Giacomo Antonelli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Giacomo Antonelli (1876)

Giacomo Antonelli (* Sonnino, 2 de abril de 1806 - † Roma, 6 de noviembre de 1876) fue un cardenal italiano, también fue Cardenal Secretario de Estado.

Biografía[editar]

Los orígenes[editar]

Giacomo Antonelli nació en una familia acomodada de Sonnino, pequeño centro situado en la frontera de los Estados Pontificios y el Reino de las Dos Sicilias. Cuando su pueblo natal fue destruido por los gendarmes papales, por ser una conocida cueva de bandidos, se transfirió a Roma, donde entró en el seminario. Aquí Antonelli se caracterizó desde su entrada por sus habilidades.

Antonelli apenas había sido ordenado diácono, cuando el papa Gregorio XVI lo quiso entre sus colaboradores, tal decisión habría marcado toda su vida. Se convirtió asesor del Supremo Juez penal, luego fue delegado en Orvieto, Viterbo y Macerata. En 1841 fue nombrado subsecretario de asuntos interiores y en 1844 como tesorero segundo de las Finanzas y el año siguiente Gran Tesorero, o sea en sustancia, era el Ministro de las Finanzas. En tal cargo, con una hábil operación financiera, logró que el Estado Pontificio recupere las posesiones de los bienes que pertenecían al "Appannaggio Leuchtemberg" (hasta 1814 "Appannaggio Beauharnais).

Antonelli y los movimientos del 1848[editar]

Cuando Pío IX subió al trono de Pedro, Antonelli participó activamente en los tentativos de reforma liberal del nuevo papa, sobre los cuales ejercitó, por lo demás, una gran influencia.

El papa Pío IX convirtió a Antonelli en cardenal en el consistorio del 12 de junio de 1847. Antonelli entró, de forma contemporánea, en el primer Consejo de Ministros, cuya misma formación constituía una apertura de Pío IX a las reformas mencionadas. Cuando, posteriormente, en marzo de 1848, se llegó incluso a la formación de un gobierno mixto de exponentes del Clero y laicos, la presidencia fue entregada a Antonelli.

Mientras que en el 14 de marzo de 1848 el Papa proclamaba la constitución, Antonelli halagaba a la opinión pública, enviando a diez mil hombres al límite septentrional del Estado de la Iglesia, con el fin de que se uniesen a los Piamonteses que estaban intentando expulsar a los austríacos del Reino de Lombardía-Venecia.

Después de la capitulación de las tropas romanas el 16 de junio de 1848 en Vicenza el Papa por presión de Antonelli aseguró, sin embargo, que las tropas no habían sido enviadas para combatir a los austriacos. Desde aquel momento persiguió el acercamiento con Austria y el restablecimiento de la situación anterior a las Revoluciones de 1848 y el inicio de la Primera Guerra de Independencia Italiana. El malestar de la población por esta abjuración de la causa nacional fue tan amenazante para Roma que Antonelli y sus colegas debieron dejar espacio a un nuevo ministro. Pío IX llamó al lugar de Antonelli al Príncipe Rossi.

Antonelli permaneció de todas formas como el conductor oculto de la política papal. Fue de hecho Antonelli el que, después del asalto del pueblo al Palacio del Quirinal el 25 de noviembre de 1848, empujó al papa a huir a Gaeta, donde Antonelli sería premiado con el nombramiento de Secretario de Estado.

La línea conservadora después de 1848[editar]

Después de la restauración del poder papal el 15 de julio de 1849 gracias a la intervención francesa, Antonelli, que había regresado a Roma con el papa, fue situado en la guía del apenas constituido Consejo de Estado. Desde ahí reorganizó la administración, persiguió a sus adversarios políticos e introdujo, en modo decisivo y astuto, un régimen absolutista de policía.

Todas las intimidaciones y los consejos de las Potencias europeas a la moderación y a la introducción de las reformas necesarias fueron rechazadas duramente por Antonelli. Él no otorgó, pues, ninguna concesión a los deseos de unificación nacional de los italianos, sino que incluso, ante las inminentes anexiones territoriales del Estado de la Iglesia al apenas constituido Reino de Italia se manifestó con una serie de – siempre más impotentes – protestas. Con una serie de notas escritas sostuvo la línea eclesiástica de Pío IX, el cual se había vuelto, dentro del plano religioso y teológico, tan conservador como en el plano político.

Muchos mantienen que Antonelli, personaje frívolo y religiosamente indiferente, habría bien podido llegar a acuerdos conforme a la situación y con la evolución de los tiempos, él había, sin embargo, rechazado el poder más que cualquier otra por deseo del Papa, el cual estaba dominado y “cegado” por las presiones y maniobras de los jesuitas.

Cuando Antonelli murió el 6 de noviembre dejó un ingente patrimonio, por lo qué en su sucesión se abrió un proceso, que provocó serios rumores, que se dividiría entre una presunta hija, la condesa arzola Lambertini, y sus propios parientes.

Antonelli en la literatura[editar]

La novela “La Hija del Cardenal” de Félix Guzzoni novela la vida del cardenal y el ambiente en Roma ante los intentos de unificación italiana. En ella el Cardenal se llama Nellianto, que es Antonelli escrito con sus sílabas invertidas. La novela, escrita en 1904, estuvo prohibida en Italia y España.

Bibliografía en italiano[editar]

  • Carlo Falcioni," El Cardenal Antonelli. Vida y carrera de un Richelieu italiano en la Iglesia de Pío IX", Milán, 1983.
  • Mario Fratesi, "El Príncipe y el Papa. El Appannaggio Beauharnais y el Estado Pontificio", Camerata Picena (An), 2003.
  • Félix Guzzoni "La Hija del Cardenal", Escrita en 1904. FAPA Ediciones, 2000.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Giuseppe Ugolini
Berretta cardinalizia.png
Cardenal protodiácono
19 de diciembre de 1867-6 de noviembre de 1876
Sucesor:
Próspero Caterini
Predecesor:
Giuseppe Bofondi
(1848)
Flag of the Vatican City.svg
Cardenal Secretario de Estado

I mandato 1848
Sucesor:
Anton Francesco Orioli
(1848)
Predecesor:
Giovanni Soglia Ceroni
(1848)
Flag of the Vatican City.svg
Cardenal Secretario de Estado

II mandato 1848-1876
Sucesor:
Giovanni Simeoni
(1876-1878)