Identificación tributaria en la Unión Europea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La identificación tributaria en la Unión Europea fue un proceso fiscal para dar un correcto y fiable registro para efectos administrativo-tributarios en el seno de la Unión Europea, cuando el 1 de enero de 1993 se hizo realidad un espacio único europeo carente de fronteras interiores y cumplir con el Acta Única Europea firmada en Luxemburgo el 17 de febrero de 1986, por la cual a partir del 31 de diciembre de 1992 se garantizará, en el ámbito de la Unión Europea, la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales.

Desarrollo[editar]

Al mismo tiempo que desaparecían las fronteras interiores lo hacía el control que, sobre las mercancías, se efectuaba en las aduanas mediante la comprobación “in situ” de licencias de importación, documentación acreditativa de la carga, etcétera; y sobre todo desaparecía la posibilidad de proceder a la liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido o IVA en el momento en que tales mercancías eran importadas, es decir, en el momento en que entraban en un país determinado, como por ejemplo España. En lo que se refiere a las exportaciones, también desaparecía el control ejercido por la aduana sobre los productos exportados y la posibilidad de certificar que las mercancías o productos habían salido efectivamente de ese territorio con destino al extranjero.

Debido a las diferencias entre los tipos impositivos aplicables en el IVA y a las diferencias en términos económicos de los (en aquel momento) quince Estados miembros, la Comisión fue consciente de que el régimen de tributación en este impuesto que, en general es el de la tributación en origen, no era sostenible para el caso de las operaciones realizadas entre sujetos pasivos del IVA residentes en Estados miembros diferentes. Por ello propuso, y fue aceptada, una modificación (de carácter transitorio, en principio hasta el 31 de diciembre de 1999 pero vigente a principios de 2006) de la Directiva 77/388/CEE del Consejo, de 17 de mayo de 1977. La modificación giró en torno a aquellas operaciones realizadas entre sujetos pasivos del impuesto establecidos en Estados miembros diferentes y consistió en cambiar el criterio general de tributación estableciendo la tributación en destino.

Identificación tributaria a efectos del IVA intracomunitario[editar]

El número de identificación fiscal a efectos del IVA intracomunitario (NIF-IVA) está compuesto, en general, por el número o código de identificación fiscal que corresponda a cada sujeto pasivo del impuesto en virtud de la legislación interna del Estado miembro de residencia, precedido de las letras identificativas de ese país que le correspondan de acuerdo con el código ISO 3166.

Así, por ejemplo, para una empresa española, el Número de Identificación Fiscal a efectos del IVA tiene el formato ESX9999999X = ES + 1 bloque de 9 caracteres (primero y último: letra o dígitos, resto: sólo dígitos)

Obligaciones[editar]

Para poder operar mediante el NIF intracomunitario, no solamente el emisor de la factura tiene que disponer de este identificador tributario, sino que el receptor también. Se puede comprobar que una empresa está inscrita en el censo VIES mediante la web de la AEAT. Una vez realizada esta comprobación, se puede emitir la factura con los datos intracomunitarios de ambas partes. En la casilla del IVA, bastará especificar “0%” y reflejar en la factura la norma legal por la que las operaciones intracomunitarias están exentas de IVA:

“Invoice issued according to COUNCIL DIRECTIVE 2008/8/EC of (date).Subject to VAT reverse charge procedure. Factura emitida en aplicación a la Directiva 2008/8/CE del (fecha)”.

En cualquier caso es importante conservar la documentación de transporte, además de la factura original, para poder probar que la mercancía ha sido enviada al país de destino. En caso contrario, en una inspección de Hacienda podría considerarse que se ha cometido fraude.

Además, las cantidades percibidas a través de estas transacciones deberán figurar en la declaración trimestral del IVA (modelo censal 303), en el resumen anual (modelo censal 390), y también en la declaración recapitulativa anual de las operaciones intracomunitarias (modelo censal 349)[1] .

Enlaces externos[editar]