Hermanos Collyer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque dedicado a los Hermanos Collyer

Los hermanos Collyer, Homer y Langley, fueron dos hermanos estadounidenses que se hicieron famosos por su carácter excéntrico y el acaparamiento compulsivo de objetos desechados.

Historia[editar]

Cuando la policía entró el 21 de marzo de 1947 en la citada dirección, previamente avisada por los vecinos acerca de que los hermanos no daban señales de vida desde hacía bastante tiempo, no pudo franquear la puerta de entrada al encontrarse con enormes pilas de periódicos que la taponaban literalmente desde el suelo hasta el techo. Solicitada la ayuda de los bomberos de Nueva York, éstos también fracasaron al intentar acceder a la vivienda a través de las ventanas pues también se encontraban absolutamente bloqueadas por ingentes y compactas montañas de papel y otros objetos. No hubo más remedio que realizar un agujero en la azotea del edificio para, por fin, lograr introducirse en la vivienda de los hermanos.

Después de sólo seis horas de atravesar angostísimos pasadizos a través de todo tipo de objetos inimaginables, se tuvo la inmensa suerte de localizar el cuerpo sin vida de uno de los hermanos, Homer, sentado en una silla. Efectivamente fue "suerte" encontrar en "sólo seis horas" el cuerpo de Homer porque a pesar de que decenas de bomberos y policías trabajaron a destajo, no se pudo encontrar el cuerpo del otro hermano, Langley, hasta 18 días después (8 de abril de 1947). Hubo para ello que remover y retirar 136 toneladas de material diverso. Lo curioso de todo es que el cadáver del segundo hermano apareció a escasos metros del primero, lo que da una idea del infierno en que se había convertido aquella casa.

El cadáver del segundo hermano apareció en gran parte comido por las ratas y bajo una cantidad ingente de miles de libros, periódicos y otros objetos de todo tipo. Falleció aplastado por un derrumbe mientras intentaba acceder al rincón de la casa en donde se hallaba su hermano Homer para darle de comer pues éste era paralítico además de ciego. Nunca llegó pues murió aplastado por el camino. Su hermano Homer, como la autopsia posterior reveló, falleció de hambre y sed en una lenta e interminable agonía.

Solo la enumeración de los objetos que se encontraron enterrados entre miles de otros objetos en esa casa es fascinante (10 pianos de cola, coches, maquinas de rayos X, centenares de miles de periódicos, decenas de miles de libros, miles y miles de discos....)

Los hermanos acumularon todos los periódicos emitidos en la Ciudad de Nueva York durante aproximadamente 3 décadas y media. Si tenemos en cuenta de que en dicha ciudad existían unos quince periódicos diarios, dando un total aproximado de más de 190 mil periódicos. Langley fue en una ocasión preguntado acerca de esa inexplicable manía de acumular periódicos. Contestó que los guardaba para que su hermano, ciego, los leyese cuando recuperase la vista y así se pusiese al día. Langley creía firmemente que Homer recuperaría la vista y a tal efecto suministraba a su hermano unas 100 naranjas a la semana pues creía en ello como procedimiento infalible para lograrlo. Esta no es más que una de las decenas de extravagancias que adornaban a los hermanos.

Familia y antecedentes[editar]

La historia de la mansión empezó en 1909, cuando Herman Collyer, ginecólogo y su esposa Susie, cantante de opera, se trasladaron a vivir al edificio de la esquina de la Quinta Avenida y la calle 128, en el barrio de Harlem, que por entonces era un barrio selecto. Herman Collyer ya mostraba un carácter excéntrico, pues tenía por costumbre acudir a su consulta con una piragua invertida en la cabeza. Sus hijos Homer, nacido en 1881 estudió Derecho de Almirantazgo en la Universidad de Columbia y Langley nacido en 1885, estudió Ingeniería en la misma Universidad. Al morir sus padres heredaron una considerable fortuna que les permitió no tener que trabajar durante el resto de sus vidas.[1]

Repercusión[editar]

En medicina existe el "Síndrome de Los Hermanos Collyer" definido desde hace ya mucho tiempo y muy similar al ya conocido síndrome de Diógenes. De hecho se les suele citar en muchas publicaciones científicas de referencia como ejemplo paradigmático de OCD (Obsessive Compulsive Disorder)

Existen libros e incluso un par de obras de teatro ("The Dazzle", by Richard Greenberg y "Cuttler: The True History of The Collyer Brothers who never threw anything out" de Mark Saltzman) sobre los Collyer. El libro más conocido es: Gosthy Men (The Strange but True Story of the Collyer Brothers and My Uncle Arthur, New York´s Greatest Hoarders: An Urban Historical) de Franz Lidz. Ello aparte de múltiples apariciones en noticias del New York Times entre 1939 y 1947. Una referencia en concreto por ejemplo sería: New York Times, September 30,1942, page 24, "Collyer mansion keeps its secrets".

En 2009 el novelista norteamericano Edgar Lawrence Doctorow publicó una novela sobre la vida de los hermanos que lleva por título "Homer y Langley". El libro, traducido al castellano y catalán, se permite algunas licencias con respecto a la realidad, aunque básicamente refleja lo que fue la vida de los excéntricos hermanos.

En 2012 el escritor colombiano Mario Mendoza publico una obra titulada La Importancia de Morir a Tiempo, donde en uno de sus capitulos cuenta la historia de estos dos hermanos.

Referencias[editar]

  1. El país semanal, 22 de noviembre de 2009