Orinal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dos orinales.

Un orinal, bacinilla, bacín bajo o pelela, es un recipiente en forma de cuenco empleado para recoger los excrementos y la orina. Suele situarse debajo de la cama o en la mesilla para poderse utilizar de noche sin necesidad de acudir al cuarto de baño o cuando no hay uno disponible. También es común su uso en cualquier momento del día por personas encamadas debido a enfermedad, pudiendo servir, además, para recoger vómito, flemas y restos de enjuague. De igual modo, lo utilizan los niños pequeños que ya han abandonado el pañal pero no están habituados todavía al uso del inodoro. Otras denominaciones históricas del orinal han sido: bacín, perico, chata, cuña, tiesto, tibor o jarrillo.

Antiguamente fabricados en cerámica, loza, hierro y diversas aleaciones, desde la aparición de los plásticos son de dicho material. Lo habitual es que dispongan de un asa.

En Venezuela, al orinal se lo llama coloquialmente «vaso de cama». En México y Chile se lo llama «bacinica» o «nica».

Historia[editar]

Orinal femenino o bourdaloue.

Precedente tardo-romano del orinal fue el «bacinus» (bacín en lengua castellana), considerándose el orinal o bacinilla un "bacín bajo y pequeño". En España se conservan ejemplares de cobre y de plata del siglo XVI.

Una forma peculiar de orinal, el bourdaloue, fue diseñado específicamente para las mujeres. La forma oblonga rectangular u ovalada del recipiente, con un frente más alto, permitía a la mujer orinar en cuclillas o incluso de pie, con cierto riesgo de error y de ensuciar la ropa.

El término bourdaloue, al parecer, proviene de la anécdota relacionada con el sacerdote católico francés, Louis Bourdaloue (1632 - 1704), aficionado a dar sermones tan largos que las damas de la aristocracia que lo escuchaban hicieron que sus criadas pusieran dichas vasijas bajo sus vestidos, para poder orinar sin tener que irse.

Los orinales fueron de uso común hasta el siglo XIX, cuando la introducción de los inodoros en el interior de las viviendas comenzó a desplazarlos. En algunos países como China, con una gran población rural, todavía se encuentran orinales con facilidad.[cita requerida]

Uso moderno[editar]

En el Occidente consumista el orinal se viene empleando exclusivamente para enseñar a los niños pequeños a orinar y defecar; a tal efecto suelen fabricarse en plástico y poseen vistosos colores.

Museo del orinal[editar]

Exposición itinerante de orinales en Ciudad Rodrigo, previa a la constitución del Museo del orinal
  • En abril de 2007 se abrió un Museo del orinal en Ciudad Rodrigo, España. El museo recoge más de 1.300 piezas traídas de 27 países y fabricadas en barro, metal o porcelana entre otros materiales. También se puede ver orinales antiguos.[1]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]