Natascha Kampusch

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Natascha Kampusch
Nombre Natascha Maria Kampusch
Nacimiento 17 de febrero de 1988 (26 años)
Bandera de Austria Viena
Nacionalidad Flag of Austria.svg Austria
Padres Ludwig Koch y Brigitta Sirny

Natascha Kampusch (Viena, 17 de febrero de 1988) es una joven austríaca que fue secuestrada por Wolfgang Přiklopil cuando tenía diez años de edad, el 2 de marzo de 1998. Permaneció en cautividad por su secuestrador durante más de ocho años, hasta el momento de su fuga el 23 de agosto de 2006. El caso fue descrito como uno de los más dramáticos de la historia criminal de Austria. Ha narrado su cautiverio en "3.096 días" (ed. Aguilar, 2011).

Familia[editar]

Kampusch es hija de Brigitte Sirny y Ludwig Koch, nació en Viena, Austria, el 17 de febrero de 1988. Tiene dos hermanas adultas. Sus padres se separaron cuando ella era una niña. Kampusch había vuelto de unas vacaciones con su padre un día antes de su secuestro. [1] [2]

Secuestro[editar]

El 2 de marzo de 1998, Natascha dejó su residencia en el distrito vienés de Donaustadt para ir a la escuela, pero no volvió a casa. Al principio se especuló con la hipótesis de que la desaparición fue fruto de discusiones entre la niña y su madre, Brigitte Sirny. Sin embargo, un testigo declaró haber visto a Natascha subir a una furgoneta blanca y otros dos testigos manifestaron que habían visto las letras G o GF (de Gänserndorf, un distrito de la Baja Austria) en la placa del vehículo. Se llevaron a cabo intensas búsquedas, pero sin éxito.

Se examinaron unos setecientos automóviles, incluido el del secuestrador Přiklopil, quien vivía en Strasshof an der Nordbahn en la Baja Austria, cerca de Gänserndorf, a tan sólo unos 30 minutos de Viena en coche,[3] como parte de un esfuerzo masivo por entrevistar a dueños de furgonetas blancas. Aunque él indicó que en la mañana del 2 de marzo de 1998 estaba solo en casa, no se emprendió ninguna investigación adicional. La policía quedó satisfecha con su explicación del motivo por el que el propietario poseía la furgoneta blanca: transportar escombros, ya que Přiklopil hacía trabajos de construcción en su casa. Además, carecía de antecedentes penales.[4]

La policía austriaca investigó posibles conexiones de este caso con los crímenes del asesino francés Michel Fourniret.[5]

En 2001, un político de la región de Estiria, Martin Wabl, acusó a la familia de la niña de complicidad en el caso. La policía federal austriaca, sin embargo, no encontró ninguna prueba para tal afirmación.[cita requerida]

Según testigos, se habló de la presencia de un cómplice, aunque esto fue desmentido luego por la víctima.[6]

Cautiverio[editar]

Durante su confinamiento vivió en un zulo a 2,5 metros de profundidad y sólo 5 -2,78 m de largo por 1,81 m de ancho y 2,37 m de alto- en el sótano de la casa de su captor. Era cerrado, sin ventanas ni luz del día y poseía una puerta de acero.

A Kampusch no se le permitió salir durante sus primeros años de cautiverio. Estuvo seis meses encerrada en la celda. Luego, pudo subir a la casa para lavarse. A los dos años del secuestro tuvo acceso a una radio para escuchar noticias. Desde junio de 2005 tenía permitido salir al jardín de la casa.

Solamente después de febrero de 2006 se le permitió salir de la casa en una ocasión.[7]

Durante su cautiverio, Přiklopil le suministró libros y la educó. Kampusch dice estar orgullosa de haber escapado de las tentaciones del mundo exterior, como las drogas, las malas compañías y el alcohol.

Přiklopil amenazaba a Kampusch con matar a quien ella le pidiera ayuda y también amenazaba con suicidarse si ella escapaba. Kampusch en una ocasión dijo haber imaginado y hasta soñado que si hubiese tenido un hacha le habría cortado la cabeza a su captor, aunque ella desechó rápidamente dicha idea.[8]

Přiklopil solía festejar con Kampusch los cumpleaños, pascuas y navidad. También le hacía regalos.

Huida[editar]

El 23 de agosto de 2006, Natascha estaba en el jardín de la casa limpiando el automóvil de su secuestrador, un BMW 850i, y aprovechó un momento de distracción de Přiklopil para escapar. Eran las 12:53 del día. Pidió ayuda a una mujer de 71 años, conocida como "Inge", quien no entendía qué había pasado. Natascha temía ser descubierta. "Tenía el temor de que esa persona (Přiklopil) asesinara a esa mujer, o a mí, o a ambas", recuerda. La mujer dio parte a las autoridades. Kampusch fue llevada a una estación de policía en la ciudad de Deutsch Wagram. Cuando estuvo ante la policía, se presentó diciendo: "Soy Natascha Kampusch, nacida el 17 de febrero de 1988".[9] La joven fue identificada por una cicatriz en el cuerpo, así como por su pasaporte y una prueba posterior de ADN.

Fue encontrada en un estado físico relativamente bueno, si bien estaba pálida y pesaba sólo 42 kg, el mismo peso que tenía al desaparecer ocho años antes. Su estatura había crecido tan sólo unos 15 cm.

Sabine Freudenberger, la primera oficial de policía que habló con ella, dijo estar impresionada por "su inteligencia, su vocabulario".

Wolfgang Přiklopil fue buscado intensamente y antes que lo encontraran se suicidó saltando a las vías de un tren de las afueras de Viena.

Después de la huida[editar]

Hubo especulaciones de que Kampusch sufría del Síndrome de Estocolmo. Ella lo negó y calificó a su captor como un "criminal".[10]

Poco después de la liberación de la joven, su padre abrió una cuenta en un banco austriaco con el fin de recaudar fondos para Natascha, ya que ésta requerirá durante años un tratamiento psicológico para superar los traumas sufridos durante su cautiverio.[11]

La prensa austriaca informó que uno de los deseos expresados por la joven tras su liberación es hacer un viaje en un crucero con sus familiares y tal vez ser actriz.[cita requerida]


Película[editar]

  • La película alemana 3096 de 2013, cuenta de forma dramática la historia de su cautiverio.

Entrevistas[editar]

Algunos días después de su escape, Kampusch comenzó a recibir cientos de pedidos para realizar entrevistas. Se llegó a ofrecer sumas de hasta 300.000 euros.[cita requerida]

El 6 de septiembre de 2006, Kampusch realizó para la ORF su primera entrevista en vivo, de aproximadamente 20 minutos de duración. El caso fue tan importante que la entrevista se convirtió en el programa de televisión más visto desde que se miden los niveles de audiencia (1991) con un total de 2,7 millones de espectadores.[cita requerida] La ORF no pagaría por la entrevista,[12] pero cualquier ingreso por vender la entrevista a otros canales sería remitido a Kampusch. La entrevista fue vendida a más de 120 países a un costo de € 290 el minuto. Este dinero -estimado en varios miles de euros- sería donado a mujeres de África y México por Kampusch. Dijo tener más planes a futuro en cuanto a caridad y lucha en contra del maltrato a mujeres en el mundo, para lo que creará una fundación. El encargado de la entrevista fue el periodista austriaco Christoph Feurstein, quien siguió el caso de Natascha hace 8 años, cuando fue secuestrada.

El mismo 6 de septiembre de 2006, el periódico Kronen Zeitung y la revista de noticias NEWS publicaron entrevistas de Kampusch. Ambas fueron concedidas por Kampusch a cambio de un "paquete" que incluía ofertas laborales a largo plazo y ayuda con su educación.[13] La entrevista que Alfred Worm le realizó para News, le valió el título de mejor periodista de Austria en 2006.

Natascha Kampusch reveló al diario austriaco Kronen Zeitung que en una oportunidad tuvo la posibilidad de escapar de la casa donde estuvo cautiva, pero que no tuvo valentía para huir y regresó. "Una vez salí corriendo por la puerta del jardín", declaró Natascha. "Fue como en el caso de esa gente que no puede abandonar su casa, aunque la puerta esté abierta. A mí me entró vértigo, no pude ver nada más, y volví de forma tan desapercibida como fue posible, para que él no se diera cuenta de nada", relató. Durante su encierro pensó muchas veces qué ocurriría si su secuestrador no volviera más. "Un accidente o un infarto al corazón y yo no saldría nunca de aquel lugar", explicó Natascha en la entrevista. [14]

Fue entrevistada por la periodista Lola Huete Machado para "El País Semanal" (30 de enero de 2011). [15]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

  • Elisabeth Fritzl, el caso dado a conocer en el año 2008 de una joven austriaca que permaneció encerrada 24 años.

Enlaces externos[editar]