Reactividad cruzada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Reactividad cruzada es la reacción entre un antígeno y un anticuerpo que fue generado contra un antígeno diferente pero similar.

Por definición, un anticuerpo es específico para un antígeno que lo crea. Sin embargo, muchos 'antígenos' que ocurren naturalmente son una mezcla de macromoléculas (v.gr. bacterias, toxinas, proteínas, pólen, hongos, virus, etc.) que contienen varios epítopos. El contacto con un antígeno complejo como un virus estimula múltiples respuestas inmunitarias a las diferentes macromoléculas individuales que conforman el virus, así como los epítopos individuales de cada macromolécula. Por ejemplo, la toxina del tétano es un antígeno proteínico macromolecular, pero estimulará muchas respuestas inmunitarias debido a que la estructura terciaria de la proteína actúa como varios epítopos para varias respuestas inmunitarias.

Usos medicinales para esta idea incluyen inmunización a infecciones bacteriales. La toxina que crea la respuesta inmunitaria tendrá un epítopo en ella que estimule la respuesta. La desnaturalización de la proteína puede 'desarmar' su función pero seguir permitiendo que el sistema inmunitario tenga una respuesta, creando así inmunidad sin dañar al paciente.

La reactividad cruzada es también un parámetro comúnmente evaluado para la validación de ensayos químicos basados en inmunología y unión proteínica, como ELISA y RIA. En este caso, es normalmente cuantificada comparando la respuesta de los ensayos con un rango de analitos similares y expresada como un porcentaje. En práctica, se producen curvas de calibración usando rangos de concentración fijos para una selección de compuestos relacionados y los puntos medios (la media concentración inhibitoria máxima, IC50) de la curva de calibración son calculados y comparados. La figura entonces provee una estimación de la respuesta del ensayo a posibles compuestos que interfieran relativa al analito buscado.