Europa de las dos velocidades

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La expresión Europa de las dos velocidades se refiere a la posibilidad de que ciertos países de la Unión Europea decidan gestionar una integración mayor a todos los niveles, mientras que otros avanzarían más despacio en las políticas comunitarias.[1]

Historia[editar]

Niveles de integración europea.
Diferencias en la integración en 2011:
Integración en todas las áreas (azul).
Integración en diversas áreas (verde).
Países no pertenecientes a la UE pero integrados en el mercado único y el espacio Schengen (amarillo).

Acuñada a principios de la década de 1990,[2] se popularizó durante la fundación del euro para hacer referencia a aquellos países económicamente fuertes, que iban a adoptar el euro, y sus diferencias con los que no lo eran tanto.[3] [4] Desde entonces ha sido utilizada en numerosas ocasiones, como hizo el político italiano y entonces presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, quien en enero de 2004, en referencia a las dos velocidades, dijo que «El tren de la Unión no puede siempre moverse a la velocidad del vagón más lento. De hecho, tengo la impresión de que algunos de los vagones no quieren moverse o incluso quieren ir hacia atrás», en relación a las primeras tensiones generadas en torno a la Constitución de la Unión Europea.[5]

A raíz del recrudecimiento en Europa de la crisis económica comenzada en 2008, el término ha servido para identificar la relación del eje franco-alemán con los países de la última ampliación de la Unión Europea y del Mediterráneo en términos económicos, respecto a la conveniencia o no de una mayor integración económica y financiera, y de que la muestra de fuerza de Francia y Alemania haga decaer el poder de las instituciones comunitarias y, por lo tanto, de resto de países de la Unión.[6] A finales de 2011 y por evolución de la citada crisis, la expresión se utilizó para referirse a las distintas velocidades de convergencia económica que pretenden los países que han adoptado el euro y los que no lo han hecho,[7] así como para diferenciar a los países dispuestos a propiciar una mayor integridad económica, con un gobierno fiscal comunitario, de los que no lo están, entre los que destaca Reino Unido.[8]

Referencias[editar]

  1. Diccionario Babylon [1] (Último acceso: 9 de abril de 2011).
  2. Monedero, Juan Carlos; Alvarado, Emilio (1993). El retorno a Europa: de la perestroika al Tratado de Maastricht. Complutense. p. 297. ISBN 8474914469. 
  3. Cebrián Avellán, Aurelio (1993). Las regiones del sistema mundo. EDITUM. p. 81. ISBN 8476844425. 
  4. Díaz Villanueva, Fernando (Libertad Digital); ¿Ciencia ficción? Los alemanes avanzan que en 2013 el euro se romperá en dos (Último acceso: 9 de abril de 2011).
  5. Diario El Mundo; Prodi dice que será inevitable una Europa a dos velocidades si no se acuerda pronto una Constitución. 3 de enero de 2004 (Último acceso: 9 de abril de 2011).
  6. Presseurop; La Europa a dos velocidades se acelera (Último acceso: 9 de abril de 2011).
  7. El País; La crisis fragmenta a una UE sin líderes, 24 de octubre de 2011 (consultado el 25 de octubre de 2011).
  8. Mora, Miguel (El País); Reino Unido se desmarca del acuerdo para reforzar la Unión Europea, 9 de diciembre de 2011 (consultado el mismo día).