Leyes del 6 de abril de 1830

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las Leyes del 6 de abril de 1830 se aprobaron en México para contrarrestar la preocupación de que parte del estado fronterizo de Coahuila y Texas, denominado por los historiadores como Texas Mexicana, estaba en peligro de ser anexada por los Estados Unidos.

Antecedentes[editar]

En 1827 y 1829, los Estados Unidos ofrecieron comprar Texas. En ambas ocasiones, el presidente de México Guadalupe Victoria, rechazó la venta del territorio fronterizo.[1] [2] Después de la fallida rebelión de Fredonia, ocurrida al este de Texas, el gobierno mexicano solicitó al General Manuel Mier y Terán investigar los resultados de la ley de colonización en Texas de 1825.[3] En 1829, Mier y Terán emitió su informe, y llegó a la conclusión que la mayoría de los angloamericanos se negaban a ser naturalizados y trataban de aislarse de los mexicanos. También señaló que las reformas de esclavos pasadas por el estado, eran ignoradas.[4]

Ley de 1830[editar]

Casi todas las recomendaciones de Mier y Terán se adaptaron a una serie de leyes aprobadas en el 6 de abril de 1830, durante la presidencia de Anastasio Bustamante.[5] La ley prohibió explícitamente cualquier nueva inmigración desde los Estados Unidos hacia Texas.[6] Los contratos de colonización fueron puestos bajo control federal y no estatal, y las colonias que no tuvieran por lo menos 150 habitantes serian canceladas.[7] Fueron diseñadas disposiciones de ley para animar a los ciudadanos mexicanos a moverse desde el interior del país hacia Texas. Los mexicanos que aceptaran trasladarse a Texas tendrían buena tierra, transporte gratuito a Texas, y asistencia financiera.[5] Los convictos serían enviados a Texas para construir fortificaciones y carreteras para estimular el comercio.[5]

Otras partes de la ley fueron dirigidas a los que ya vivían en Texas. Entre las disposiciones estuvo una orden a Texas para cumplir con la proclamación de emancipación o enfrentar una intervención militar. Bustamante anuló la ley de impuesto a la propiedad, que había eximido a los inmigrantes de pago de impuestos por diez años. Aumentó aún más los aranceles sobre las mercancías que entran a México desde los Estados Unidos, provocando que los precios se elevaran.[8]

Reacciones[editar]

Inmigración[editar]

La prohibición y demás medidas, no detuvieron la migración de ciudadanos de EE.UU. a Texas por millares. En 1834, se estimó que vivían en Texas, 30.000 estadounidenses[9] y 7,800 mexicanos.[10]

Referencias[editar]

  1. Edmondson (2000), p. 78.
  2. «Poinsett ofrece comprar el territorio de Texas.». 
  3. Morton (1947), p. 34.
  4. Manchaca (2001), p. 199.
  5. a b c Henderson (2007), p. 68.
  6. Henderson (2007), p. 69.
  7. Vazquez (1997), pp. 62–63.
  8. Manchaca (2001), p. 200.
  9. Manchaca (2001), p. 201.
  10. Manchaca (2001), p. 172.

Bibliografía[editar]

  • Edmondson, J.R. (2000), The Alamo Story-From History to Current Conflicts, Plano, TX: Republic of Texas Press, ISBN 1-55622-678-0 
  • Henderson, Timothy J (2007), A glorious defeat: Mexico and its war with the United States, Macmillan, ISBN 9780809061204 
  • Manchaca, Martha (2001), Recovering History, Constructing Race: The Indian, Black, and White Roots of Mexican Americans, The Joe R. and Teresa Lozano Long Series in Latin American and Latino Art and Culture, Austin: University of Texas Press, ISBN 0292752539 
  • Vazquez, Josefina Zoraida (1997), «The Colonization and Loss of Texas: A Mexican Perspective», en Rodriguez O., Jaime E.; Vincent, Kathryn, Myths, Misdeeds, and Misunderstandings: The Roots of Conflict in U.S.–Mexican Relations, Wilmington (Delaware): Scholarly Resources Inc., ISBN 0842026622