí mismo". El fuego se detuvo, pero se perdió el jardín y el oxígeno suficiente para completar la misión.

Mientras que Kaneda y Capa aún se encontraban afuera reparando, la computadora calculó la existencia de peligró si no giraba los escudos, por lo que tomó el control de la nave para devolverlos a su posición original. Cassie trató de retomar el control ya que eso podría provocar la muerte de sus compañeros en el exterior; sin embargo, Icarus II no se lo permitió. Cassie usó código de autorización para que Icarus le dejara el mando a ella, pero necesitaba de otro que lo confirmara. Cassie le pidió a Mace que la apoyará, pero él no quiso; luego se lo pidió al oficial de comunicación, Harvey, quien aceptó y la nave volvió a su posición inicial. Mace descontento con la elección, se comunicó secretamente con el Capitán Kaneda para que lo ayudara contramandando las directivas de Cassie y Harvey; Kaneda accedió pues consideró que la misión era más importante que sus vidas y le ordenó a Icarus II que volviera a la posición normal, la computadora lo hizo. Kaneda le mandó a Capa volver a la nave y que él terminaría de reparar el escudo, Capa regresó mientras que Kaneda apenas consiguió reparar el escudo cuando la luz solar lo alcanzó causando su muerte.

Posteriormente debieron ir al Icarus I dada su falta de oxígeno. Searle, Capa, Mace y Harvey abordaron Icarus I, allí descubrieron que había suficiente comida, un jardín que creció descontroladamente al punto de parecer un bosque y la bomba todavía funcionando; lamentablemente, encontraron un error con la unidad de enfriamiento, haciendo que la nave no se pudiera mover. Además encontraron a toda la tripulación del Icarus I en la sala de observación totalmente quemados. De pronto la esclusa de aire de Icarus I y II se separó (debido a un sabotaje), dejando a Searle, Mace, Capa y Harvey atrapados en Icarus I. Sólo quedaba un traje espacial, por lo que Capa, siendo el más importante ya que era el único que podía lanzar la carga, debió usarlo. Pero después, Harvey y Mace se cubrieron con el forro de las paredes de Icarus I mientras se sujetaron a Capa al abrir la puerta para que la fuerza de empuje los llevara al Icarus II estando ambas naves alineadas correctamente, sin embargo Searle tuvo que quedarse para abrí la puerta. En el salto de nave a nave Harvey se soltó y murió congelado, Mace también estaba congelándose, pero sobrevivió y se recuperó pronto. Más tarde, la Icarus II que cubría con su escudo al Icarus I (pues al no funcionar la unidad de enfriamiento de ésta, los filtros del escudo tampoco lo hacían dejándola desprotegida), se apartó y el Dr. Searle murió quemado en la sala de observación por la luz del Sol.

Corazón calculó cuanto oxígeno necesitaban para completar la misión, resultando ser suficiente para 4 personas; mas había 5 tripulantes (Capa, Corazón, Cassie, Mace y Trey) por lo que decidieron que uno debería morir. Eligieron a Trey ya que se le veía como posible suicida, al culparse del fallo en los escudos por su equivocación en los cálculos. Se le encargó a Mace la orden de matarlo. Trey estaba sedado, así que Mace fue a buscarlo a su cápsula pero no lo halló allí; cuando por fin lo encontró vio que él se suicidó por el error que tuvo (en un comentario en el DVD revelaron que Trey fue en realidad asesinado por el "quinto tripulante"). Mace culpó a Capa pues todas las muertes habían sido porque decidió cambiar la ruta.

Después en el cuarto de la bomba, Icarus II le avisó a Capa que no había suficiente oxígeno para completar la misión, Capa respondió diciendo que Corazón hizo el cálculo y que debería haber suficiente oxígeno para los 4; pero Icarus le informó que eran 5 tripulantes. Capa comentó que sólo estaban él, Corazón, Cassie y Mace, pero la nave insistió que había un quinto. Capa preguntó quién era ese otro y la nave le dijo que era un desconocido que estaba en la sala de observación, por lo que Capa fue allí encontrándose con el Capitán Pinbacker quien fue el único sobreviviente del Icarus I y por estar en la sala de observación demasiado tiempo perdió su piel y se volvió loco. Él saboteó la misión porque creía que estaban contra la voluntad de Dios (también fue el quien saboteo la esclusa de aire). Él le hizo un corte Capa y lo persiguió mientras éste corría. Capa lo detuvo un poco poniendo los filtros de la sala de observación al mínimo, llegó hasta un cuarto y se encerró allí. Pinbacker al no poder entrar cerró la puerta desde afuera, dejando a Capa atrapado, después saboteó la computadora del Icarus II.

Corazón encontró entre los restos del jardín quemado una pequeña planta que sobrevivió al incendio, ella pensó que eso les daría la oportunidad de poder volver a la Tierra, pero Pinbacker la asesinó antes de que ella pudiera avisarle a alguien. Capa le comunicó a Mace lo que pasó y éste fue a la sala de la computadora para meterla otra vez el congelante (del que la sacó Pinbacker) para que volviera a funcionar, pero mientras el mecanismo se sumergía su pie quedó atrapado y se empezó a desangrar, después murió congelado. Capa notó que debía lanzar la bomba manualmente. Las luces que fueron apagadas y que volvieron a encender cuando se sumergió la computadora distrajeron a Pinbacker, en eso Cassie aprovechó para enterrarle a Pinbacker un cuchillo, tras lo que escapó al cuarto de la carga. Capa logró escapar del cuarto en el que estaba preso haciendo que todo el aire saliera hacia el espacio (entre todo lo que fue expulsado se encontraba el cuerpo de Corazón junto con la pequeña planta). Capa se dirigió a la sala de la bomba, Pinbacker también estaba allí pero Capa escapó de él con la ayuda de Cassie, quien herida le pidió a su compañero que finalizara la misión. Capa activó la bomba, haciéndola explotar, consiguiendo ver brevemente el ardiente interior del Sol por la distorsión del espacio-tiempo.

Nueve minutos después, en la Tierra, la hermana de Capa y sus hijos recibieron su mensaje, cuando miraron al cielo vieron el Sol más brillante y el cielo diferente, tal como dijo Capa que ocurriría si la misión era un éxito.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]