Meretriz de Babilonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La ramera de Babilonia cabalgando sobre la bestia de siete cabezas (grabado ruso del siglo XIX).

La meretriz de Babilonia es uno de los personajes que aparecen en el libro bíblico del Apocalipsis, en concreto en los capítulos 17 y 18. Se asocia con el Anticristo y la Bestia del Apocalipsis por conexión con el reino de las siete cabezas y diez cuernos.

Aparece en el Apocalipsis 17:1-2 en el que es descrita como :

1Entonces vino uno de los siete Ángeles que llevaban las siete copas y me habló: «Ven, que te voy a mostrar el juicio de la célebre Ramera, que se sienta sobre grandes aguas,
2con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.

Interpretación[editar]

La interpretación que hacen diversos estudiosos bíblicos[1] [2] apunta a que se refiere a la Jerusalén[3] terrenal (Apocalipsis 11:8) que contrasta con la Nueva Jerusalén del final del libro del Apocalipsis. Las siete colinas en las que está sentada (Apocalipsis 17:9) son las siete colinas de Jerusalén[4] la caída de Babilonia de Apocalipsis 18, el sitio y la destrucción de Jerusalén en el año 70 d. C. Las vestimentas de la mujer son similares a las del Sumo Sacerdote del Templo de Jerusalén (Éxodo 28:6)

Varios profetas del Antiguo Testamento (Isaías 1:21, Jeremías 2:20, Jeremías 3:1-11, Ezequiel 16:1-43) y en Gálatas 4:25, se hacen mención de las infidelidades de Jerusalén como prostitución. Por otra parte, Jesús mismo atribuyó a la sangre derramada de los profetas y los santos (Mateo 23:24-37) a los Fariseos de Jerusalén siendo usada la misma frase de forma casi idéntica en Apocalipsis 17:6, Apocalipsis 18:20 y Apocalipsis 18:24.

Otras interpretaciones[editar]

Ya en el siglo XVI, en la época de la Reforma Martín Lutero y John Knox consideraban a la Iglesia católica como la ramera de Babilonia[cita requerida], lo mismo que antes de él hicieron Girolamo Savonarola y Federico II con ocasión de su extensa controversia contra el papa Gregorio IX[cita requerida]. También Dante usa esta imagen en el canto 19 de su "Infierno" por su crítica a la guía oficial de Roma.

Hoy es una expresión usada por grupos fundamentalistas cristianos, para los que la prostituta de Babilonia son las grandes religiones organizadas[cita requerida], en particular si tienen relación con el estado. Para el movimiento rastafari, inspirado en gran medida por el Apocalipsis, Babilonia es un sinónimo de todo el orden de valores occidentales que rechazan[cita requerida].

El escritor colombiano Fernando Vallejo toma, en la misma línea polémica de los anteriores, el título de La puta de Babilonia, aplicándolo a la Iglesia católica en su libro homónimo de 2007, en el que lanza una diatriba contra esta institución. Según Vallejo, de las alegorías bíblicas con la que los albigenses denominaban a la Iglesia católica a raíz del enfrentamiento de estos con el papa Inocencio III que ordenó que fueran masacrados en 1209 junto a todos los habitantes de la ciudad de Béziers donde se refugiaban.[5]

Referencias[editar]

  1. Chilton, David (1988). Días de retribución: Una Exposición del Libro de Apocalipsis. International Senior Citizens Assn. ISBN 0930462025. 
  2. Gentry, Kenneth (2008). The Book of Revelation Made Easy. American Vision. ISBN 0915815915. 
  3. Un Estudio sobre el Apocalipsis - La verdadera revelación
  4. El libro judío Los capítulos de Rabbí Eliezer (Pirke De-Rabbi Eliezer) hace mención a Jerusalén como "la ciudad de las siete colinas": Acra, Bezetah, Gareb, Goath, Moria, Ophel y Sion
  5. Vallejo, Fernando (2007). La Puta de Babilonia. Planeta. pp. 6 y 7. ISBN 970-37-0326-7. 

Enlaces externos[editar]