Hidrocele

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hidrocele
Gray1148.png
Ilustración de una resección del testículo derecho, expuesto al abrir la túnica vaginal.
Clasificación y recursos externos
DiseasesDB 6137
MedlinePlus 000518
eMedicine emerg/256
MeSH D006848
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Un hidrocele (del griego hydros (‘agua’ o líquido) y cele (‘quiste’ o ‘tumor’) es la acumulación patológica de líquido seroso en el interior de una cavidad en el cuerpo humano.[1] Popularmente se lo conoce como «quiste de agua», aunque este término es inapropiado debido a que lo que se acumula no es precisamente agua.

El tipo de hidrocele más común es la hidrocele testis, la acumulación excesiva de fluido en el cordón espermático, entre las dos capas de la túnica vaginal que recubre el testículo y la cara interna del escroto.[1] En el hidrocele congénito el aumento de volumen puede verse acompañado de una hernia inguinal.[2]

Patogenia[editar]

En términos coloquiales, el testículo está alojado en una funda, llamada escroto. Entre ellos hay una pequeña cantidad de líquido, que permite que el testículo sea muy móvil y sea menos vulnerable a posibles traumatismos. El hidrocele testis ocurre cuando la cantidad de líquido aumenta debido a una inflamación de uno o ambos testículos, o bien por la obstrucción de un vaso sanguíneo o un vaso linfático, haciendo evidente el aumento de tamaño de la bolsa escrotal.[3]

Cuando aparece en recién nacidos se debe a una comunicación de la bolsa escrotal con el interior del abdomen y puede o no ir acompañado de hernia. Entonces se habla de hidrocele comunicante (con la cavidad abdominal).[4]

Hidrocele congénito[editar]

Para un hidrocele congénito es un cierre incompleto de la túnica vaginal, conservándose la comunicación con la cavidad peritoneal por un conducto estrecho que permite que el líquido peritoneal fluya hacia el saco escrotal.[5] En vez de estar contenido en una bolsa cerrada por todas partes, el líquido del hidrocele congénito comunica con el peritoneo.[6] Normalmente desaparece a los 18 meses de edad.[7]

Hidrocele adquirido[editar]

La génesis del hidrocele adquirido todavía no se ha resuelto por completo. Puede que se fundamente en un antecedente de inflamación de los testículos, como la epididimitis, un tumor, una torsión testicular o, en un 25-50% de los casos, por un traumatismo contuso.[7] Normalmente, las hidroceles secundarias a infecciones se resuelven con la inflamación.[1] La hidrocele adquirida es más frecuente en niños mayores, adolescentes y adultos.

Cuadro clínico[editar]

Un hidrocele es un aumento de volumen por causa de líquido en el interior del escroto. Suele asemejarse a un balón suave que por lo general no permite palpar el testículo. Los hidroceles varían bastante en tamaño, generalmente son indoloros y no malignos. Los hidroceles de gran volumen causan considerable incomodidad por razón del tamaño. Como el fluido suele ser transparente, un hidrocele genera luminosidad hacia el lado opuesto cuando se le afronta una fuente de luz, a diferencia de una hernia inguinal. Un hidrocele puede también ser diferenciado del cáncer de testículo, ya que el hidrocele es suave y fluido, en tanto que un cáncer testicular es duro e irregular.

Tratamiento[editar]

El método de tratamiento más antiguo consiste en introducir una aguja y extraer el líquido existente mediante una jeringa. Sin embargo, debido al alto riesgo de infección y a la alta probabilidad de recurrencia de un nuevo hidrocele, este método se emplea actualmente sólo en pacientes para los cuales una intervención quirúrgica no es recomendable.[3] Si el hidrocele no es corregido quirúrgicamente, puede seguir creciendo de tamaño. La escleroterapia, que es una inyección de una solución esclerosante tras haber aspirado el líquido del hidrocele, puede aumentar las tasas de éxito.[8] En muchos pacientes, el procedimiento de aspiración y la escleroterapia se repite cada vez que el hidrocele reaparece.[9]

Actualmente se recurre a la cirugía, que está indicada cuando el paciente sufre molestias o cuando se siente incómodo por su aspecto. El cirujano practica una leve incisión en el escroto o en la parte baja del abdomen, extrae el líquido en exceso, y estrecha el volumen del tejido para evitar que éste vuelva a acumularse, evertiendo a la vez la túnica vaginal de forma que la cara exterior de ésta quede hacia el interior, a fin de recuperar su capacidad de absorción. La intervención se hace de manera ambulatoria,[10] aunque bajo anestesia general o locorregional (bloqueo), por lo que es recomendable permanecer una noche en el hospital. Durante uno o dos días después de la intervención el paciente deberá llevar un vendaje, y durante unos días más mantener apoyado el escroto con un calzoncillo que ajuste entre las piernas.

En el caso del hidrocele congénito, rara vez amerita tratamiento, y generalmente (una vez descartadas otras anomalías genitales coincidentes) sólo se vigila hasta los 12-18 meses de edad.

Complicaciones[editar]

Un hidrocele testicular generalmente no afecta la fertilidad. Sin embargo, puede ser un síntoma de otros factores que pueden afectar la fertilidad del sujeto. [cita requerida]

Las complicaciones se pueden derivar de la cirugía del hidrocele y pueden abarcar:[3]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b c Manuel Hurtado de Mendoza: Enciclopedia de terapéutica o Tratado de terapéutica especial, médica y quirúrgica (en español); Notas sobre el artículo: v. 3, pág. 343. Publicado por Imprenta de Severiano Omaña, 1847. Procedente de Universidad Complutense de Madrid. Digitalizado el 31 de julio de 2008.
  2. Frank Henry Netter, Ernst Oppenheimer y José Egozcue Cuixart: Sistema reproductor (en español), pág 67. Publicado por Elsevier España, 2002. ISBN 84-458-0047-7
  3. a b c [MedlinePlus] (julio de 2007). «Hidrocele» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 21 de febrero de 2009.
  4. Günter H. Willital: Atlas de cirugía infantil (en español), pág 138. Publicado por Reverté, 1985. ISBN 84-291-5604-6.
  5. Auguste Theodor Vidal de Cassis, Gaspar y Roig: Tratado de patología externa y de medicina operatoria, con resúmenes de anatomía de los tejidos y de las regiones (en español), pág 67. Publicado por Impresora de Gaspar y Roig, 1861. Procedente de Universidad Complutense de Madrid. Digitalizado el 12 de agosto de 2008.
  6. A. Nélaton: Tratado de patología quirúrgica (en español), pág 669. Publicado por Carlos Bailly-Bailliere, 1859. Procedente de Universidad Complutense de Madrid. Digitalizado el 1 de septiembre de 2008.
  7. a b Carol M. Rumack, Stephanie R. Wilson, J. William Charboneau, Jo-Ann Johnson. Diagnóstico por ecografía (en español). Publicado por Elsevier España, 2006; pág 868. ISBN 84-8174-879-X
  8. Beiko DT, Kim D, Morales A (2003): “Aspiration and sclerotherapy versus hydrocelectomy for treatment of hidroceles”. Urology 61: 708-12. PMID 12670550.
  9. Shan CJ, Lucon AM, Arap S (2003): “A Comparative study of sclerotherapy with phenol and surgical treatment for hidrocele”. J Urol 169: 1056-9. PMID 12576845.
  10. NAVALON VERDEJO, Pedro; ZARAGOZA FERNÁNDEZ, Cristóbal; ORDONO DOMÍNGUEZ, Felipe, et al.: “Tratamiento del hidrocele en cirugía mayor ambulatoria” (en español). Arch. Esp. Urol. [en línea], vol. 58, n.º 5, 2005 [citado 2009-02-21], pp. 393-401. ISSN 0004-0614.

Enlaces externos[editar]

  • Ispub.com (“A Case Of Abdomino-Scrotal Hydrocele In An Adult Male”; artículo completo disponible en inglés. The Internet Journal of Surgery, volumen 9, n.º 1, 2007).