Grito de Jayuya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Grito de Jayuya, se refiere a la insurrección contra el gobierno de los Estados Unidos en Puerto Rico que se produjo el 30 de octubre del 1950 en diversas localidades en Puerto Rico principalmente en el pueblo de Jayuya. En Jayuya fue donde se proclamó la Segunda República de Puerto Rico por Blanca Canales y se izó la Bandera de Puerto Rico por primera vez públicamente bajo el Gobierno militar de Estados Unidos en la Isla.

Perspectiva histórica[editar]

Pedro Albizu Campos.

El 17 de septiembre de 1922, fue fundado el Partido Nacionalista. José Coll y Cuchi, un ex miembro del Partido Unión, fue elegido su primer presidente. Coll, quería cambios radicales dentro de la economía y los programas de bienestar sociales de Puerto Rico. En 1924, Pedro Albizu Campos, se unió al partido y fue nombrado vice presidente. Albizu consideraba que Puerto Rico debía ser una nación independiente, incluso si significaba un enfrentamiento armado.

Se puede argumentar que sus destrezas como buen orador y su preparación universitaria le sirvieron de trampolín para llegar a la vice presidencia del partido. Si no fuese por una logia de masones en Ponce, la cual le concedió una beca estudiantil, Albizu probablemente no hubiese podido ir a estudiar a la Universidad de Harvard.[1]

En 1930, Coll y Cuchi partió del partido a causa de sus desacuerdos con Albizu Campos. El 11 de mayo de 1930, Albizu Campos fue elegido presidente del Partido Nacionalista.

En la década de 1930, el gobernador de Puerto Rico nombrado por el Presidente de EE.UU., Blanton Winship, y el coronel de la policía Riggs aplicaron duras medidas represivas contra el Partido Nacionalista. En 1936, Albizu Campos y los dirigentes del partido fueron detenidos y encarcelados en la Princesa en San Juan y más tarde enviados a la prisión federal en Atlanta, Georgia.

Desde el año 1934 se puede observar como Pedro Albizu Campos representa un foco de oposición y repudio a las políticas imperiales de los Estados Unidos en la Isla. Se puede documentar el hecho de que su partido, el Partido Nacionalista, accedió a darle apoyo incondicional a las huelgas de los trabajadores azucareros.

"En enero de 1934, miles de trabajadores de la caña en Puerto Rico se fueron a huelga. El motivo principal era exigir mejores condiciones laborales y desconocer un acuerdo que habían negociado sus líderes pertenecientes a la Federación Libre de los Trabajadores con el patronal: los representantes de las colonias y centrales azucareras. Los trabajadores en huelga rechazaron las negociaciones, en su nombre, había hecho Rafael Alonso Torres, dirigente de la FLT, y se acercaron al líder nacionalista Pedro Albizu Campos para proponerle que él abanderara su movimiento. El Presidente del Partido Nacionalista aceptó la propuesta."

[2]

"Por primera vez en la historia contemporánea de esta isla caribeña, la opción política más radical -en cuanto a su crítica al colonialismo de Estados unidos y a la defensa de la independencia- el nacionalismo, se unía a las luchas de los campesinos y obreros que laboraban en la industria del azúcar."

[3]

El 21 de marzo de 1937, los nacionalistas celebraron un desfile en Ponce y la policía abrió fuego contra la multitud en lo que se conoce como la Masacre de Ponce.

Albizu Campos regresó a Puerto Rico el 15 de diciembre de 1947 después de pasar 10 años en la cárcel. El 11 de junio de 1948, el Gobernador de Puerto Rico, Jesús T. Piñero, firmó una ley que hizo ilegal la advocación pública de la independencia.

El 21 de junio de 1948, Albizu Campos pronunció un discurso en la ciudad de Manatí, donde nacionalistas de toda la isla se reunieron en caso de que hubiera un intento por parte de la policía de detenerlo. Más tarde ese mes Albizu visitó a Blanca Canales y sus primos Elio y Griselio Torresola, los dirigentes nacionalistas de la ciudad de Jayuya. Griselio pronto se trasladó a Nueva York donde se reunió con su amigo Óscar Collazo.

Planificación[editar]

Entre 1949 y 1950, los nacionalistas en la isla comenzaron a planificar y preparar una revolución armada. La revolución iba a tener lugar en 1952, en la fecha en que el Congreso de los Estados Unidos aprobó la creación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Albizu convocó una revolución armada porque consideraba el nuevo estatus como “una falsa colonia”. Albizu Campos escogió el pueblo de Jayuya como la sede de la revolución por su ubicación. Las armas se almacenaron en la residencia de Canales.

El levantamiento[editar]

El 26 de octubre de 1950, Albizu Campos estaba en una reunión en Fajardo cuando recibió la noticia de que su casa en San Juan estaba rodeada por la policía. Se escapó de Fajardo y ordenó el inicio de la revolución.

La revuelta se tuvo que adelantar ya que el 27 de octubre de 1950, un vehículo en el cual viajaban varios miembros del partido nacionalista, fue detenido por la policía de Puerto Rico. En dicho automóvil se encontraron una gran cantidad de armas. Los líderes del Partido Nacionalista entendieron que dicha acción por parte de la policía de Puerto Rico significaba una persecución a gran escala del movimiento nacionalista.

"… se iniciaron el 27 de octubre de 1950, al ser interceptado un automóvil donde viajaba un grupo de nacionalistas… la policía informó el hallazgo de una gran cantidad de armas. La dirigencia nacionalista… creyó que dicha intervención policiaca significaba el comienzo de una amplia persecución de su movimiento."

[4]

Al día siguiente algunos nacionalista causaron un motín en la cárcel estatal de la cuidad capital de San Juan. En dicho motín escaparon 112 presos y un par de guardias perdieron sus vidas. Dos de los lugares más revolucionarios una vez estallada la revuelta, el 30 de octubre de 1950, fueron Jayuya y San Juan.

"El 28 de octubre de 1950 los nacionalistas provocaron un motín en la penitenciaría estatal de San Juan; 112 presos se escaparon y dos guardias fallecieron… la insurrección estalló el 30 en varios pueblos a la vez. El céntrico pueblo de Jayuya y la antigua ciudad capital contuvieron en esta ocasión dos de los focos revolucionarios más candentes, aunque hubo otros, como Arecibo, Utuado, Naranjito y Mayagüez…"

[5]

"Los principales escenarios de combate durante los diez días que duró la rebelión fueron Jayuya, Utuado, el ataque a La Fortaleza en San Juan y el Ataque a la Casa Blair en Washington donde residía temporeramente el presidente Harry S. Truman."

[6]

El 30 de octubre, los nacionalistas organizaron levantamientos en las ciudades de Ponce, Mayagüez, Naranjito, Arecibo, Utuado, San Juan, y Jayuya.

En Jayuya, Carlos Irrizary junto a Blanca Canales y Elio Torresola dirigieron a los nacionalistas armados dentro de la ciudad y atacaron la estación de policía. Una pequeña batalla con la policía y se produjo, un oficial resultó muerto y otros tres resultaron heridos antes que el resto se rindieran. En dicha batalla Irrizary resultó muerto. Los nacionalistas cortaron las líneas telefónicas y quemaron la oficina de correos. Los nacionalista se dirigieron hacia la plaza del pueblo donde izaron la bandera de Puerto Rico (estaba prohibido por ley llevar consigo una bandera de Puerto Rico del 1898 al 1952). En la plaza del pueblo, Puerto Rico fue declarado una república por Blanca Canales. El pueblo de Jayuya fue tomado por los nacionalistas durante tres días.

Estados Unidos declaró la ley marcial en Puerto Rico y envió a Jayuya la Guardia Nacional. El pueblo de Jayuya fue atacado por aire por aviones bombarderos y en tierra por artillería. Aunque parte del pueblo fue destruido, se impidió la difusión de las noticias de esta acción militar fuera de Puerto Rico.

"En Jayuya los insurrectos tomaron control del pueblo por varias horas y llegaron a declarar la república. El dirigente del ataque, Carlos Irrizary Rivera, murió en combate y Elio Torresola tomó el liderato quemando el cuartel de la policía y el correo. La Guardia Nacional bombardeó con aviones los cañaverales y montañas antes de entrar al pueblo."

[7]

"En Jayuya, un grupo de nacionalistas, con Carlos Irrizary, Blanca Canales y Elio Torresola a la cabeza, atacaron e incendiaron el cuartel de la policía; hubo dos muertos, incluyendo Irrizary. Muñoz activó entonces a la guardia nacional, la cual ocupó a Jayuya con gran fuerza… La casa de los Canales fue baleada… Al mediodía del 30, varios nacionalista atacaron la Fortaleza…"

[8]

La Fortaleza, casa oficial del gobernador Luis Muñoz Marín, fue atacada ese mismo día por varios nacionalistas. El ataque fue encabezado por Raimundo Díaz Pacheco, el cual falleció en el ataque junto a Manuel Torres Medina, Roberto Acevedo y Domingo Heraldo Resto.

"En Utuado murieron un policía, dos soldados de la Guardia Nacional y cuatro nacionalistas en la confrontación que duró horas y que le costó la vida a un civil y a un bombero. En San Juan el ataque a La Fortaleza, donde se encontraba Luis Muñoz Marín, fue dirigido por Raimundo Díaz Pacheco quien murió en la acción junto a Manuel Torres Medina, Roberto Acevedo y Domingo Heraldo Resto."

[9]

Los principales dirigentes del partido nacionalista fueron detenidos, entre ellos Albizu Campos y Blanca Canales, y sentenciados a largas penas de prisión. Griselio Torresola y Óscar Collazo se encontraban en los Estados Unidos, donde intentaron asesinar al Presidente Harry S. Truman. El primero de noviembre del 1950 atacaron la Casa Blair, donde Torresola y el agente de la policía Leslie Coffelt perdieron la vida. Una de las cosas más importantes que se le puede atribuir a dicho ataque fue que ayudó a que el mundo se enterara de la inestabilidad social en la cual se encontraba Puerto Rico. Óscar Collazo fue detenido y condenado a muerte. Su condena fue conmutada a cadena perpetua por el Presidente Truman. En el 1979 recibió un indulto presidencial. La casa de Blanca Canales fue reconstruida en un museo histórico.

"...la revuelta se extendió al corazón político mismo de Estados Unidos. El 1ero de noviembre, dos nacionalistas atacaron la Casa Blair en Washington, residencia temporal del Presidente Harry S. Truman… el asalto a la Casa Blair ayudó a enfocar la atención mundial en la situación por la que atravesaba la isla."

[10]

Quizás una de las cosas más controvertidas de todo lo que fue la insurrección nacionalista fue el hecho de que la mayoría de los líderes del Movimiento Nacionalista, no fueron arrestados ni encarcelados por cometer actos violentos y delictivos. Tampoco lo fue por las armas encontradas; no se les pudo vincular con nada de esto. Más bien fueron encarcelados por violaciones a la ley de la mordaza. En otras palabras fueron enjuiciados por expresar abiertamente su repudio al gobierno en varias ocasiones y por diferentes medios de comunicación.

"Es importante señalar que a Albizu, como a la mayoría de sus correligionarios enjuiciados, no se le impuso su condena de cárcel por haber participado en ningún acto delictivo, ni por habérsele imputado conexión alguna con las armas encontradas en diversos lugares y adjudicadas a los nacionalistas, sino por violaciones a la ley de la mordaza, es decir, por haberse expresado en contra del gobierno insular en distintas ocasiones y por diversos medios."

[11]

Líderes de la insurrección[editar]

1. Pedro Albizu Campos (Organizador)
2. Guillermo Rafael González Ubildes
3. José A. Ramos
4. Carlos Irizarry Rivera
5. Ismael Díaz Matos
6. Tomas López De Victoria
7. Antonio "Tonito" Colón
8. Blanca Canales Torresola
9. Heriberto Castro
10. Raimundo Diaz Pacheco (Cmdt del Ejército Libertador)
11. José Antonio Negrón

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Encyclopedia of Minorities in American Politics.Greenwood Publishing Group, 2000. ISBN 1-57356-149-5. P. 417
  • Let Freedom Ring: A Collection of Documents from the Movements to Free U.S. Political Prisoners. PM Press, 2008. ISBN 1-60486-035-9. P. 129.
  • Lewis, Gordon. Notes on the Puerto Rican Revolution: An Essay on American Dominance and Caribbean Resistance.Monthly Review Press, 1974.ISBN 0-85345-341-1.
  1. Carrion J. (2005). Two variants of Caribbean Nationalism: Marcus Garvey and Pedro Albizu Campos. New York: City University of New York. Centro de estudios puertorriqueños
  2. Vargas Canales, M. (2010). La revuelta también vino de la caña: el caso de Puerto Rico. Latinoamérica. Revista de Estudios Latinoamericanos, 81-101.
  3. Vargas Canales, M. (2010). La revuelta también vino de la caña: el caso de Puerto Rico. Latinoamérica. Revista de Estudios Latinoamericanos, 81-101.
  4. Scarano, F. (2000). Puerto Rico cinco siglos de historia. McGraw-Hill Interamericana: Editores, S. A. de C.V.
  5. Scarano, F. (2000). Puerto Rico cinco siglos de historia. McGraw-Hill Interamericana: Editores, S. A. de C.V.
  6. Gallisa C. (2010). Desde Lares. Puerto Rico: CG Editores
  7. Gallisa C. (2010). Desde Lares. Puerto Rico: CG Editores
  8. Scarano, F. (2000). Puerto Rico cinco siglos de historia. McGraw-Hill Interamericana: Editores, S. A. de C.V.
  9. Gallisa C. (2010). Desde Lares. Puerto Rico: CG Editores
  10. Scarano, F. (2000). Puerto Rico cinco siglos de historia. McGraw-Hill Interamericana: Editores, S. A. de C.V.
  11. Scarano, F. (2000). Puerto Rico cinco siglos de historia. McGraw-Hill Interamericana: Editores, S. A. de C.V.