Ricardo de San Víctor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ricardo de San Víctor fue colocado por Dante Alighieri en el Paraíso de su obra La divina comedia junto con otros sabios antiguos. En esta miniatura de Giovanni di Paolo que ilustra la escena, aparece en segundo lugar de derecha a izquierda con túnica roja junto a Beda el Venerable y Siger de Brabante.

Ricardo de San Víctor, (ca. 1110; Escocia - † 1173; Abadía de San Víctor, París) filósofo, teólogo y místico escocés, alumno de Hugo de San Víctor.

Vida y obra[editar]

De origen escocés, fue electo viceprior en 1157, luego sucedió en el priorato de la comunidad monacal de San Víctor en París a su maestro Hugo, cargo que ocupó desde 1162 hasta su muerte acaecida en 1173.[1] Fue sucedido por Gualterio de San Víctor en la dirección de la abadía.

Sus obras conocidas y más importantes fueron:

  • De trinitate. Una obra dogmática acerca de la misterio de la Trinidad, pero también expone su pensamiento sobre la naturaleza y existencia de Dios.
  • Liber exercitionum. Un resumen del Didascalion de Hugo de San Víctor.
  • De preparatione animi ad contemplationem. Obra mística, conocida como Benjamin minor por comenzar con el texto bíblico del Salmo 68, 28.
  • De gratia contemplationis. Obra mística conocida como Benjamin major.
  • Expositio cantica canticorum. Un comentario sobre el libro bíblico del Cantar de los Cantares.

Pensamiento[editar]

Sus ideas giran principalmente alrededor de la supeditación que existe entre la razón filosófica y la mística, ya que aquélla no puede hacer sino servir a ésta.

De esta manera, la contemplación mística se da de manera ascendente a través de las facultades de conocimiento del ser humano: la imaginación, la razón y la inteligencia. Así, el conocimiento que se obtiene del mundo sensible es una primera etapa para el conocimiento de Dios, en el que escalando con la inteligencia a través de las criaturas sensibles e inteligibles, se llega a los seres intelectibles que son aquellos del mundo espiritual y en último grado, Dios.

Esta división de los seres en sensibles, intelegibles e intelectibles es una herencia del pensamiento filosófico del romano Boecio.[2] La última etapa de esta escala de contemplación sería la unión mística con Dios mismo.[3]

Igualmente, su especulación le lleva a tratar de demostrar la existencia de Dios, de la cual expone tres vías:[4]

  • Primera. La temporalidad de los seres se sustenta y fundamenta en la necesidad de la existencia de un ser eterno.
  • Segunda. Partiendo de los seres sensibles la perfección aumenta, por lo que es necesario la existencia de un ser toda perfección. En ello antecedió la Cuarta vía de las demostraciones de la existencia Dios de Santo Tomás.
  • Tercera. Partiendo nuevamente de los seres sensibles, deduce las esencias que las conforman que encuentran su modelo ejemplar en la esencia de Dios.

Fue el primero en desarrollar la teoría de la scintilla animae (centella o chispa del alma), que proponía la existencia de una parte íntima en el alma que no podía contaminarse jamás por el pecado, que sería un reflejo personal de Dios y que es precisamente donde se lleva a cabo la contemplación y unión mística más profunda.[2] Esta concepto sería usado con posterioridad por otros místicos destacando el uso que de él hizo Meister Eckhart.

En la Divina Comedia[editar]

El poeta italiano Dante Alighieri, en su máxima obra la Divina Comedia, colocó entre las almas bienaventuradas del Paraíso a Ricardo de San Víctor, ubicándolo en la cuarta esfera, correspondiente al sol, donde residen los sabios. Sobre el filósofo menciona que "fue más que hombre" ("fu più che viro") en la contemplación:

«Mira además flamear al espíritu ardiente
de Isidoro, de Beda y de Ricardo
quien a considerar fue más que hombre.»
Canto X, 130 - 132

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Richard of St. Victor.», Enciclopedia católica, 1913, http://en.wikisource.org/wiki/Catholic_Encyclopedia_%281913%29/Richard_of_St._Victor 
  2. a b Guillermo Fraile (1986). Historia de la filosofía II. El cristianismo y la filosofía patrísitica. Primera escolástica. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos. ISBN 8422005344. 
  3. Eudaldo Forment (2004). Historia de la filosofía II. Filosofía medieval.. Madrid: Palabra. ISBN 848239813X. 
  4. F. Canals Vidal (1992). Historia de la filosofía medieval. Barcelona: Herder. ISBN 8425410312. 

Notas[editar]

El contenido de este artículo incorpora material de la Enciclopedia Católica de 1913, que se encuentra en el dominio público.

Enlaces externos[editar]