Punto G

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El punto G (4) se localiza entre 2.5 a 7.6 cm dentro de la vagina, entre la uretra (6) y el pubis (2).

El punto Gräfenberg, a menudo también conocido como punto G, es una pequeña zona del área genital de las mujeres localizada detrás del pubis y alrededor de la uretra.[1] Algunas mujeres informan que se trata de un área erógena la cual, una vez estimulada —ya sea la uretra esponjosa o parte de ella—, puede llevar a la excitación sexual fuerte, poderosos orgasmos y la eyaculación femenina.[2] El punto Gräfenberg, como es tradicionalmente descrito, se localiza entre 2.5 a 7.6 cm desde la abertura vaginal y la uretra hasta la parte frontal (anterior) de la pared vaginal[3] y es una zona sensible que puede ser parte de la próstata femenina.[4]

Aunque el punto G ha sido estudiado desde la década de los 40,[5] persiste el desacuerdo en cuanto a la definición y localización sobre su existencia como una estructura distinta.[6] [7] [8] Un estudio británico realizado en 2009 concluyó que su existencia no está comprobada y es subjetiva, basándose en cuestionarios y experiencias personales.[7] Otros estudios, usando ultrasonido, encontraron evidencia fisiológica del punto G en las mujeres que declaran haber tenido orgasmos durante el coito.[7] [9] Existe también la hipótesis de que el punto G es en sí una extensión del clítoris y que esto es la causa de los orgasmos vaginales.[8] [10] [11] [12]

A algunos sexólogos y otros investigadores les preocupa que las mujeres pudiesen considerarse a sí mismas disfuncionales si no experimentan el punto G, y hacen hincapié en que es normal no experimentarlo.[13] [14] [15]

Origen[editar]

El término «punto G» fue acuñado por Addiego y colaboradores en 1981,[16] en honor al alemán Ernst Gräfenberg,[17] que lo descubrió en los años 40 por casualidad, mientras estudiaba la uretra femenina,[18] aunque sus investigaciones en la década de los 40 estaban dedicadas a la estimulación uretral y no a la estimulación de la pared vaginal interna. El concepto alcanzó la cultura popular después de la publicación de The G spot and Other Recent Discoveries About Human Sexuality por Alice Kahn Ladas, Beverly Whipple, John Perry y colaboradores en 1982,[2] pero fue inmediatamente criticado por los ginecólogos más destacados en esos años.[1] Negaron su existencia debido a que no es fácil de encontrar a menos que se estimule; estudios de autopsia, en cambio, han fallado en hallarlo. Fue hasta después que se demostró la existencia del punto G por diferentes observaciones, que cambiaron de opinión.[5]

Controversia[editar]

Existe una controversia acerca de la propia existencia del punto G. En un estudio llevado a cabo por el King's College de Londres, un cuestionario sobre costumbres sexuales fue enviado por correo a mujeres mellizas y gemelas idénticas; y la mitad de las mujeres respondió que pensaba que poseía este punto G, mientras que la otra mitad creía que no. Los resultados de la encuesta han sido objeto de crítica por su falta de rigor científico al tratarse de un estudio basado en un cuestionario.[19]

En 2008, la revista Journal of Sexual Medicine publicó los resultados de un estudio realizado por Emmanuele Jannini, profesor de sexología médica de la Universidad de l'Aquila en Italia que afirmaba que es posible determinar el tamaño y la forma de la capa que está detrás del muro vaginal principal, la zona uretrovaginal en donde estaría localizado el punto G, mediante una exploración de ultrasonido o ecografía.[20] [21]

En abril de 2012 estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine documenta que esta estructura anatómica sí existe. Adán Ostrzenski, MD, Ph.D., del Instituto de Ginecología en San Petersburgo, Florida, llevó a cabo estrato por estrato de una anterior disección de la pared vaginal en un cadáver de 83 años de edad. La disección establece la presencia del punto G, una bien delineada estructura de salía situado en la zona dorsal (espalda) de la membrana perineal, 16,5 mm de la parte superior del meato uretral, formando un ángulo de 35 grados con el lateral (lado) la frontera de la uretra. [22]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «In Search of the Perfect G». Time. 13 de septiembre de 1982. http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,951842-1,00.html. 
  2. a b Ladas, Alice Kahn; Whipple, B; Perry, JD (1982). The G-Spot and other discoveries about human sexuality (en inglés). Nueva York: Holt, Rinehart, and Winston. ISBN 0-440-13040-9. 
  3. G spot stimulation SexInfo 101. Retrieved on 2010-03-09
  4. «Female Ejaculation, the G-Spot, and the Female Prostate Gland». Consultado el 09-05-2010.
  5. a b Morris, Desmond (2004). The Naked Woman: A Study of the Female Body. NuevaYork: Thomas Dunne Books. pp. 211–212. ISBN 0-312-33852-X. 
  6. Hines T (August 2001). «The G-Spot: A modern gynecologic myth». Am J Obstet Gynecol 185 (2):  pp. 359–62. doi:10.1067/mob.2001.115995. PMID 11518892. 
  7. a b c «Finding the G-spot: Is it real?». CNN.com. January, 05, 2010. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  8. a b Kilchevsky A, Vardi Y, Lowenstein L, Gruenwald I. (January 2012). «Is the Female G-Spot Truly a Distinct Anatomic Entity?». The Journal of Sexual Medicine 2011. doi:10.1111/j.1743-6109.2011.02623.x. PMID 22240236. G-Spot Does Not Exist, 'Without A Doubt,' Say Researchers - Resumen divulgativo – Huffington Post (January 19, 2012). 
  9. Gravina GL, Brandetti F, Martini P, et al. (2008). «Measurement of the Thickness of the Urethrovaginal Space in Women with or without Vaginal Orgasm». J Sex Med 5 (3):  pp. 610–8. doi:10.1111/j.1743-6109.2007.00739.x. PMID 18221286. 
  10. Federation of Feminist Women’s Health Centers (1991). A New View of a Woman’s Body. Feminist Heath Press. p. 46. ISBN 0-929945-0-2 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  11. O'Connell HE, Sanjeevan KV, Hutson JM (October 2005). «Anatomy of the clitoris». The Journal of Urology 174 (4 Pt 1):  pp. 1189–95. doi:10.1097/01.ju.0000173639.38898.cd. PMID 16145367. Time for rethink on the clitoris: Resumen divulgativo – BBC News (11 June 2006). 
  12. Alexander, Brian (18 de enero de 2012). «Does the G-spot really exist? Scientists can't find it». MSNBC.com. Consultado el 2 de marzo de 2012. 
  13. «BBC NEWS | Health | Female G spot 'can be detected'». html. 20-02-2008. Consultado el 03-01-2010. 
  14. «BBC News - The G-spot 'doesn't appear to exist', say researchers». 04-01-2010. Consultado el 04-01-2010. 
  15. «The real G-spot myth | Yvonne Roberts | Comment is free | guardian.co.uk». The Guardian (London). 05-01-2010. Consultado el 02-05-2010. 
  16. Addiego, F; Belzer, EG; Comolli, J; Moger, W; Perry, JD; Whipple, B. (1981). «Female ejaculation: a case study.». Journal of Sex Research 17 (1):  pp. 13–21. doi:10.1080/00224498109551094. 
  17. Ernest Gräfenberg (1950). «The role of urethra in female orgasm». International Journal of Sexology 3 (3):  pp. 145–148. http://www.landman-psychology.com/284/sexuality/grafenberg-gspot.htm. 
  18. «Pasionis; Sexóloga; El punto G». html. 04-11-2013. Consultado el 07-02-2014. 
  19. "Objeto ginecológico no identificado", El País, 14 de febrero de 2010. Consultado el 22 de marzo de 2011.
  20. Ultrasonido para encontrar el 'punto G', El País, 21 de febrero de 2008. Consultado el 22 de marzo de 2011.
  21. [1]
  22. «Un ginecólogo de EEUU afirma haber encontrado el punto G». El Nuevo Herald. 25 de abril de 2012.