Hipocrás

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El hipocrás o vino hipocrás era una bebida popular en la Edad Media en toda Europa hasta bien llegado el siglo XVIII. Tenía como principales ingredientes el vino y la miel (empleado como un edulcorante de la bebida, ya que el azúcar era considerado en la cocina medieval como un lujo reservado a muy pocos) y se le añadía algunas especias como nuez moscada, canela, clavo, jengibre, pimienta negra, etc. La tradición atribuye su invención al médico griego Hipócrates, del siglo V a. C., de ahí el nombre de la bebida. Aunque no hay pruebas de que haya sido Hipócrates quien lo inventó.

Se tomaba caliente[cita requerida] y era un remedio para los días fríos de invierno. En alguna recetas se encuentra con que se tomaban fríos o, al menos, no calientes. En la actualidad se denomina así a cualquier vino condimentado con especies diversas. Una bebida similar, pero preparada con vino blanco es la clarea de vino.

Variedades[editar]

Según Ruperto de Nola, existen diversas clareas de vino:[1]

  • Especias de clarea — Canela tres partes, clavos dos partes, jengibre una parte. Todo molido y pasado por un cedazo, y para una azumbre de vino blanco, pon una onza de especias con una libra de miel bien mezclado, y pasado por tu manga bien el peso del lienzo y pasado tantas veces hasta que salga claro el vino.
  • Especias de ypocrás — Canela cinco partes, clavos tres partes, jengibre una parte. La mitad del vino ha de ser blanco y la mitad tinto. Y para una azumbre seis onzas de azúcar, mezclarlo todo y echarlo en una ollica vidriada. Y darle un hervor, cuando alce el hervor no más, y colarlo por tu manga tantas veces hasta que salga claro.
  • Especias de AzúcarAzúcar dejado en el sol para que se vuelva moreno, tiene que ser un moreno de costa rica para que el Ypocras tenga un sabor mas latino.

Referencias[editar]

  1. Libro de cozina, fol. XV r.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Libre del Coch o Libro de guisados, manjares y potajes (ed. 1529), de Ruperto de Nola, en cuya receta nº5 se describe la preparación de esta bebida.