Irving contra Lipstadt y otros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El caso de Irving contra Lipstadt y otros fue un juicio por difamación que tuvo lugar, a partir de una demanda judicial presentada por el escritor británico David Irving en 1996 contra la académica norteamericana Deborah Lipstadt, frente a los Tribunales del Reino Unido entre Enero y Abril del 2000. Se dictó sentencia el 11 de abril del 2000.

El caso llegó a ser famoso debido a su relación con el negacionismo del Holocausto, ya que planteo que los judíos son enemigos naturales de todo y que no se debe dar lastima a unos pocos muertos por tifus, ya sea que el Holocausto no tuvo lugar y/o que Hitler no sabia y era inocente de tales sucesos y de las políticas que en ello culminaron.

Visión general[editar]

A fines de la década del 90 del siglo XX, Irving se encontró en una situación financiera muy precaria -estando incluso en atraso en el pago de su hipoteca- y con una fuerte necesidad de publicidad positiva a fin de reconstruir su reputación como historiador controversial pero responsable.[1]

Esa situación se había originado, por lo menos en parte, en el creciente desprestigio de Irving, ocasionado por su asociación con círculos y personajes neo nazis, algunos actos que bordean lo ilícito y numerosas actos de deshonestidad intelectual, que llevaron a que las casas editoriales rechazaran publicar sus obras (ver más abajo).

Por ejemplo, en Marzo de 1996, y siguiendo alegaciones generalizadas de anti semitismo en su “Biografía de Goebbels”, la empresa editora St Martin’s press, de Nueva York canceló el acuerdo de publicar esa obra.[2]

Irving concluyo que tales rechazos se debían a una campaña internacional en su contra (ver más abajo)

En 1996, Irving presentó una demanda contra la escritora estadounidense Deborah Lipstadt, autora de “La negación del Holocausto”, y la editorial inglesa del mismo -Penguin Books- en un tribunal Inglés, alegando que Lipstadt le había difamado en su libro. Lipstadt le había acusado de, entre otras cosas, tergiversar deliberadamente pruebas para apoyar su punto de vista ideológico.

En el Derecho Inglés una acusación de difamación pone la carga de la prueba en la defensa, lo que significa que fue responsabilidad de Lipstadt y su editorial demostrar que sus afirmaciones eran sustancialmente correcta.

Debido a la complejidad de los asuntos, ambas partes acordaron que el juicio no seria visto frente a un jurado, sino solo frente a un juez.

Irving inicio, al mismo tiempo, otro juicio contra la historiadora Gita Sereny por una revisión del libro de Irving. -llamada “Spin time for Hitler”- que ella publico en el 21 de abril del 1996 en The Observer.[3]

Antecedentes[editar]

Hasta la época de los 80 del siglo XX Irving había mantenido, si bien no lo negaba directamente, una actitud equivoca en relación a la realidad, organización y extensión del holocausto: “Ellos (los judíos) fueron las víctimas de un gran numero de criminales desconocidos en cuyas manos cayeron en el Frente del Este.... Y esos hombres actuaron en su propia iniciativa.. dentro de la atmósfera general de brutalidad creada por la Segunda Guerra Mundial, en la cual, por supuesto, los bombardeos de los aliados jugaron su parte. " Ver Van Pelt (2002) p 40.- al mismo tiempo afirmando que, en todo caso, Hitler no sabia del holocausto “porque estaba muy ocupado siendo un soldado”[4]

Adicionalmente, en su biografía de Hitler, Irving aduce que los responsables (tanto originadores como implementadores) del holocausto eran Heinrich Himmler y su diputado Reinhard Heydrich. En esa obra Irving presenta a Hitler como un político normal y racional, cuya única intención era aumentar la influencia internacional y la prosperidad de Alemania pero que fue constantemente decepcionado y frustrado por la incompetencia y actos desleales de sus subordinados.[5]

Juicio de Zundel[editar]

En enero de 1988 Irving viajó a Toronto a petición de la defensa y como testigo experto en el juicio contra Ernst Zundel por negar el holocausto. El área sobre la cual Irving daría testimonio era su afirmación que Hitler no sabia —por lo menos hasta Octubre de 1943— acerca del genocidio y que "lo que ellos llaman el holocausto" fueron atrocidades y crímenes individuales, no una política sistemática.

Durante ese periodo Irving entró en contacto con Robert Faurisson y con Fred A Leuchter, un autoproclamado ingeniero y experto en ejecuciones[6] y quien aceptó actuar como "testigo experto" para la defensa.[7]

Basado en un estudio de los residuos de cianuro en fragmentos de las paredes de las cámara de gas de exterminio en comparación a los residuos en una cámara de gas para despiojar vestimentas en esos mismos campos, Leuchter proclamó que tal exterminio no podía haber sido real: "La mezcla requerida para la fumigación es de 3200 partes por millón (ppm), o un volumen total de 0.32% de HCN.".... "Treinta y una muestras fueron selectivamente tomadas de las supuestas cámaras de gases en los Kremas I, II, II IV y V. Una muestra de control fue extraída de la instalación de despiojamiento No. 1 en Birkenau. La muestra de control fue retirada de una cámara de despiojamiento en un local donde se sabía que el cianuro había sido usado y aparentemente se notaba presente bajo el aspecto de manchas azules. Los exámenes químicos de la muestra No. 32 mostraban un contenido de cianuro de 1050 mg. / Kg., concentración muy elevada. Las condiciones en las áreas en las cuales tales muestras fueron tomadas son idénticas a aquellas de la muestra control: frío, oscuridad y humedad. Solamente los Kremas IV y V diferían en eso, en el sentido de que recibían luz solar (los edificios fueron demolidos) y esa luz puede acelerar la destrucción del cianuro combinado. El cianuro se combina con el hierro en el mortero del cemento y de ladrillos y se transforma en ferrocianuro, o pigmento azul de Prusia, un complejo muy estable de hierro y cianuro"..."Es notable que casi todas las muestras hayan presentado un resultado negativo y que pocas muestras positivas estuviesen muy próximas al nivel de detección (1 mg. / Kg. ); 6.7 mg. / Kg. En el Krema I. La ausencia de lecturas significativas en cualesquiera de los locales examinado, en confrontación con la lectura de la muestra de control que acusaba un nivel de 1050 mg. / Kg., apoya la tesis de que tales instalaciones no fueron cámaras de gases para ejecución. Las pequeñas cantidades detectadas indicarían que en algún momento aquellas instalaciones fueron desinfectadas con Zyklon-B como lo eran todos les edificios y construcciones en esas instalaciones.".[8]

A consecuencia de lo anterior Irving concluyó que “el holocausto es un mito”.[7] En sus palabras:

“El punto central de la evidencia de Leuchter: no hay significantes residuos de cianuro en los ladrillos. Eso me convirtió. Cuando leí en el informe en los tribunales en Toronto, me convertí en un no creyente duro”.[9]

Al mismo tiempo Irving comenzó a extender el alcance de sus conclusiones: de no haber habido cámaras de gases a la no existencia de un holocausto, lo que lo llevo a considerarse como “conduciendo una intifada de un hombre” contra la idea que había habido un holocausto.[10]

En el juicio mismo Irving declaró que: “No creo que hubiera una política general del Tercer Reich para matar a los judíos. Si la hubo, ellos habrían sido muertos y no habría ahora tantos millones de supervivientes. Y creame que me siento feliz por cada superviviente que hubo”.[11]

Siguiendo el juicio, y en un panfleto publicado en Londres el 23 de junio de 1989, Irving proclamó hacer un “anuncio transcendental”. Escribiendo acerca de sí mismo en la tercera persona el panfleto declara que: “Él se ha puesto a la cabeza de una creciente banda de historiadores, a nivel mundial, quienes son ahora escépticos de la propuesta que en Auschwitz y otros campos habían “fabricas de la muerte”, en las cuales millones de personas inocentes fueron gaseadas hasta la muerte”.[12] Vanangloriandose en haber denunciado la falsificación de los diarios de Hitler “antes que otros”, Irving escribe “ahora él está diciendo lo mismo acerca de las infames “cámara de gas” de Auschwitz, Treblinka y Majdanek. No existieron —nunca— excepto quizás como las criaturas del brillante Ejecutivo de Guerra Psicológica Británico”. El panfleto concluye: “los sobrevivientes de Auschwitz mismos son testimonio de la ausencia de un programa de exterminio”.[12]

Al mismo tiempo Irving publicó el Informe de Leuchter en el Reino Unido bajo el título "Auschwitz The End of the Line: The Leuchter Report" ( Auschwitz El fin de la linea: El Informe Leuchter) y escribió su introducción. En esa introducción — y en adición a alabar la escrupulosidad e integridad de Leuchter— Irving escribe: “A nadie le gusta ser estafado, y aún menos cuando considerables sumas de dinero están envueltas”.[10] La alegada estafa son las reparaciones por el holocausto —sumando un total de 3 mil millones de marcos— que la República Federal Alemana pagó a Israel entre 1952 y 1966. Irving los describió como siendo “esencialmente un pago de culpa por las cámaras de gas de Auschwitz” basado en “un mito que no moriría fácilmente”.[10]

La aparición de esas publicaciones causaron un escándalo en Inglaterra, al punto que el asunto fue discutido en el Parlamento del Reino Unido, el cual adoptó una moción que denunciaba a Irving como un “propagandista nazi y reiterado apologista de Hitler” y al libro mismo como “una publicación fascista”.[13] [14] Y el The Times editorializo que Irving “es un hombre para quien Hitler es algo cercano a un héroe... y para quien Auschwitz es una decepción judía”[14]

En respuesta Irving publicó una declaración en la cual desafiaba a los diputados que lo habían criticado: “Yo entrare las cámaras de gas y Uds. y sus amigos pueden tirar adentro Zyklon B de acuerdo a los bien conocidos procedimientos y condiciones. Les garantizo que no serán satisfechos con el resultado”.[15]

Poco después, en enero de 1990, Irving afirmó en una conferencia en Alemania que solo 30.000 personas habían muerto en Auschwitz entre 1940 y 1945, todas de causas naturales -lo que era igual, en su opinión, que el promedio típico de muertes causada por un bombardeo aéreo aliado.[16] Adicionalmente, el proclamó: “Digo lo siguiente: no habían cámaras de gas en Auschwitz, solo maquetas construidas por los polacos en los años después de la guerra”.[16] El 21 de abril repitió el discurso, lo que ocasiono que fuera juzgado y encontrado culpable por negación del holocausto en julio de 1990,[16] siendo condenado a pagar una multa de 7 mil marcos. Irving apeló, y su multa fue aumentada -en Mayo de 1992- a 10 mil marcos por repetir y agravar sus afirmaciones en el curso del juicio.

Posteriormente, en un discurso en Hamburgo, Irving asertó que sería demostrado falso “este mito de los asesinatos en masas de judíos en las fabricas de la muerte en Auschwitz, Majdanek y Treblinka.. que en realidad nunca tuvieron lugar.. “[17] ]]. En otro - en Canadá- predijo que, para 1993- el “engaño” (hoax) será expuesto.[18] En ese mismo discurso Irving agregó: “Gradualmente la verdad se esparce en Alemania. En dos años desde ahora, los historiadores alemanes aceptaran que tenemos la razón.”

En enero de 1991, Irving le dijo a un periodista que “los judíos son muy tontos en no abandonar la teoría de las cámaras de gases mientras todavía tienen tiempo”.[19] y agregó que el creía que el antisemitismo aumentaría en el mundo debido a que “los judíos han explotado a la gente con la leyenda de las cámaras de gases” y en su edición de 1991 de la biografía de Hitler removió toda referencia a campos de la muerte y el holocausto.[17]

Todo eso está basado en la premisa que los residuos de cianuro en las paredes de las cámaras de gas no muestran una concentración suficiente para siquiera matar un piojo, con la implicación que obviamente no serian suficiente para matar una persona. Sin embargo Leuchter ya sea no sabia u omitió mencionar que la concentración de cianuro gaseoso en el aire necesaria para matar un ser humano es 300 ppm en veinte minutos, mucho menor a la necesaria para matar un piojo (1700 ppm sobre un periodo de entre 20 a 25 horas), como el manual de uso del producto y obras estándar sobre toxicología lo establecen, algo que, consecuentemente, cualquier experto debería saber.[20] [21] [22]

Años después, en el curso de juicio contra Lipstadt y otros, Irving se vio forzado a reconocer que el informe es erróneo. En las palabras del juez: "También he descrito las concesiones de Irving en relación al Informe Leuchter: ver párrafo 7.89. Irving había expresado previamente el punto de vista de que las conclusiones del informe eran irrefutables. En el juicio, como se ha visto, reconoció sin protestar demasiado que la gran mayoría de las conclusiones de Leuchter eran erróneas y que el informe era un fracaso.[23]

Evolución a la provocación y la estridencia[editar]

Posteriormente, y posiblemente frustrado que su predicción de la desaparición de la creencia en el holocausto no se había materializado como él había previsto, Irving comenzó a promover su visión con argumentos cada vez mas estridentes y provocativos

En un discurso en Toronto -noviembre de 1990- Irving argumentó que los supervivientes del holocausto habían manufacturado memorias de sus sufrimientos porque “hay dinero de por medio y ellos pueden obtener una buena compensación en contante por el asunto”.[24]

Repitiendo ese discurso Irving comparó el holocausto con un crucero de lujo, que tiene...”alfombras de pared a pared y una tripulación de miles... con terminales establecidos en virtualmente cada capital del mundo, disfrazadas como museos del holocausto”.[18] Irving terminó afirmando que el crucero se estaba aproximando a aguas tempestuosas porque recientemente el gobierno soviético había permitido a los historiadores acceso a las “cartillas indices de todos aquellos que habían pasado por las puertas de Auschwitz”, lo que llevaría a “un montón de gente que dejaría de reclamar que eran supervivientes de Auschwitz” debido a que “los expertos pueden mirar el tatuaje y decir: Ah..si, el 181,219 significa que Ud entro Auschwitz en Marzo de 1943” y termino “advirtiendo” a los supervivientes: “Si Ud quiere ponerse un tatuaje en su brazo; como, temo decir, muchos de ellos hacen; para posteriormente decir que Ud estuvo en Auschwitz, tiene que asegurarse que a) coincide con el mes que Ud dice que fue a Auschwitz y b) que el numero no es uno que alguien haya usado antes”[18]

Durante un discurso en 1991[18] Irving declaró que: “El ridículo por sí mismo no es suficiente, tiene que ser con descortesía. Se tiene que decir cosas tales.. estoy formando una asociación especialmente dedicada a todos aquellos mentirosos, los que tratan de engañar a la gente que ellos estuvieron en campos de concentración. Se llama los Sobrevivientes de Auschwitz, Sobrevivientes del Holocausto y otros mentirosos o SASHOM (ASSHOLES en ingles. La palabra asshole es un insulto bastante fuerte en ese idioma). No se puede ser más duro que eso, pero se tiene que ser descortés porque esa gente se merece nuestro desprecio”.[25]

En otro discurso -en 1994- Irving se lamentó de la persistencia de la creencia “en el cuerpo putrefacto” y “profitable leyenda” del holocausto.[18] En 1995 afirmó que el holocausto es un mito inventado por una “cábala judía internacional” para servir sus propios intereses.[26]

Sin embargo Irving aun mantenía una cierta ambivalencia al respecto, dependiendo de a quien se dirigía. En una entrevista con el escritor norteamericano Ron Rosenbaum a principios de la época de los 90 Irving dijo que deseaba ser aceptado como un historiador reputable y que lamentaba tener que asociarse con grupos anti semitas y que se disociaría de esos grupos llenos de locos (“cracked individuals”) en cuanto fuera aceptado.[27] En una carta de 1993, Irving escribe que su "vida era maravillosa" hasta que Zundel lo envolvió en el movimiento negacionista al actuar como testigo en su causa: "no cometería el mismo error nuevamente".[28] En una entrevista con una radio australiana — julio de 1995 — Irving dijo que cuatro millones de judíos habían muerto durante la guerra, pero que esto se había debido a las terribles condiciones sanitarias a diferencia de una política organizada en los campos de la muerte[29] — aserción que llevo a un alegato publico con otros negacionistas que no tienen problema en insistir que ningún judío habría muerto en el holocausto[28] — En otra entrevista — con un periódico británico — Irving declaró que: “los judíos son los arquitectos de su propia desgracia. Pero eso es la versión corta de la A a la Z. Entre A y Z hay otras 24 letras intermedias”.[30] Y en 2007 Irving amenazó con demandar a los editores de The Jewish Chronicle por describirlo como un “negador del holocausto” — a lo que los editores respondieron imprimiendo el nombre y dirección de su representante legal en la primera pagina.[31]

Falla de publicar Biografía de Goebbels[editar]

En 1992, Irving había firmado un contrato con la editora Macmillan para escribir una biografía de Joseph Goebbels, que seria titulada "Goebbels: Mastermind of the Third Reich". Sin embargo, siguiendo alegaciones que Irving podría haber “editado selectivamente” una versión completa de los diarios de Goebbels recientemente descubierta en Moscú, Macmillan canceló el arreglo.[32]

Irving había examinado ese documente siguiendo su descubrimiento por Elke Fröhlich, quien había trabajado como investigadora para Irving con anterioridad.[33] Durante la estadía en Moscú, Irving logró tener acceso a algunos microfilmes que contenían 90 paginas, previamente desconocidas, de esos diarios. A pesar que Irving obtuvo acceso a esas placas solo para traducirlas al ingles, las “removió” del archivo. Posteriormente Irving aceptó haber actuado ilícitamente pero justifico su acción con el argumento que no había roto ningún acuerdo (de no remover material) y porque de otra manera “el material podía perderse para siempre”.[34] [35] Algunos historiadores alegaron que la acción -aparte de cualquier ilegalidad- arriesga el material y que cualquier daño es tanto irreparable como inmensurable -dado que nadie sabe con certeza en cuales condiciones estaba antes de su remoción y transporte desde Moscú a Londres.[14]

En 1995, St Martin’s press, una casa editorial de Nueva York finalmente aceptó publicar la biografía de Goebbels.[36] Pero en Marzo de 1996, y siguiendo alegaciones generalizadas de antisemitismo en la obra, la empresa canceló el acuerdo.[37]

Esto dejo a Irving en una situación financiera muy precaria -estando incluso en atraso en el pago de su hipoteca- y con una fuerte necesidad de publicidad positiva a fin de reconstruir su reputación como historiador controversial pero responsable.[38]

Inicio del Juicio por calumnias contra Lipstadt y otros[editar]

El 5 de septiembre de 1996, Irving inició un proceso contra Deborah Lipstadt y Penguin Books,[39] la editora en Inglaterra de Denying the Holocaust -obra de Lipstad- Al mismo tiempo inició otro juicio contra Gitta Sereny por difamación debido a un artículo que ella escribió -Spin Time for Hitler- y publicado en The Observer el 21 de abril de 1996.[40] [41]

En su libro Lipstad llama a Irving un negador del holocausto, un falsificador (de hechos históricos), un prejudiciado y agrega que Irving había manipulado y distorsionado documentos.

Adicionalmente, en la prensa y en los alegatos del juicio mismo -pero no en el documento oficial de denuncia- Irving alegó la existencia de una campaña internacional para silenciarlo -organizada por los "tradicionales enemigos de la verdad".[42] [43]

Acusación[editar]

En su primer alegato Irving esbozó su acusación de la siguiente manera: “Este juicio no es realmente acerca de que sucedió en el Holocausto, o cuantos judíos o miembros de otras minorías perseguidas fueron torturados y muertos. Este Tribunal estará de acuerdo, espero, cuando llegue el momento que el asunto aquí no es lo que sucedió sino el como lo traté en mi trabajo sobre esa historia: puede ser que yo fuera totalmente ignorante de algún aspecto de la Segunda Guerra Mundial (y me apresuro a decir que no lo creo). Pero ser acusado de deliberadamente manipular y distorsionar y mal traducir es perverso...”.

Elaborando, Irving argumentó que él no era un especialista en el holocausto —"no he escrito ningún libro o documento, y solo hablo acerca de eso cuando me preguntan" — y procedió a argumentar que el juicio debería ser solo acerca de si Irving cometió o no los actos y con la intención que se aducian: “Para justificar sus alegaciones de manipulación y distorsión, no será suficiente que la profesora Lipstadt demuestre, si es que puede, que mal representé lo que sucedió, pero lo siguiente: que yo sabia lo que había sucedido y que yo, perversa y deliberadamente, por cualquier propósito, lo representé diferentemente a lo que yo sabia había sucedido. (...). Eso es lo que manipulación y distorsión significa y la otra cosa, a pesar de ser fundamental, la historia de lo que actualmente sucedió, no viene al caso. En efecto, esta investigación no debería salir de las cuatro paredes de mi estudio: debería mirar a los papeles que estaban frente de mi -y no frente a algún otros estudiante o investigador, magnánimamente financiado- y al manuscrito que entonces produje, en la base de mis propios y limitados recursos.”.[44]

Irving avanzó a alegar que él se consideraba el centro u objeto de una campaña inimica internacional: “Lo que me obliga a hacer esas grandes generalizaciones en mi alegato inicial es que mantendré que los acusados no actuaron solos en su determinación a destruir mi carrera y vandalizar mi reputación como historiador. Fueron parte de una empresa intencional organizada para lograr precisamente eso. He visto los documentos. Tengo copias de ellos. Los mostrare a estos Tribunales. Se lo que hicieron y ahora se porqué.”

A partir de lo anterior, Irving agregó que a consecuencia de las acciones de los acusados, él había sufrido un grave daño financiero: ”Por virtud de la acción de los acusados, y esos que la financian y guían su mano, he visto, desde 1996, un editor temeroso tras otro alejarse de mi, rehusando re imprimir mis trabajos, rehusando aceptar mis nuevas comisiones y darme la espalda cuando me aproximo”.

Irving llamó a testificar al norteamericano Kevin B MacDonald -un psicólogo evolucionista- como experto en la supuesta campaña. MacDonald -explicando su participación- dice que él estaba preocupado dado que “el asunto no era realmente central al caso de Irving y que mi pretendida calidad de experto sobre el Judaísmo era irrelevante” pero que aceptó testificar cuando se hizo claro el papel que Lipstadt había jugado en la retracción de publicar por la editora St Martin: “El reclamo de Irving va mas halla de una simple calumnia en su contra a la aserción de una campaña organizada de supresión. La teoría evolutiva no entró en mi testimonio (oral) y solo entró en mi testimonio escrito a la corte de manera general, en que veo las relaciones entre judíos y gentiles como ejemplos de competición entre grupos”.[45]

Muchos de los argumentos de Irving se basaron en el libro "Why Did de Heavens Not Darken" — de Arno J Mayer. En esa obra Mayer sugiere, de acuerdo a Irving, que la mayoría de las muertes en Auschwitz habrían sido debida a enfermedades a diferencia de asesinato en masa intencional.[46] [47] Irving hizo hincapié que el norteamericano Mayer es tanto un marxista como alguien que, bajo las leyes nazis, habría sido considerado judío.

Defensa[editar]

La defensa argumentó "justificación", es decir, que es el caso que Irving —especialista o no— ofreció una interpretación antojadiza y perversa de los hechos históricos. Para eso el caso por la defensa se centró en demostrar tres elementos: A) Dada la información disponible —incluso para Irving— acerca del Holocausto, no es posible interpretarla como no habiendo sucedido. B) Irving ha deliberadamente distorsionado información en sus libros sobre historia. C) Irving se ha asociado libre y conscientemente con grupos extremos de tal forma que ha dañado su propia reputación.

La defensa llamó a testimoniar varios expertos: Richard J Evans, profesor de Historia moderna en la Universidad de Cambridge, Charles Browning, historiador norteamericano del Holocausto, Hajo Funk, profesor de Política y Cultura alemán, Peter Longerich, historiador alemán y Robert Jan van Pelt, experto holandés en arquitectura.

Van Pelt presentó un informe[48] testificando que los campos de la muerte habían sido diseñados, construidos y usados para el propósito del asesinato en masa. En ese informe van Pelt analiza y describe como Irving no solo tuvo acceso a —de hecho, descubrió algunos de— los documentos y hechos relevantes al holocausto pero distorsionó, antojadizamente mal interpreto y suprimió alguna de esa información a fin de apoyar lo que Irving mismo llamó —en un fax a su colega negacionista Faurisson— “nuestros verdaderos argumentos”.[49] Eso demostró que era falsa la contención de Irving, de haber llegado legítimamente a conclusiones —erróneas o no— a partir de los pocos documentos de que disponía.

Van Pelt se refirió también a la obra de Mayer, notando que ese autor no niega ni la existencia de cámaras de gases ni el holocausto y propone que Mayer simplemente se equivocó, llegando a conclusiones infundadas e insostenibles, cuando sugiere que la mayoría de las muertes se debieron a “causas naturales” a diferencia de "causas intencionales".[50] Van Pelt procedió a demostrar como Irving no solo "leyó selectivamente" la obra de Mayer, pero la distorsionó (op. cit, p 628).

Browning testificó acerca de la realidad del holocausto, Hajo Funke acerca de los lazos de Irving con los neo nazis en Alemania[51] mientras Longerich lo hizo acerca del papel central que Hitler jugó en la creación de una política intencional de persecución y exterminio de judíos,[52] datos que seria necesario desechar e ignorar en su totalidad a fin de proponer la tesis de la ignorancia e inocencia de Hitler acerca del resultado de tales políticas y actitudes.

El testimonio de Evans se concentró — en adición a examinar algunas de las conexiones y relaciones de Irving con “bien conocidos negacionistas del holocaust”[53] — a la calidad y métodos de trabajo de Irving. Evans provee una lista minuciosa -cubriendo la totalidad de la obra de Irving- de omisiones, distorsiones e interpretaciones sin justificación que llevan Evans a la conclusión que:

” Ninguno de los libros, discursos o artículos (de Irving), ni un paragrafo ni una sentencia en cualquiera de ellos, puede ser tomada sin recelo como una representación fiel de su sujeto histórico. Todos ellos carecen completamente de valor como historia, dado que no se puede confiar que Irving de en ninguna parte, en ninguno de ellos, una versión confiable de lo que está hablando o escribiendo... si entendemos por historiador alguien que está interesado en descubrir la verdad acerca del pasado y en dar una representación tan aproximada a los hechos como sea posible, entonces Irving no es un historiador”[54]

Entre los numerosos ejemplos que Evans ofrece de esas distorsiones de documentos se encuentra la siguiente[55] —utilizada por Irving para tratar de sustentar la tesis de la inocencia e ignorancia de Hitler con respecto al holocausto: “Escribiendo un estudio confidencial en su celda en la prisión de Nuremberg, Ribbentrop también lo exoneró completamente. “No se como se llegó a la la destrucción de los judíos. No se si fue Himmler quien lo comenzó o si Hitler lo toleró. Pero me niego a creer que él lo ordenó, porque tal acto seria totalmente incompatible con la imagen que siempre tuve de él” (Nota al pie de Hitler's War, p 851 de la edición de 1977).

Evans señala que la cita completa es[56] “Indudablemente el Führer vio el judaísmo mundial, acerca de cuya (existencia como) organización estaba convencido, mas y más a través de los años como los verdaderos originadores de esta guerra. Uno puede ver esto en sus discursos, a pesar que, conociendo mis opiniones al respecto, él no me habló (al respecto). No se como se llegó a la destrucción de los judíos. No se si fue Himmler quien lo comenzó o si Hitler lo toleró. Pero me niego a creer que él lo ordenó, porque tal acto seria totalmente incompatible con la imagen que siempre tuve de él. Adolfo Hitler, que no comía carne porque no quería que se mataran animales, en quien los niños tenían tanta confianza que todos lo adorábamos, no puede haber tenido la sangre tan fría a ese grado terrible. En la otra mano, juzgando por su testamento [del 29 de abril, 1945], uno debe suponer que por lo menos sabia acerca de ello, si es que no lo ordenó, en su fanatismo contra los judíos.“ (Evans, op, cit, p 430 y sig)

Irving justificó esa “parsimonia” con el argumento que “no quería confundir el público”.

Conclusiones y veredicto del juicio[editar]

Resumen del resultado:[57]

El juez tomo notó que durante el juicio mismo Irving mantuvo su -por ahora tradicional - posiciones equivocas y derivó de ello una conclusión negativa para Irving:[58] (la numeración de los párrafos corresponde a la del sumario efectuado por el juez):

13.152 Fue algo sorprendente que durante el caso Irving hizo, o pareció hacer, concesiones sobre cuestiones clave. Al hacerlo, reconsideró la postura adoptada sobre esos temas antes del juicio. Esas concesiones fueron hechas por Irving en relación al fusilamiento de judíos en el Este; el uso de furgones de gaseamiento en Chelmno y Yugoslavia; el gaseamiento de judíos en los campos de la Acción Reinhard; la existencia y uso genocida de cámaras de gas en Auschwitz; y el Informe Leuchter.

Informe Nro 51 -29 de Diciembre 1942- de Himmler a Hitler acerca de la "Guerra contra grupos criminales" en “sur de Rusia, Ucrania y Białystok” en los meses de Agosto, Septiembre, Octubre y Noviembre de 1942. Incluye datos sobre prisioneros fusilados de inmediato (737) después de interrogación severa (7.828) cómplices y sospechosos (14.257) y "judíos ejecutados" (363.211)

13.153 Así, los Demandados alegan que, habiendo afirmado previamente que el fusilamiento de judíos en el Este en general no era autorizado y era perpetrado por pequeñas bandas de criminales, con un conocimiento parcial de Hitler, pero sin ninguna orden suya, Irving reconoció en el tribunal que quizás 1 millón y medio de judíos fueron asesinados con la autorización de Heydrich y de forma sistemática. Reconoció también que Hitler no sólo sabía del fusilamiento de judíos en el Este, sino que también aprobó su asesinato. Aceptó que Hitler tomó la iniciativa de eliminar a los judíos del Altreich.[59] Las concesiones hechas por Irving en estos asuntos contrastaron enormemente con su planteamiento del caso antes del juicio.

13. 154 En una etapa posterior del juicio, sin embargo, Irving se retractó, al menos en parte, de las concesiones que había hecho. Rechazó parcialmente su aceptación de la responsabilidad de Hitler en los fusilamientos. En una declaración escrita Irving argumentó que el tratamiento de los judíos deportados sugería una falta de sistema y coordinación y que no había pruebas claras y contundentes del conocimiento por parte de Hitler del asesinato masivo en el Este de judíos europeos. Irving afirmó que había adoptado la postura anterior al juicio de que el asesinato de judíos en el Este había sido en su mayor parte sistemático y que la mayor parte se había perpetrado cumpliendo órdenes. Dijo que no había un cambio de postura significativo por su parte. Pero considero que Irving cambió de postura significativamente durante el juicio, en especial en la cuestión de la autorización de Hitler de los asesinatos.

13.159 ¿Cuál es la importancia de estos cambios en la postura de Irving en relación a la cuestión de la que me estoy ocupando ahora, los motivos de Irving? Considero que los Demandados pueden justificadamente decir que la disposición de Irving a renunciar a puntos de vista que había adoptado en lo que ha escrito o dicho sobre aspectos importantes del Holocausto demuestra su disposición a hacer afirmaciones sobre la era nazi que, como ha de reconocer, no concuerdan con las pruebas disponibles. También considero que tiene fundamento la alegación de los Demandados de que el que Irving se retractara de algunas de sus concesiones, hechas cuando se tuvo que enfrentar a las pruebas de los Demandados, demuestran una disposición a adherirse a su versión preferida de la Historia, incluso aunque no esté apoyada por pruebas.

En la otra mano, el juez rechazó la sugerencia de Evans acerca de la extensión de la falta de confiabilidad de Irving como "demasiado radical", pero aceptó el tenor general de la misma:

13.29 Desde mi punto de vista, analizar el contexto obliga a un historiador objetivo a tener en cuenta cuestiones como el historial de antisemitismo de Hitler; la importancia en la ideología nazi del logro de la pureza racial; los ataques a judíos y sus propiedades antes del estallido de la guerra; la política de deportación de judíos y el programa sistemático, aprobado por Hitler, de fusilamiento de judíos en el Este. Considerando esto, concluyo que la mayoría, si no todas, de las declaraciones de Hitler presentadas por los Demandados tienen las connotaciones siniestras que ellos les dan. Por poner un ejemplo, cuando Frank dijo el 16 de diciembre de 1941 que en Berlín le habían dicho "liquiden [a los judíos] ustedes mismos", concluyo que las pruebas demuestran claramente que estaba hablando de lo que Hitler había dicho a los Gauleiter el 12 de diciembre y que Hitler había dado órdenes de liquidar a los judíos. Eso es después de todo lo que las pruebas sugieren que ocurrió en una escala cada vez mayor en los siguientes meses. La alegación de Irving de que Frank le estaba diciendo a su público lo que le había dicho a las autoridades de Berlín (y no a la inversa) me parece totalmente insostenible.

13.30 Como he dejado registrado en los párrafos 5.137 y 5.138, Irving presentó otra "cadena de documentos" para demostrar su alegación de que la actitud de Hitler hacia la cuestión judía era la de simpatizar con ellos y protegerlos. Acepto que en algunos casos, en particular en los primeros años, Hitler intervino en favor de los judíos (normalmente individuos o grupos identificados). Reconozco también (como ya he dicho) que hasta 1941 Hitler favoreció la deportación de judíos. Pero destaco que pocos documentos de esta cadena son de después de otoño de 1941. Los que lo son, son como mínimo equívocos. Me parece retorcido interpretar que la comprometedora carta de Himmler a Berger del 28 de julio de 1942 se refiere a deportación. La consideración objetiva de ese documento sugiere claramente que la responsabilidad que según Himmler le había confiado Hitler era la puesta en práctica de la política de exterminio de judíos. Acepto la conclusión de Evans, que la cadena de documentos sirve de poco para justificar o excusar la forma que tiene Irving de plantear los puntos de vista de Hitler sobre la cuestión judía.

13.31 Concluyo que los Demandados han demostrado su alegación, que Irving ha tergiversado seriamente los puntos de vista de Hitler sobre la cuestión judía. Lo ha hecho en algunos casos malinterpretando y traduciendo incorrectamente documentos, y en otros omitiendo documentos o parte de ellos. Como resultado, el cuadro que muestra a sus lectores sobre Hitler y su actitud hacia los judíos no concuerda con las pruebas.

Adicionalmente el juez encontró que no todas las afirmaciones de Lipstad acerca de Irving habían sido probadas en los tribunales. En sus palabras: no se demostró que Irving "fue invitado a hablar en una conferencia antisionista en Suecia en 1992, a la que también iban a acudir varios representantes de organizaciones terroristas como Hezbolá y Hamás. Y tampoco trataron de justificar la afirmación de Lipstadt de que Irving tiene un autorretrato de Hitler colgado en su despacho."

Consecuentemente: "La cuestión que tengo que preguntarme es si la consecuencia del fracaso de los Demandados al probar la verdad de estas cuestiones es que la defensa por justificación fracasa por completo.":

13.167 La respuesta a esa pregunta requiere que decida si (estoy parafraseando la sección 5 de la Ley de Difamación de 1952) el fracaso de los Demandados al probar la verdad de esas acusaciones hiere materialmente la reputación de Irving, a la vista del hecho de que se ha demostrado que las otras acusaciones difamatorias hechas contra él están justificadas. Los acusaciones que he concluido que son sustancialmente verdad incluyen las acusaciones de que Irving, debido a razones ideológicas, ha tergiversado y manipulado persistente y deliberadamente pruebas históricas; que por las mismas razones ha dado una imagen incondicionalmente favorable de Hitler, principalmente en relación a su actitud hacia los judíos y su responsabilidad en el trato que recibieron; que es un activo negador del Holocausto; que es un antisemita y una racista y que está vinculado a extremistas de derecha que promueven el neonazismo. Considero que las acusaciones contra Irving que han sido probadas como ciertas son de suficiente gravedad como para que esté claro que el fracaso al probar la verdad de las cuestiones expuestas en el párrafo 13.165 no tiene un efecto material sobre la reputación de Irving.
13.168 Por tanto, la defensa por justificación es válida.

y

14.1 Se sentencia a favor de los Demandados.[60]

Consecuencias[editar]

El resultado del juicio fue devastador para la reputación de Irving y la credibilidad de sus sugerencias. En las palabras de John Keegan -historiador militar, en un artículo en The Daily Telegraph, abril del 2000-: “Esta es la parte del resultado que va a herir. El Sr Irving, quizás porque dejó la Universidad de Londres sin obtener un grado académico, esta agudamente interesado en ser reconocido por otros como un historiador académico. No es suficiente para él recibir elogios de profesores acerca de su habilidad en descubrir documentos perdidos o en encontrar olvidados supervivientes de los tribunales de Hitler. Esas son las cosas que periodistas hacen. Él desea ser alabado por sus notas, por su exégesis, por sus bibliografías, por lo que los historiadores llaman “el entramado”.[61]

Incluso MacDonald, el testigo por la acusación, y quien declara que ya había estado preocupado con el testimonio de Evans, pero había aceptado la afirmación de Irving que él podía demolerlo en la corte, concluye: “Como resultado, sentí que él (Irving) estaba jugando de acuerdo a las reglas académicas. Sin embargo, el juez claramente estuvo de acuerdo con Evans que Irving realmente se había envuelto en malas practicas (malfeasance) académicas, y no tengo razón para dudar, en esa materia, su juicio”.[62]

Otros historiadores son menos circunspectos. Considerando la falla de Irving de aceptar o tomar en cuenta no solo la totalidad de la evidencias pero las tentativas de justificar tal posición, J.R. Dunn — ex editor de la Enciclopedia Militar Internacional— observa: "Consideró Irving esos puntos, en algún momento, antes de avanzar sus conclusiones? El récord no lo muestra, a pesar que él tenia que saber que tal evidencia existía y lo que debe significar. Si ese es el caso, él mintió. Mintió acerca de lo que sabia. Mintió acerca de los hechos. Mintió acerca de las implicaciones de esos hechos.".[63] Por su parte, Eugene Holman acusa a Irvnig de incompetencia y deshonestidad[64]

Irving no solo perdió el caso, pero adicionalmente debió pagar los costes del mismo, estimados en 2 millones de libras esterlinas[65] (sobre tres millones de dólares de la época[66] ). Al no poder hacer ese pago, fue forzado -en 2002- a declararse en bancarrota[67]

Con posterioridad -en Septiembre del 2004- el gobierno de Nueva Zelandia anunció que no se permitiría que Irving ingresara a ese país, adonde había sido invitado a dar una serie de discursos.

Eso se sumó a la prohibición de entrar a Alemania, Italia y Canada, aparte de la dificultad practica de ingresar a Francia -país en el cual hay una orden de arresto pendiente por infringimiento de la Ley Gayssot y Austria, donde había una orden de arresto -desde 1989- por infracción al Verbotsgesetz (Estatuto de Prohibición) por negar la existencia de cámaras de gas y el holocausto.

Sin embargo, y con posterioridad a varias tentativas frustradas de ingresar a tanto a Nueva Zelandia como Canada, Irving decidió viajar a Austria, donde fue arrestado en Noviembre del 2005. Irving se declaró culpable de “trivializar, minimizar y negar el holocausto”, siendo condenado a tres años de cárcel,[68] de los cuales cumplió uno, siendo liberado — en diciembre de 2006 — y expulsado de Austria con prohibición de volver al país.[69]

En su vuelta a Inglaterra, Irving declaró que “no sentía ninguna necesidad adicional de disculparse" por sus opiniones.[70]

Obras citadas[editar]

  • Evans, Richard J. (2001). Lying About Hitler: History, Holocaust, and the David Irving Trial. New York: Basic Books. ISBN 0465021522. 
  • D. D. Guttenplan (2001). The Holocaust on Trial. New York: W. W. Norton & Company. ISBN 0393020444.  Texto «Guttenplan, D. D.» ignorado (ayuda)
  • Harris, Robert (1986). Selling Hitler: The Story of the Hitler Diaries. London: Faber and Faber. ISBN 0571147267. 
  • Lipstadt, Deborah (1993). Denying the Holocaust. New York: Free Press. ISBN 0029192358.  Texto «Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory» ignorado (ayuda)
  • Lipstadt, Deborah (2005). History on Trial: My Day in Court with David Irving. New York: Ecco Press. ISBN 0060593768. 
  • Ron Rosenbaum (1999). Explaining Hitler: The Search for the Origins of His Evil (1st Harper Perennial edición). New York: Harper Perennial. ISBN 0679431519.  Texto «Rosenbaum, Ron» ignorado (ayuda); Texto «Explaining Hitler» ignorado (ayuda)
  • Van Pelt, Robert J. (2002). The Case for Auschwitz: Evidence from the Irving Trial. Bloomington, IN: Indiana University Press. ISBN 0253340160. 

Obras en linea[editar]

  • Anti Defamation League (ADL). «David Irving: Profile» (en inglés). Consultado el 4 de octubre de 2010.

Notas y referencias[editar]

  1. Guttenplan, 2001, pp. 56–57
  2. Guttenplan, 2001, pp. 56–57.
  3. http://www.guardian.co.uk/Guardian/uk/2000/apr/16/irving.theobserver1 David Irving v The Observer]
  4. Van Pelt, 2002, pp. 22–23.
  5. Craig, 1982, p. 72.
  6. Leuchter declaró bajo juramento que él era un ingeniero que era "consultado" por los oficiales a cargo de ejecuciones en dos estados en EE. UU.. Esos oficiales negaron esa relación. Adicionalmente Leuchter declaró haber construido una cámara de gas para el estado de Misuri. Ese estado carece de tal facilidad. En el juicio mismo Leuchter reconoció que carece de calificaciones como ingeniero, y frente a otro tribunal aceptó que el "no es ni ha sido un ingeniero profesional". —para todo eso, ver: Leuchter's "credibility," or rather, his lack of same.
  7. a b Lipstadt, 1993, p. 161.
  8. Leuchter: EL INFORME LEUCHTER
  9. Errol Morris: Mr. Death The Rise and Fall of Fred A. Leuchter, Jr. [12 Mayo, 1999] transcripción de documento.
  10. a b c Lipstadt, 1993, p. 179.
  11. The 'False News' Trial of Ernst Zündel — 1988: David Irving
  12. a b Van Pelt, 2002, p. 48.
  13. Stern, p. 32.
  14. a b c Lipstadt, 1993, p. 180.
  15. Brinks, Jan Hermann Children of a New Fatherland, London: I.B. Tauris, 2000 p. 107.
  16. a b c Van Pelt, 2002, p. 55.
  17. a b Rosenbaum, 1999, p. 222.
  18. a b c d e Van Pelt, 2002, p. 57.
  19. Stern, p. 33.
  20. Para una introducción a este aspecto ver: The Leuchter Report: Disparities in Hydrocyanic Compound Levels Ver también TECHNICAL ASPECTS OF THE HOLOCAUST: Cyanide, Zyklon-B, and Mass Murder (parte I, punto D, parte II puntos A, C)y las citas siguientes
  21. Borkin, Joseph. The Crime and Punishment of I.G. Farbin. London & New York: Collier Macmillan Publishers (London) and The Free Press, a division of Macmillan Publishing, 1978.
  22. "Cyanide Toxicity". Agency for Toxic Substances and Disease Registry, U.S. Dept of Health and Human Services. in American Family Physician, Vol. 48, no 1, July 1993.
  23. El Honorable Juez Gray (11 de abril del 2000): XIII: Conclusiones, párrafo 13.158
  24. Irving: perfil (en ADL),.
  25. «David Irving:Propagandists' Poster Boy». Anti-Defamation League (2001). Consultado el 17-12-2008.
  26. Shermer y Grobman, 2002, p. 51.
  27. Rosenbaum, 1999, p. 233.
  28. a b Van Pelt, 2002, p. 56.
  29. Shermer y Grobman, 2002, p. 50.
  30. Taylor, Matthew. "Discredited Irving plans comeback tour." Guardian Unlimited. 29 September 2007. 15 January 2008.
  31. JC Reporters, David Irving: Call me a denier and I'll sue the JC, The Jewish Chronicle, 2007-11-18, Retrieved on 2007-12-24.
  32. Guttenplan, 2001, p. 55.
  33. Guttenplan, 2001, p. 131.
  34. Gray, Charles. «Holocaust Denial on Trial, Trial Judgment: Electronic Edition». Consultado el 7 de mayo de 2010.
  35. Guttenplan, 2001, p. 132.
  36. Guttenplan, 2001, p. 56.
  37. Guttenplan, 2001, pp. 56–57.
  38. Guttenplan, 2001, pp. 56–57
  39. DJC Irving - v - Penguin Books Ltd and Deborah Lipstadt
  40. Evans, 2001, p. 27.
  41. Sereny, Gitta "Spin Time for Hitler" p. 1 from The Observer, 21 April 1996
  42. por ejemplo: David Irving: What, Us? An International Conspiracy? (Action report Nro 10- 5 de julio de 1996)
  43. David Irving; The Global Vendetta waged against Mr Irving by the enemies of Free Speech.
  44. David Irving: A British Historian Defends His Livelihood and Honor
  45. Kevin B MacDonald: My Decision to Testify for Irving
  46. Guttenplan, 2001, p. 167.
  47. Esa interpretación es controversial. Mayer se refiere al holocausto como "judeocidio" pero lo percibe como una expresión de anti comunismo. De acuerdo a Mayer, los nazis no tenían originalmente un programa activo de genocidio contra las "razas inferiores", pero estaban envueltos en una "cruzada" contra el "judeo-marxismo". Hitler se habría decidido en esa política de "judeocidio" en 1941 como consecuencia de su falla de conquistar Moscú. Si bien es posible alegar que la intención original de los nazis en relación a los judíos y otra "razas inferiores" era segregarlas mas alla de los Urales donde, tratadas como esclavos, segregados por sexos y desprovistos de acceso a medicinas, etc, eventualmente "se extinguirían", no es menos correcto notar, primero, que esa política implicaba conscientemente la "desaparición" de esas "razas" — lo que levanta la cuestión de como llamar ese resultado sino genocidio — y que, segundo, tal intención original de ninguna manera evita la introducción posterior de un programa directo de exterminio. Ver, por ejemplo: Wegner, Bernd From Peace to War: Germany, Soviet Russia, and the World, 1939-1941, Oxford: Berghahn Books, 1997 page 255. Para una visión mas general sobre Mayer, ver Peter Baldwin: “The Histoikerstreit In Context” en Reworking The Past; editado por Peter Baldiwn, Boston: Beacon Press, 1990 pp 25-26
  48. Robert Jan van Pelt: The Van Pelt Report: Electronic Edition
  49. Van Pelt: the Van Pelt Report: XI Irving Adrift (1993 -1998), cita 1016)
  50. Van Pelt: Report, p 591
  51. Hajo Funke: David Irving, Holocaust Denial, and his Connections to Right Wing Extremists and Neo-National Socialism (Neo-Nazism) in Germany: Electronic Edition
  52. Heinz Peter Longerich: Hitler's Role in the Persecution of the Jews by the Nazi Regime: Electronic Version
  53. Defense documents: David Irving's Right Wing Extremism
  54. Richard J. Evans: David Irving, Hitler and Holocaust Denial: Electronic Edition General Conclusion, punto 6.22
  55. Richard J. Evans: David Irving, Hitler and Holocaust Denial: Electronic Edition (Introduction)
  56. Doc. 116: Extracto de un manuscrito sin fecha por Joachim von Ribbentrop, acerca de la personalidad de Hitler: "Zweifellos sah der Führer im Weltjudentum, von desssen Organisation er überzeugt war, in den letzen Jahren mehr und mehr die eigentlichen Urheber dieses Krieges. Man sah dies aus seinen Reden, obwohl er mit mir - meine Auffassung über dieses Thema kennend - nicht sprach. Wie es zu den Judenvernichtung gekommen ist, weiss ich nicht. Ob Himmler dies begonnen hat oder Hitler dies gedult hat, weiss ich nicht. Dass er es angeordnet hat, kann ich nicht glauben, denn eine solche Handlungsweise würde so gar nicht zu dem Bilde passen, das ich immer von ihm hatte. Adolf Hitler, der kein Fleisch ass, weil er nicht wollte, dass man Tiere töten sollte, zu dem Kinder ein solches Zutrauen hatte, den wir alle vergötterten, kann doch nicht kalten Blutes eine so furchtbare Order gegeben haben. Anderseits lässt sein Testament [vom 29. April 1945] den Schluss zu, dass er es zumindest gewusst, wenn nicht gar in seinem Fanatismus gegen die Juden angeordnet hat."
  57. El Honorable Juez Gray (11 de abril del 2000): XIII: Conclusiones
  58. El Honorable Juez Gray (11 de abril del 2000): XIII: Conclusiones
  59. Nombre usado por los nazis para referirse a Alemania propiamente tal. El nombre no incluye a Austria ("Ostmark) o los territorios anexados de Polonia y Checoslovaquia (el Generalgouvernement o Gobierno General) etc. Junto con todos esos, el Altreich formaba el "Drittes Reich" (Tercer Reich) o Deutsches Reich (Reino Alemán)
  60. El Honorable Juez Gray (11 de abril del 2000): XIV: Veredicto
  61. John Keegan, citado por MacDonald, en My Decision to Testify for Irving
  62. Kevin MacDonald: My Decision to Testify for Irving
  63. J.R. Dunn: David Irving Jailed in Austria for Holocaust Denial
  64. Eugene Holman: David Irving: a study in incompetencia and dishonesty
  65. BBC: Irving defiant over libel defeat BBC April 12, 2000
  66. Pagina12: EL FILONAZI DAVID IRVING DEBERA PAGAR MAS DE 3 MILLONES DE DOLARES
  67. BBC: Holocaust denier bankrupt
  68. 20 minutos El historiador David Irving es condenado a tres años de cárcel por negar el Holocausto
  69. «Convicted Holocaust Denier Irving Expelled from Austria | Europe | Deutsche Welle | 22.12.2006». Dw-world.de. Consultado el 20-09-2009.
  70. Holocaust denier: 'No need to show remorse' en la Wayback Machine (archivado en 2007-enero-16).