Regicidio de Lisboa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Regicídio - Terreiro do Paço - Lisboa.JPG

El Regicidio de Lisboa ocurrió el 1 de febrero de 1908 en el Terreiro do Paço, una plaza pública en la capital portuguesa, Lisboa. Se trataba del asesinato de Carlos I de Portugal y su heredero, el príncipe Luis Filipe, por asesinos con simpatías republicanas.

Causas[editar]

Hubo una serie de motivos del crimen que se cometió aquella tarde de febrero:

Influencias francesas jacobinas[editar]

Inspirados en el establecimiento de la Tercera República Francesa en 1870, los políticos idealistas portugueses se interesaron en tener un régimen similar en Portugal. Los escritos de Léon Gambetta (y otros) fueron leídos y admirados, sobre todo por estudiantes de la Universidad de Coimbra. Tras el periodo de revanchismo monarquista en Francia había menguado, y el servicio de trenes Sud Express entre Lisboa y París se estableció en 1887, la influencia izquierdista jacobina francesa se hizo más fuerte en Portugal, sobre todo porque esto contrarió la humillación nacional causada por el ultimátum británico de 1890.

Léon Gambetta.

El ultimátum británico[editar]

El Ultimátum Británico, que era un golpe amargo al orgullo portugués, fue hecho en el segundo año del reinado de Rey Carlos I. Esto causó pérdidas enormes del territorio del Africa Portuguesa: para ser específicos, las áreas del autoproclamado mapa rosa que yace entre Angola y Mozambique, a saber, la actual Zambia, Zimbabue, y Malaui. Esto condujo a un ultraje público, que fue agarrado por los republicanos y jacobinos como una oportunidad de atacar la monarquía.

José Luciano de Castro.

El problema surgió, no debido a las acciones del rey, sino como una consecuencia de la política expansionista del gobierno portugués. Henrique de Barros Gomes, que sostuvo la carpeta como el Ministro de la Marina y en el Extranjero en el gobierno de José Luciano de Castro, confabuló con Alemania, para crear "un nuevo Brasil en África", pero estos sueños coloniales sufrieron un colapso cuando se obligó a que Portugal accediera al ultimátum británico. Carlos I inmediatamente trató de atajar la amenaza para los intereses internacionales de Portugal, y él era moderadamente acertado ejerciendo sus habilidades diplomáticas considerables, instigadas por parentescos tanto con la realeza británica como con la alemana.

Política republicana[editar]

Para 1907 había un fuerte y creciente presencia republicana en las ciudades de Lisboa y Porto, donde el Partido Republicano Portugués había ganado ya elecciones locales y había tenido la intención de promover un gobierno republicano a nivel nacional. Como los republicanos eran implícitamente antimonárquicos, el Rey Carlos disolvió el parlamento y aprobó a João Franco, ya Primer Ministro de Portugal desde 1906, para gobernar mediante dictadura parlamentaria hasta que se pueda restaurar el orden. Este era el método portugués de gobernar durante períodos de crisis, y fue usado por primera vez en 1833, cuando los partidos principales no podían convenir en el establecimiento de un gobierno.

João Franco.

Carlos I y el primer ministro pretendieron consolidar el poder del nuevo partido de João Franco, el Liberal Regenerador, con el fin de que pueda gobernar solo, sin socios de la coalición republicana en el Parlamento. Sin embargo, esta medida aumentó la tensión política. Los dos principales partidos monárquicos, Partido Regenerador y el Partido Progressista, estaban acostumbrados a compartir el poder, en una rotación informal. En reacción a la acción a favor de la facción de Carlos Franco, que unieron sus fuerzas con el Partido Republicano Português, para resistir a Franco y sus secuaces.

El resultado provisional[editar]

En enero de 1908, muchos de los políticos prominentes de la nación se comprometieron con las intenciones revolucionarias del Partido Republicano, fueron detenidos, entre ellos varios miembros del Partido Progresista, aparentemente monarquista. Fueron juzgados y condenados a la esclavitud en las colonias. Las elecciones generales fueron fijadas para el mes de abril, y la victoria del nuevo partido de João Franco estaba asegurada cuando las demás partes no pudieron ponerse de acuerdo sobre el reparto del poder.

El regicidio[editar]

El 1 de febrero de 1908, la familia real de regreso a Lisboa desde el palacio de Vila Viçosa en la región de Alentejo, centro de Portugal. Después de cruzar la río Tajo en barco de vapor, viajaban en un coche abierto para la parte final de su viaje hasta el Palacio de las Necesidades. Como el coche real cruzó el Terreiro do Paço, dos activistas republicanos, Alfredo Costa y Manuel Buiça,[1] dispararon contra la familia. Buiça, que era un sargento del ejército y ex francotirador, disparó los disparos mortales desde un rifle escondido bajo su abrigo largo. Carlos I murió a la vez, y el Príncipe Real Luís Filipe sólo vivió durante veinte minutos más. La Reina Amelia fue la única en salir ilesa. Ella intentó defender a su hijo menor, el príncipe Manuel, utilizando su ramo de flores para golpear el brazo del asesino, mientras gritaba, "¡¡infames, infames!!". El príncipe Manuel fue herido en el brazo. Buiça disparó dos tiros más, hiriendo a un oficial y un soldado que se acercaban a él. Los dos asesinos fueron asesinados por la policía y guardaespaldas, que también mató a un espectador inocente en la confusión.[2]

Manuel II.

Varios días más tarde, el Príncipe Manuel fue aclamado rey de Portugal, el último de la Casa de Braganza Sajonia-Coburgo y Gotha. Mientras tanto, las noticias del regicidio de Lisboa fueron recibidas con el horror casi universal por la gente portuguesa y el mundo en libertad. En cierto modo, los asesinatos precipitaron la Revolución Republicana de 1910 esto trajo un final a la monarquía portuguesa y lanzó la Primera República Portuguesa. El regicidio también apresuró los proyectos del heredero portugués, Manuel II, para el matrimonio con la princesa Patricia de Connaught, nieta de la reina Victoria del Reino Unido, un matrimonio del que habían hablado el rey Carlos I y el rey Eduardo VII del Reino Unido. (Realmente el matrimonio nunca ocurrió; él (el príncipe) se casó en 1913, con una princesa de Suabia, y ella en 1919, con un plebeyo, hijo menor de un conde.)

El regicidio extinguió la influencia del rey de Portugal en los asuntos políticos de Europa, que había sido significativo en el mantenimiento de las colonias portuguesas ante la oposición de los gobiernos del Gran Bretaña y Alemania. Además, esto terminó la influencia que el rey tenía con el ejército portugués, cuando Manuel II, un tipo artístico y literario sin afinidad con los militares, no tenía ningún interés en tales asuntos. Sólo dos años más tarde, la revolución que condujo a la proclamación del Primera República Portuguesa,se encontró sin la oposición del Estado Mayor de Portugal.

Los asesinos[editar]

Alfredo Costa y Manuel Buiça cayeron abatidos durante el ataque a la familia real. Después de 1910, el gobierno republicano liderado por el Primer Ministro Afonso Costa (sin relación con Alfredo Costa) discontinuó la investigación judicial de los asesinatos y terminó el caso ni con condena ni con conclusión. Ambos asesinos fueron objeto de publicidad continua, y muchos fueron a visitar sus tumbas en el cementerio de Alto de São João durante el reinado de Manuel II y la Primera República Portuguesa que siguió. El Partido Republicano Portugués se hizo cargo de los funerales y el costo de sus tumbas.

Centenario[editar]

Los asesinatos siguen siendo polémicos en Portugal. En 2008, el gobierno socialista de la Tercera República Portuguesa rechazó conmemorar el centenario del regicidio de Lisboa, prohibiendo cualquier participación oficial por personal militar o funcionarios del gobierno. El jefe de la Casa de Braganza, Duarte Pio, Duque de Braganza, condujo las ceremonias que conmemoran la Familia Real asesinada.

Durante el año de centenario, muchos de los acontecimientos artísticos, culturales, e históricos ocurrieron en honor al Rey Carlos I y la familia real, y varios libros fueron publicados.

Referencias[editar]

  1. Pedro Soares Branco, page 117 Exercito Portugues Memoria Ilustrada ISBN 972-589-154-6
  2. Anibal Pinto De Castro, O Regicidio de 1908, ISBN 978-972-26-2677-4
  1. HENRIQUES, Mendo Castro; MEDEIROS, Maria João; REGALADO, Jaime, ROSA, João Mendes; BANDEIRA, Luiz Alberto Moniz. "Dossier Regicídio, O Processo Desaparecido", Tribuna ed., Lisboa, 2008.
  2. RAMOS, Rui. D. Carlos I Temas e Debates ed., Reis de Portugal col., Lisboa, 2008.
  3. PROENÇA, Maria Cândida. "D. Manuel II", Temas e Debates ed., Reis de Portugal col., Lisboa, 2008.
  4. KING OF PORTUGAL, D. Manuel II, "Diário" (Manuel II's Diary), 21 May 1908.

Enlaces externos[editar]