Lecito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gran lecito funerario de mármol, h.400 a. C., H. 83 cm, Museo del Louvre

Un lecito o lécito (griego λήκυθος, lếkythos) es un vaso griego antiguo utilizado para almacenar aceite perfumado destinado al cuidado del cuerpo. Los lecitos son frecuentemente utilizados como vasos funerarios.

Forma[editar]

Se caracteriza por una forma alargada, un cuello estrecho y una embocadura ancha, que permite a la vez limitar el flujo del aceite y facilitar su aplicación. La forma tradicional (del fin del siglo VI a. C. hasta el segundo cuarto del siglo V a. C.) es de tipo cilíndrico, con un pequeño pie, un hombro ancho desviado, un asa vertical y una embocadura ancha. La escena es pintada en la panza, el hombre está generalmente adornado con un motivo de palmetas. El vaso mide generalmente de 30 a 50 cm, pero existen algunos lecitos muy grandes (1 metro) al final del siglo V a. C. La función de estos es mal conocido: quizás fueran puramente decorativos, o constituían una solución alternativa menos costosa que una lecito grande de mármol, a la moda de la época en sustitución de las estelas funerarias.

Pegaso en un lecito de tipo aribalístico (480-460 a. C., Staatliche Antikensammlungen).
Heracles y el León de Nemea en un lecito de figuras negras (h. 540 a. C., Louvre)

Otros tipos:

  • El «tipo Deyanira», de origen corintio, se caracteriza por su forma oval y su hombro redondo. De pequeño tamaño (20 cm), fue producido desde el principio de la época de las figuras negras hasta la mitad del siglo VI a. C.
  • el tipo secundario, conocido con el nombre de «lecito con hombro» (mitad del siglo V a. C.), es una variación del tipo cilíndrico: el diámetro es más ancho a nivel del hombro. La mayoría tienen el fondo blanco y miden alrededor de 20 cm. Fue uno de los soportes preferidos por el Pintor de Amasis.
  • el lecito aribalístico, de moda en el siglo V a. C., parece un lecito truncado: tiene la panza esférica y el fondo llano. Se trata principalmente de pequeños vasos de menos de 20 cm.
  • El tipo «bellota» (acorn lekythos) es de forma oval con un filete de puntos en relieve en la base de la panza, que recuerda a una bellota. Este tipo, bastante raro, fue producido al final del siglo V a. C.

Decoración[editar]

Los lecitos son decorados también con figuras rojas, las figuras negras con una técnica particular, la de fondo blanco. Este estilo aparece al final del siglo VI a. C., como variante del estilo de figuras negras: la panza es recubierta de un engobe blanco, las siluetas son pintadas en negro, los detalles eran incisos.

Lécito ático de fondo blanco del Pintor de Aquiles (440 a. C., M.A.N., Madrid)

Evolucionó al mismo tiempo que los progresos efectuados en las figuras rojas: el dibujo se hace a trazos, primero con pintura negro brillante, después mate, rojo o negro. Los colores secundarios hacen su aparición, principalmente para los cabellos o las pañerías marrón-púrpura, ocre. Otros colores más frágiles eran añadidos tras la cocción: verdes, azules y malvas. Desafortunadamente, pocos de estos pigmentos ha sobrevivido. Estos lecitos son un buen testimonio de lo que debió ser la pintura mural clásica.

Al ser más frágil los de fondo blanco, los vasos fueron primero realizados bajo pedido. A partir de 470460 a. C., el estilo se relega a los lecitos funerarios, depositados en la tumba: no son manejados más que una sola vez y no son sometidos a la intemperie. Consecuencia de esta evolución, la iconografía evoluciona: portadores antes de escenas variadas, los vasos representan en adelante escenas funerarias. Son escenas de despedida o de deploración, pero también representaciones del difunto como era en vida, por ejemplo sentado delante de su tumba, como se espera de los visitantes. En algunos casos, el pintor ha incluso representado un lecito al lado del difunto. Algunas escenas son de inspiración mitológica: así Caronte haciéndole atravesar la Estigia, Hermes psicopompo acompañando al difunto, o Hipnos y Tánatos llevándole hacia el más allá.

Fig. 2 — Lécito de Hipnos y Tánatos, lecito con fondo blanco del Pintor de Tánatos, v. 440 a. C., Museo Británico.

El Pintor de Aquiles (activo a mitad del siglo V a. C.) y el Pintor de Tánatos (probablemente su alumno) son los pintores más productivos en materia de lecitos funerarios: lo que representa la mitad de la obra del primero y la totalidad de la del segundo. El Pintor de Tanatos debe su nombre al gran lecito (48 cm) de la figura 2:[1] a la izquierda, Tanatos (la Muerte), barbudo, sostiene los pies del difunto, mientras que su hermano Hipnos (el Sueño), lampiño, le sujeta por los hombros. Se trata de un tema clásico, habitualmente reservado a los héroes muertos. Aquí, un casco corintio es puesto sobre la tumba, dejando así suponer que el muerto es un soldado- en todo caso un simple mortal. Si los colores han cambiado a una especie de marrón, es probable que la policromía original haya sido limitada.

Notas[editar]

  1. Cf. B. Holtzmann et A. Pasquier, Histoire de l'art antique : l'Art grec, Documentation française, coll. « Manuels de l'École du Louvre », Paris, 1998, p. 190–191.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • (en inglés) Maxwell G. Kanowski, Containers of Classical Greece, University of Queensland Press, Saint Lucia, 1984 ;
  • E. Pottier, Étude sur les lécythes blancs attiques à représentation funéraire, Bibliothèque des Écoles françaises d'Athènes et de Rome, n° 30, Ernest Thorin, Paris, 1883 ;
  • (en inglés) Donna Carol Kurtz, Athenian White Lekythoi, Oxford University Press, Oxford, 1976 ;
  • (en inglés) Gisela M. A. Richter, Marjorie J. Milne, Shapes and Names of Athenian Vases, Metropolitan Museum of art, New York, 1935.

Enlaces externos[editar]