Konrad Henlein

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Konrad Henlein en el otoño de 1938.

Konrad Ernst Eduard Henlein (Liberec, 6 de mayo de 1898Pilsen, 10 de mayo de 1945) fue un miembro de la minoría de los alemanes étnicos en Checoslovaquia, líder máximo de los separatistas pro-nazis de los Sudetes y finalmente colaborador con el Protectorado de Bohemia y Moravia durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes de la Segunda Guerra Mundial[editar]

Henlein nación en Maffersdorf, (hoy Vratislavice, un barrio de Liberec, República Checa), integrado entonces en el Imperio austrohúngaro. Su padre era un burócrata de origen austríaco, pero su abuelo materno era étnicamente checo, por lo cual debió modificar el apellido de soltera de su madre para germanizarlo: de Dvořáček dicho apellido fue modificado a Dworatschek, dándole una pronunciación y grafía más germánica. Sirvió con el Ejército Austrohúngaro durante la Primera Guerra Mundial, siendo por un tiempo prisionero de los italianos. Tras el fin de la guerra se dirigió a su ciudad natal, constituida ahora como parte de Checoslovaquia, y empezó a trabajar en un banco, así como a participar activamente en la vida política de la región, llegando a ser jefe del Partido Alemán de los Sudetes.

Hacia 1930 Henlein mostraba un proyecto político más inclinado a la integración checoslovaca, defendiendo la autonomía de los alemanes sudetes pero opuesto a los nazis. No obstante, desde 1937 se unió a la corriente separatista dentro de la comunidad alemana de los Sudetes, estimulada por el líder nazi Karl Hermann Frank. Henlein abrazó las ideas de este grupo y promovió también el separatismo, postulando que la minoría étnica alemana (casi el 80% de la población de la región de los Sudetes) debería ser parte del Tercer Reich. La popularidad del Partido Alemán de los Sudetes apoyó significativamente a la propaganda nazi que presionaba, desde Alemania, para que el gobierno checoslovaco otorgue mayor autonomía interna a los alemanes de los Sudetes, aunque el objetivo final de Hitler era la anexión de los Sudetes al Reich alemán.

Durante la Crisis de los Sudetes de 1938, los nazis alemanes había movilizado ya un fuerte aparado de propaganda destinado a influir sobre Francia y Gran Bretaña para que acepten el expansionismo alemán en los Sudetes, mientras se intimidaba a los checos residentes en la zona. Henlein, siguiendo órdenes de Hitler, ayudó a intensificar un ambiente de tensión étnica en los Sudetes, incrementando sustancialmente sus demandas y requerimientos al gobierno de Praga, a un extremo en el cual, como el propio Henlein reconoció años después se formulaban demandas sabiendo que no podrían ser concedidas; al mismo tiempo Henlein se reunía con el enviado británico lord Walter Runciman, impresionándolo con las ansias de los alemanes sudetes de "unirse al Reich". En setiembre de 1938, tras un discurso en Nuremberg donde Hitler amenazaba directamente a Checoslovaquia, Henlein planeó e hizo ejecutar multitud de ataques terroristas contra las autoridades checas en los Sudetes, al punto que debió refugiarse en Alemania en la época de la Conferencia de Múnich.

Tras la invasión alemana[editar]

Henlein, con gafas, sentado junto a Hitler en la visita de este a los Sudetes a comienzos de octubre de 1938.

Cuando en octubre de 1938 la Wehrmacht entró en los Sudetes, Henlein volvió con las tropas alemanas y el 5 de noviembre de 1938 fusionó formalmente al Partido Alemán de los Sudetes con el Partido Nazi. Cuando el 15 de marzo de 1939 los alemanes invaden finalmente el resto de Checoslovaquia, Henlein es designado como jefe de la administración civil del Protectorado de Bohemia y Moravia, aunque pocos meses después la mayor parte del poder efectivo pasó a otro alemán de los Sudetes, Karl Hermann Frank. El 1 de mayo de 1939 Henlein fue designado Gauleiter de los Sudetes y mantuvo esta posición hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En abril de 1945, cuando el Ejército Rojo irrumpió en el Protectorado de Bohemia y Moravia y avanzó hacia Praga, Henlein se quedó en la región de los Sudetes y en esa zona pudo entregarse a las tropas estadounidenses a inicios de mayo de 1945. No obstante, allí se enteró que al terminar la contienda los estadounideses lo entregarían al gobierno checoslovaco para ser juzgado. Ante ello, el 10 de mayo Henlein se suicidó en el campo de prisioneros que el ejército de EEUU mantenía en Pilsen, cortando las venas de su muñeca con los vidrios de sus lentes. Fue sepultado en una tumba anónima de la misma ciudad.

Referencias[editar]

  • Churchill, Winston (1965). La Segunda Guerra Mundial. Cómo se fraguó la tormenta. Barcelona: Plaza y Janés. 
  • Toynbee, Arnold (1985). La Europa de Hitler. Madrid: Sarpe. ISBN 8459904121. 
  • «Henlein Enciclopaedia Britannica» (en inglés). Consultado el 5 de setiembre de 2010.