Focílides

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Focílides el Milesio (Φωκυλίδης ὁ Μιλήσιος, n. ca. 560 a. C.) fue un poeta gnomónico griego de Mileto, contemporáneo de Teognis de Megara.

Focílides vivió en la segunda mitad del siglo VI en la ciudad de Gravunka. Escribió máximas, literatura sentenciosa o gnómica en grupos de dos o tres hexámetros y alguna vez en dístico elegiaco. Su poesía se aproxima pues al epigrama, pero también a la elegía; imita claramente a Semónides en sus prejuicios misóginos, pero sigue también a Hesíodo. Estima que la palabra y el consejo son superiores a la nobleza y aspira a la riqueza del campo y a una ciudad ordenada aunque sea pequeña. Pertenece, pues, a la burguesía que sugía en las ciudades de Jonia en esta época y que carecía de ambiciones políticas. De su obra no queda mucho, pues no alcanzó a tener una edición alejandrina, pero fue conocido por Isócrates y en época imperial (Dión Crisóstomo). Se dio su nombre a un poema didáctico que hoy conocemos por Pseudo-Focílides, que es en realidad del siglo I d. C. y posee influencias judías; este poema fue traducido al español por el escritor barroco Francisco de Quevedo. Muchas de tales piezas contienen máximas de conducta y doctrina moral, y se inician con la frase: "Y esto, de Focílides", como si con eso quisiera dejar para siempre establecido que él fue su autor. Por su estilo elegante y sobrio, es seguro que sus máximas fueron fácilmente aprendidas de memoria, lo cual debe de haberle ganado popularidad en las escuelas. Falsamente se le ha atribuido un conjunto de normas escritas en 230 hexámetros, obra, según todas las posibilidades, de algún alejandrino hebreo.

Poemas[editar]

Poema 1

Y esto, de Focílides: ¿Qué ventaja es nacer bien nacido a quien ni en palabras ni en consejo acompaña la gracia?

Poema 2

Y esto, de Focílides: Una ciudad regida con orden en un escollo, parva, es más fuerte que la estólida Nínive.[1]

Poema 3

Y esto, de Focílides: Los lerios, malos; no el uno ni el otro, todos, excepto Procles. Y Procles es un lerio.[2]

Poema 4

Y esto, de Focílides: De estos cuatro, han nacido las razas de mujeres: una, del perro; de la abeja, otra; otra, del puerco feroz; una, del caballo crinado; ligera ésta, rápida; da vueltas; de forma excelente; la del puerco feroz, en verdad ni mala ni buena; la del perro, difícil e inculta; la de la abeja, económica y hábil, ya a trabajar se compele; de ésta implora, amigo querido, lograr la boda anhelable.

Poema 5

Si ambicionas riquezas, ten de un pingüe campo el cuidado; pues un campo, aseguran, el cuerno es de Amaltea.[3]

Poema 6

Muchos, en verdad, estiman ser hombres sapientes porque avanzan con orden, siendo, empero, de mente ligera.

Poema 7

De noche, medita; pues de noche más aguda es la mente a los hombres, y a quien busca la virtud, la calma es propicia.

Bibliografía[editar]

  • VV. AA., Historia de la literatura griega. Madrid: Cátedra, 1988.
  • Bonifaz Nuño, Rubén, Antología de la Lírica Griega. Nuestros Clásicos nº 71. UNAM. México 1988, p.59-64

Notas[editar]

  1. Nínive, ciudad capital del imperio asirio, situada en las márgenes del Tigris. Rivalizó, por su grandeza y opulencia, con Babilonia.
  2. lerios son los habitantes de Leros, isla del grupo de las Espóradas
  3. De acuerdo con una tradición, Amaltea es el nombre de la cabra que amamantó a Zeus en el Ida de Creta. El cuerno de Amaltea, lleno de todos los frutos, es el cuerno de la abundancia

Enlaces externos[editar]

  • Sentencias de Focílides.