Julio Miranda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Julio Miranda
Julio Miranda2.jpg

Escudo de la Provincia de Tucumán.svg
Gobernador de Tucumán
28 de octubre de 1999-28 de octubre de 2003
Predecesor Antonio Domingo Bussi
Sucesor José Alperovich

Datos personales
Nacimiento 17 de octubre de 1946
Manuel García Fernández, Tucumán, Argentina
Partido Partido Justicialista
[editar datos en Wikidata ]

Julio Miranda (n. Manuel García Fernández, 17 de octubre de 1946) fue presidente del Club Atlético Tucumán y posteriormente fue elegido gobernador de Tucumán.

Dirigente gremial del Sindicatos de la Industria Petrolera (una agrupación con escaso número de adherentes en Tucumán), adquirió presencia en el Partido Justicialista tucumano que le permitió establecer sólidos lazos con dirigentes de base y otros dirigentes. Ante el desgaste del gobierno de Antonio Domingo Bussi (1995-1999), su candidatura se convirtió en la opción alternativa a la fórmula de Fuerza Republicana encabezada por Ricardo Bussi, hijo. El triunfo electoral de Julio Miranda tomó por sorpresa al bussismo, el cual consideraba el triunfo asegurado. Sin embargo, Bussi y su partido habían subestimado la proliferación de los sub-lemas electorales justicialistas a nivel de legisladores y concejales, los cuáles impulsaron el voto por la fórmula a gobernador, siendo éstas una de las elecciones en las cuales la distorsión de oferta electoral alcanzó sus picos más altos.

Julio Miranda ascendió a la gobernación bajo el gobierno nacional de la Alianza, presidido por Fernando de la Rúa. Como estrategia destinada a garantizar el financiamiento de la provincia, en grave déficit presupuestario, Miranda pactó con la U.C.R. local, cediendo el Ministerio de Economía al entonces legislador radical José Jorge Alperovich. Miranda, cuyos antecedentes públicos, solo se reducían al campo gremial, no pudo desempeñarse a la altura de las expectativas que la sociedad tucumana había puesto en la nueva administración luego del gobierno bussista. El déficit del presupuesto provincial aumentó en un grado inusitado mediante la emisión de deuda pública, la cuasimoneda o bonos de cancelación de deudas (Bocade), principalmente durante los años 2000-2001, destinada al pago de sueldos de los empleados públicos y para sostener la economía provincial. Esta cuasimoneda inundó el mercado local, generando un negocio espurio alrededor de su cambio por moneda legal en las célebres "cuevas" o casas de cambio, que generó ganancias millonarias para sus propietarios quienes tomaban los bonos de los empleados públicos, y los cambiaban por moneda de curso legal pero cobrando tasas de cambio realmente abusivas. El daño a la economía tucumana no ha sido aún medido con relación a esta espiral de lanzamiento de bonos y su impacto en el nivel de precios y en la inversión general.

Un proyecto de ley para reformar la constitución provincial de 1990 fue impugnado por una denuncia realizada por la esposa de un legislador de Fuerza Republicana, de haber sido aprobada en la legislatura mediante el pago de sobornos a un determinado número de legisladores para alcanzar la mayoría constitucional necesaria. Este caso fue llevado ante la justicia e investigado por el fiscal anticorrupción de entonces, Esteban Jerez, sin que se arribase a un resultado cierto. El objeto de esta ley era incorporar al texto constitucional la reelección del gobernador, intendentes y legisladores, con la velada intención de habilitar a Miranda para un nuevo período como gobernador.

Durante sus cuatro años en el poder ejecutivo, Julio Miranda recibió duras críticas principalmente de oposición, pero la crisis del año 2001 no tuvo efectos para modificar las condiciones políticas de la provincia. Miranda continuó gobernando en un total "quietismo o piloto automático" ya que pasaba largas temporadas fuera de la provincia, en Buenos Aires. La red clientelar y el caciquismo político que imperaba en el Partido Justicialista tucumano, permitió sostener su gobierno hasta la conclusión de su mandato. En el año 2002, no obstante la economía tucumana tuvo cierto alivio cuando el Presidente Eduardo Duhalde lanzó un plan de refinanciamiento de las deudas provinciales lo que permitió el retiro de circulación de los bonos de la deuda, cuya depreciación alcanzó niveles cada mayores.

Cuando Miranda estaba por terminar su mandato impuso la candidatura de José Alperovich como gobernador por el Partido Justicialista. Alperovich había renunciado previamente a su afiliación a la U.C.R. y triunfó en las elecciones de julio de 2003 sobre la coalición de diversos partidos, que llevaban la candidatura del ex fiscal anti-corrupción Esteban Jerez.

Durante el gobierno de Julio Miranda, la Provincia de Tucumán fue el centro de la atención periodística mundial cuando salieron a la luz, los casos de desnutrición infantil en el Hospital de Niños y en los pueblos del interior tucumano. Se llegaron a contabilizar numerosas muertes de niños por desnutrición, provocando la crítica y la repulsa de toda la sociedad. Ante esta situación, la Primera Dama, Hilda "Chiche" Duhalde viajó a la provincia y se puso al frente de un operativo de salud de emergencia. Las consecuencias de éste flagelo continúan minando a la niñez tucumana.


Referencias[editar]


Predecesor:
Antonio Bussi
Gobernador de la Provincia de Tucumán
1999-2003
Sucesor:
José Alperovich