Reflejo fotomotor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reflejo fotomotor.

El reflejo fotomotor es una función del sistema nervioso parasimpático que controla la entrada de luz al interior del ojo.

Consiste en la contracción de la pupila en respuesta a un estímulo luminoso. La forma más fácil de comprobarlo es proyectando la luz de una linterna sobre un ojo y observando como la pupila del mismo disminuye de tamaño. Esto se debe a las vías aferentes del nervio óptico (par craneal II) y a las vías eferentes del nervio motor ocular común (par craneal III).[1]


Descripción[editar]

El reflejo fotomotor directo es aquel que contrae la pupila del mismo lado que recibió el estímulo visual, en cambio el consensual es aquel que contrae la pupila del ojo contrario.

Si proyectamos un haz de luz hacia el ojo izquierdo, va a ser captado por las células fotorreceptoras de la retina. La señal va entonces a ser transformada en impulsos eléctricos que van a viajar a través del nervio óptico, hasta las células del núcleo pretectal en el mesencéfalo.

Hasta este momento solo se han utilizado las vías aferentes del segundo par craneal y es el trayecto de color rojo en la foto. El núcleo pretectal envía entonces vías bilaterales al núcleo parasimpático del nervio oculomotor que se llaman los núcleos de Edinger-Westphal, estos van a conectarse con el ganglio ciliar en la órbita craneana, que a su vez va a inervar los músculos constrictores de la pupila del iris.

Referencias[editar]

  1. Adler: Fisiología del ojo, Elsevier, 2004, ISBN 848174705