Posición del perro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Coito en la Posición del perrito
Artesanía de la Antigua Roma ilustrando esta práctica sexual.
Cerámica pre-colombina perteneciente a la cultura Chimú (1100 d.C. - 1200 d.C.)

El coito a tergo, conocido vulgarmente por posición del perro, posición del perrito, estilo perro, cuatro patas, o simplemente sexo por detrás, es una postura sexual en la que la persona que recibe la penetración se apoya en sus extremidades con sus piernas ligeramente separadas, mientras que la persona que va a hacer la penetración se pone encima del receptor y le inserta el pene por detrás en su órgano receptor, que puede ser la vagina o, en prácticas no coitales, el ano. El nombre de esta posición se refiere a la posición habitualmente asumida por los perros cuando copulan.

Era conocido en la antigua Roma como coitus more ferarum (latín: 'sexo a la manera de los animales') y en el Kama Sutra como «la unión de la vaca». En otras lenguas recibe esta posición nombres similares: levrette (francés: la 'perrita') y pecorina (italiano: 'borreguito').

En la antigua Grecia, la superioridad masculina se trasladaba así mismo a la práctica sexual, tomando el hombre a la mujer por detrás, teniendo ésta que adoptar una posición sumisa. Su práctica era tan extendida que incluso ha llegado hasta nuestros días con el nombre de griego, haciendo referencia directa al sexo anal, aunque en el coito a tergo puede ser tanto anal como vaginal en el caso de las parejas heterosexuales.

Beneficios[editar]

Para la persona que penetra, la posición ofrece una visión sin obstrucción de la parte posterior del cuerpo de la persona receptora, así como controlar el ritmo de empujes al asir las caderas. Esto, generalmente, permite a la persona que va a ser penetrada estimularse el clítoris (si se trata de una mujer quien recibe la penetración) o bien el pene (si se trata de un hombre el que es penetrado) y en ambos casos permite acariciar el pecho del receptor (hombre o mujer) por parte del que penetra. Para ciertas mujeres esta posición proporciona la mejor estimulación del punto G. La persona receptora también puede estimular a su pareja mediante el masaje de los testículos y el pene del penetrador.

Desventajas[editar]

Una desventaja para algunos practicantes de esta posición es la dificultad de mantener el contacto visual entre la persona penetradora y la persona receptora.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]