Myrospermum frutescens

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Myrospermun frutescens
Myroxylon balsamum - Köhler–s Medizinal-Pflanzen-141.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Fabales
Familia: Fabaceae
Subfamilia: Faboideae
Tribu: Sophoreae
Género: Myrospermun
Especie: M. frutescens
Jacq.

El cereipo o guatamare (Myrospermum frutescens), es uno de los árboles emblemáticos de Venezuela, específicamente del Estado Anzoátegui.

Generalidades[editar]

Pertenece a la familia Fabaceae. El género Myrospermun es un género monotípico, es decir, que sólo cuenta con una especie, M. frutescens.

El nombre Myrospermun proviene de los vocablos griegos myron que significa aceitoso, perfumado y sperma, que quiere decir semilla. El nombre específico frutescens es latino que significa arborescente.

Es un árbol de América Tropical continental distribuido desde México hasta Colombia, Venezuela y Trinidad. En Venezuela es frecuente en las cálidas zonas de la costa y en los bosques tipo seco de Los Llanos. Adquiere mayores dimensiones en la región nororiental del país, particularmente en los estados Anzoátegui y Sucre, en altitudes mayores a 800 msnm.

En todos los lugares el cereipo contribuye a embellecer el ambiente, lo modifica y beneficia al reducir la incidencia de radiaciones solares, aminora las altas temperaturas, etc.

Descripción[editar]

Es un árbol muy variable en sus caracteres según la exposición y naturaleza del suelo, a veces no pasa de ser un mero arbusto de 2 a 3 metros de alto, otras veces se hace árbol de hasta 25 m de alto, con troncos de 30 a 40 cm de diámetro en la base.

Las hojas son compuestas, imparipinnadas, alternas, de 10 a 20 cm de largo. Foliolos alternos, en número de 11 a 17, oblongos, aovado-oblongos o elípticos, redondeados y emarginados en el ápice, cuneados a redondeados en la base, cortamente peciolados, pubérulos en la etapa juvenil, glabros con el tiempo, con puntos translúcidos, verde-oscuros en la cara superior y pálidos en la inferior.

Las flores son blancas, pequeñas, agrupadas en racimos axilares hacia el extremo de las ramas, de 7 a 10 cm de largo, más cortos que las hojas; raquis pubescente. Cáliz gamosépalo, de unos 5 mm de largo, pubescente, con dientes diminutos. Corola con 5 pétalos amariposados. Estandarte obaovado, de más o menos 1,5 cm de largo; los otros 4 pétalos casi iguales, libres, encorvados, agudos, algo más cortos que el estandarte. Estambres 10, tan largos como los pétalos, glabros. Anteras pequeñas dehiscentes longitudinalmente.

Los frutos son legumbres aplanadas, indehiscentes de color amarillento, con una sola semilla en la región apical y una ancha ala en la región basal, de 5 a 9 cm de largo, brevemente estipitada. Semilla ovoidea, deprimida, de 1 a 3 cm de largo por unos 2 cm de ancho.

Este árbol se propaga por semilla; presenta crecimiento relativamente lento; es muy resistente a la sequía.

En Venezuela, está especie se encuentra amenazada debido a la explotación como planta ornamental y la destrucción de su hábitat, apareciendo así en el Libro rojos de la flora venezolana.[1]

Madera[editar]

La madera es dura y relativamente pesada (peso específico 0,85) con albura amarillenta y el corazón de color achocolatado con vetas más oscuras. Aunque es difícil de trabajar, adquiere un buen pulimento.

Usos[editar]

El cereipo se puede utilizar cono árbol ornamental en avenidas, parques plazas y como árbol de reforestación de las áreas secas.

La madera, por su dureza y durabilidad, se puede usar para fabricar vigas, viguetas y para obras de interior.

El fruto contiene una resina de olor fuerte y un tanto desagradable. En la medicina casera se emplea, según Pittier, en la curación del pasmo, del tétano, de las afecciones reumáticas.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]