Intertextualidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La intertextualidad es la relación que un texto (oral o escrito) mantiene con otros textos (orales o escritos), ya sean contemporáneos o históricos; el conjunto de textos con los que se vincula explícita o implícitamente un texto constituye un tipo especial de contexto, que influye tanto en la producción como en la comprensión del discurso.

Los orígenes del concepto de intertextualidad deben buscarse en la obra del filólogo ruso M. Bajtín, quien durante el segundo tercio del siglo XX publicó una serie de trabajos sobre teoría de la literatura que en la Europa occidental no fueron conocidos hasta años después de su aparición. En ellos reflexiona sobre el carácter dialógico que tiene todo discurso; según defiende, todo emisor ha sido antes receptor de otros muchos textos, que tiene en su memoria en el momento de producir su texto, de modo que este último se basa en otros textos anteriores. Con ellos, establece un diálogo, por lo que en un discurso no se deja oír únicamente la voz del emisor, sino que convive una pluralidad de voces superpuestas que entablan un diálogo entre sí, de tal forma que los enunciados dependen unos de otros. Como ejemplos de esta dependencia mutua entre enunciados trae a colación fenómenos como la cita, el diálogo interior, la parodia o la ironía, que suponen que en el discurso aparezca una voz distinta de la del emisor. Esta teoría del discurso dialógico fue objeto de reflexión por parte de un círculo de pensadores franceses a principios de los años 70, que difundieron el concepto fuera de las fronteras de la Unión Soviética; entre ellos se cuenta J. Kristeva, una estudiosa búlgara afincada en París, que fue quien acuñó el término de intertextualidad en el año 1969.

Bajtín: Origen del concepto[editar]

El germen del concepto de intertextualidad lo hallamos en la teoría literaria de Mijaíl Bajtín, formulada en los años treinta del siglo XX, la cual concibe la novela, en particular las de François Rabelais, Jonathan Swift y Fiódor Dostoyevski, como polifonías textuales donde establece relaciones dialógicas esenciales con ideas ajenas. En el caso de la novela, que es el que le ocupa, el escritor sabe que el mundo está saturado de palabras ajenas, en medio de las cuales él se orienta.

Origen del término y evolución del concepto[editar]

En 1967, Julia Kristeva publicó un influyente artículo (Bajtín, la palabra, el diálogo y la novela) que pretendía acercar las nociones bajtinianas sobre el dialogismo literario al ambiente académico francés y combinarlas con la semiótica de Ferdinand de Saussure. En ese trabajo, acuñó el término intertextualidad, que introduce por primera vez en este pasaje:

... un descubrimiento que Bajtín es el primero en introducir en la teoría literaria: todo texto se construye como un mosaico de citas, todo texto es absorción y transformación de otro texto. En el lugar de la noción de intersubjetividad se instala la de intertextualidad, y el lenguaje se lee, por lo menos, como doble

Kristeva.Bajtín, la palabra, el diálogo y la novela[1]

Según Kristeva la intertextualidad remplaza a la intersubjetividad porque el significado de un texto no se transfiere de escritor a lector, sino que es mediado por una serie de códigos que involucran otros textos.

Sin embargo, la recepción del nuevo término fue variada y abrió el camino a definiciones y visiones alternativas. Michel Riffaterre considera la intertextualidad como la percepción por parte del lector de la relación entre una obra y otras que la preceden. Lucien Dällenbach, por su parte, citando trabajos de Jean Ricardou, propone establecer la diferencia entre una intertextualidad general o entre varios autores, una intertextualidad restringida entre los textos de un solo autor, y una intertextualidad autárquica de un texto consigo mismo. Conceptos afines serían la diseminación y el injerto de Derrida, los cinco tipos de transtextualidad de Gérard Genette, la influencia de Harold Bloom, etcétera. Por otra parte, pronto se ha visto la utilidad y pertinencia de la aplicación del concepto a otros dominios semióticos, en primera instancia a la semiótica estética (Jan Mukařovský, Yuri Lotman, Ernst Gombrich, Schapiro), y más tarde a toda la semiótica de la comunicación de masas (Umberto Eco, Lamberto Pignotti, el propio Roland Barthes). Cesare Segre ha llamado a la relación de un texto literario o que utiliza el lenguaje humano de la palabra con otros lenguajes humanos de naturaleza artística interdiscursividad, ya que no sólo hay textos - y por lo tanto intertextos- escritos, sino que en el contexto más amplio de la semiología existe también transtextualidad y la textualidad se hace coextensiva a toda la trama comunicativa humana; a este tipo de relación Heinrich F. Plett prefiere denominarla más bien intermedialidad.

Definición restrictiva de Genette[editar]

En su forma más restrictiva, tal como la fórmula el narratólogo estructuralista Gérard Genette en su obra Palimpsestos. La literatura en segundo grado, la intertextualidad es una modalidad o tipo de la transtextualidad, y se trata de

una relación de copresencia entre dos o más textos, es decir, eidéticamente y frecuentemente, como la presencia efectiva de un texto en otro. Su forma más explícita y literal es la práctica tradicional de la cita (con comillas, con o sin referencia precisa); en una forma menos explícita y menos canónica, el plagio, que es una copia no declarada pero literal; la alusión, es decir, un enunciado cuya plena comprensión supone la percepción de su relación con otro enunciado al que remite necesariamente tal o cual de sus inflexiones, no perceptible de otro modo.

Gérard Genette, Palimpsestos: La literatura en segundo grado.[2]

De este modo, se entiende que las relaciones intertextuales dentro de la teoría de Genette están restringidas a la referencia explícita y/o literal de un texto a un texto anterior. En particular.

La cita es un procedimiento explícito y literal de referencia: el texto anterior está presente con sus palabras originales y se indica su procedencia.
El plagio es una referencia literal pero no explícita: las palabras de la obra anterior aparecen en la presente, pero no se menciona cuál es tal obra anterior.
La alusión es explícita pero no es literal: el texto anterior es mencionado, pero ninguna de sus palabras es reproducida.

Cita[editar]

Siempre me había imaginado que la historia de mi vida, cuando la escribiera, empezaría con una magnífica primera línea: algo lírico como "Lolita, luz de mi vida. Fuego de mis entrañas" de Nabokov; o si no hubiera podido hacerlo lírico, entonces algo dramático como "Todas las familias felices son parecidas, pero las infelices lo son cada una a su manera", de Tolstoi. La gente recuerda esas palabras aún cuando han olvidado todo lo demás respecto a los libros.

Sam Savage, Firmin.

Las primeras líneas de la novela Firmin (2006) recurren explícitamente a citar las obras Lolita y Ana Karenina. La relación intertextual, en este caso, es evidente. La forma en la que el narrador de Firmin busca establecer correspondencias entre su texto y esas otras obras canónicas, por medio de la cita, hace que las posibles significaciones de los textos anteriores se tomen en cuenta para la recepción e interpretación de la obra más reciente.

Plagio[editar]

She had left her window open. She could, perhaps, climb the apple tree and scramble into her own bedroom at last and slam down the window on the deserts of vast eternity outside.

Angela Carter, The Magic Toyshop.

En este fragmento de la novela The Magic Toyshop (1967), Angela Carter recurre al “plagio” para establecer una relación intertextual con el extenso poema metafísico “To His Coy Mistress” (ca. 1659), que en una de sus secciones dice:

But at my back I always hear
Time’s winged chariot hurrying near;
And yonder all before us lie
Deserts of vast eternity.

Andrew Marvell "To His Coy Mistress"

La autora de la novela no explica la referencia al poema, ni explicita la presencia de éste en su narración, por lo que el plagio sólo se hace evidente para los lectores familiarizados con los versos de Marvell Así, una vez que la relación se establece, las resonancias de “To His Coy Mistress” entran en diálogo con el contenido de The Magic Toyshop para dar una posible complejidad mayor al texto que se vale del otro para construirse.

Alusión[editar]

Si realmente quieren saber sobre lo que voy a contarles, lo primero que probablemente querrían saber es dónde nací, como fue mi miserable infancia, y a qué se dedicaban mis padres antes de tenerme, y toda esa basura a lo David Copperfield, pero, para ser sincero, no tengo ganas de meterme en eso.

J.D. Salinger, The Catcher in the Rye

Estas líneas corresponden al inicio de la novela The Catcher in the Rye, de 1951. En ellas, el protagonista Holden Caulfield no reproduce las palabras de otra obra (como sucede en la cita o el plagio), sino que sólo menciona al David Copperfield, protagonista de la novela homónima de Charles Dickens, para establecer un contacto. El motivo de esta relación intertextual de alusión es distanciarse de esta obra previa, con la que guarda algunas semejanzas. En ambas obras el protagonista es narrador en primera persona y se trata de un chico que atraviesa una infancia y adolescencia difíciles.

En este caso la alusión se produce por la mención literal del nombre, aunque también puede haber alusiones más sutiles que dependen de que el lector tenga un conocimiento previo de otra obra aludida.

Referencias[editar]

  1. Desiderio Navarro (ed.) Intertextualité... p. 3
  2. Genette, Gérard (1989). Palimpsestos: la literatura en segundo grado. Taurus. p. 10.

Bibliografía[editar]

  • Allen, Graham. Intertextualidad. London: Routledge, 2000.
  • Mijaíl Bajtín, (1986): Problemas de la poética de Dostoievski. México: F.C.E.
  • Mijail Bajtín, (1989): Teoría y estética de la novela . Madrid: Taurus.
  • Roland Barthes (1987): Mitologías. México: Siglo XXI.
  • Roland Barthes (1988): "La muerte del autor" (1968) y "De la obra al texto" (1971), en El susurro del lenguaje. Más allá de la palabra y de la escritura. Barcelona: Paidós, págs. 65-71 y 73-82.
  • Beristain, Helena. Alusión, Referencialidad, Intertextualidad. Universidad Nacional Autónoma de México, 2006.
  • Carter, Angela. The Magic Toyshop. USA: Penguin Books.
  • Jacques Derrida, (1975): La diseminación. Madrid: Fundamentos.
  • Umberto Eco (1968): Apocalípticos e integrados. Barcelona: Lumen (12ª, 1999).
  • Umberto Eco (1981): Lector in fabula. Barcelona: Lumen.
  • Umberto Eco (1989): La estructura ausente. Barcelona: Lumen.
  • Umberto Eco (2002): Sobre literatura. Barcelona: R que R.
  • Gérard Genette (1989): Palimpsestos. La literatura en segundo grado. Madrid: Taurus.
  • Julia Kristeva (1978): Semiótica 1 y 2. Madrid: Fundamentos.
  • Yuri M. Lotman (1978): Estructura del texto artístico. Madrid: Istmo.
  • Yuri M. Lotman (1996): La semiosfera I. Semiótica de la cultura y del texto. Madrid: Cátedra.
  • Yuri M. Lotman y Escuela de Tartu (1979): Semiótica de la cultura. Madrid: Cátedra.
  • Dediderio Navarro (ed.) (1997) Intertextualité. Francia en el origen de un término y el desarrollo de un concepto. UNEAC. La Habana.
  • Lamberto Pignotti (1987): Figure scritture. Su certi segni delle arti e dei mass-media. Udine: Campanotto.
  • Heinrich F. Plett (ed.) (1991): Intertextuality. Berlín-Nueva York: Walter de Gruyter.
  • Francisco Quintana Docio (1990): "Intertextualidad genética y lectura palimpséstica" Castilla 15, págs.169-182.
  • Michael Riffaterre (1983): Sémiotique de la poésie. Paris: Seuil.
  • Raúl Rodríguez y Kiko Mora (2002): Frankenstein y el cirujano plástico: una guía multimedia de semiótica de la publicidad. Alicante: Publicaciones de la Universidad de Alicante.
  • Raúl Rodríguez Ferrándiz (2003): "Publicidad omnívora, publicidad caníbal". I Jornadas de Publicidade e Comunicação, Departamento de Comunicação e Artes de la Universidade da Beira Interior, Covilhã (Portugal), 7 y 8 de noviembre de 2003.
  • Salinger, J.D. (1951) The Catcher in the Rye. Great Britain: Penguin Books.
  • Savage, Sam. (2006) Firmin: Adventures of a Metropolitan Low Life. Canada: Coffee House Press Books.
  • Tzvetan Todorov (1981): Mikhail Bakhtine: le principe dialogique. París: Seuil.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Instituto Cervantes (ed.): «Intertextualidad». Centro Virtual Cervantes. Consultado el 17 de junio de 2013.