El yesquero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El soldado, el árbol y la bruja. Obra del primer ilustrador de Andersen: Vilhelm Pedersen (1820 - 1859).

El yesquero o El mechero de yesca (Fyrtøiet) es un cuento de hadas de Hans Christian Andersen sobre un soldado que adquiere un yesquero mágico capaz de convocar a tres perros de gran alcance para hacer su voluntad. Cuando el soldado convoca a los perros para que transporten a la princesa a dormir a su habitación, es condenado a muerte, pero astutamente convoca a los perros para salvar su vida.

El cuento, que es el n.º 1 de la colección de Andersen, corresponde al tipo 562 de la clasificación de Aarne-Thompson: El espíritu de la luz azul.[1]

La historia tiene su origen en un cuento popular escandinavo que Andersen aprendió en su infancia, pero se han observado similitudes con Aladino y la lámpara maravillosa y otros cuentos. La historia fue uno de los primeros cuentos de hadas de Andersen, y fue publicada por CA Reitzel en Copenhague, Dinamarca, el 8 de mayo de 1835 en un folleto de bajo costo con tres otros cuentos de Andersen. Los cuatro cuentos no fueron recibidos favorablemente por los críticos daneses, a los que no les gustaba su forma informal, el estilo comunicativo y la falta de moral. En 1946, El yesquero, fue la base para la primera película animada de Dinamarca, y en 2007, de un ballet con vestuario y escenografía diseñados por la reina Margarita II.

Argumento[editar]

La historia comienza con un soldado subiendo al hueco de un árbol para recuperar un yesquero mágico a instancias de una hechicera. En el árbol, se encuentra con tres cámaras llenas de monedas preciosas custodiadas por tres perros monstruosos. El soldado llena sus bolsillos con dinero, se encuentra el yesquero, y regresa hacia la hechicera. Cuando ella está apunto de accionar el yesquero a su beneficio, el soldado se lo arrebata y se lo lleva consigo.

En la escena siguiente, el soldado entra en una gran ciudad, y se compra una ropa espléndida. Hace muchos amigos y vive en un apartamento magnífico. Cuando escucha acerca de una princesa que es mantenida en una torre a causa de una profecía que predijo su matrimonio con un soldado común, su interés se despierta y quiere verla, pero se da cuenta de que su capricho no puede ser satisfecho. Con el tiempo, el dinero del soldado se agota y se ve obligado a vivir en un desván oscuro. Golpea el polvorín a la luz de la habitación, y uno de los perros se le aparece. El soldado entonces descubre que puede convocar a los tres perros y ordenarles que le trajeran el dinero de su vivienda subterránea.

Una noche, recuerda la historia de la princesa encerrada en la torre, y los deseos de verla. Golpea el polvorín y envía a uno de los perros para llevarla a su apartamento. El soldado está abrumado por su belleza, la besa y le ordena al perro a su regreso a la torre. A la mañana siguiente, la princesa le dice a sus padres que ha tenido un extraño sueño y se relaciona con la aventura de la noche. Cuando la princesa se deja llevar de nuevo, sin éxito, utiliza un rastro de harina y marcas de tiza en las puertas del vecindario para ver dónde pasa sus noches. Finalmente, su paradero es descubierto y el soldado acaba encarcelado y condenado a muerte.

En el día de la ejecución, el soldado envía un niño por su polvorín, y, en el patíbulo, pide fumar un cigarrillo pasado. Luego, golpea el polvorín y los tres perros monstruosos aparecen. Echan al juez,a los concejales y al rey y a la reina en el aire. Todos quedan hechos pedazos cuando se caen a la tierra. El soldado y la princesa se casan, y los perros asisten a la fiesta de bodas.

Fuentes e influencias[editar]

Andersen se basó en el cuento popular escandinavo El espíritu de la vela. En el cuento, un soldado adquiere una vela mágica que tiene el poder de convocar a un hombre de hierro a sus órdenes. El soldado usa el poder de la vela mágica para atraer a la princesa que ama a su casa, sólo que ella no está consciente y al día siguiente cree que todo lo que sucedió fue simplemente un sueño; el soldado es descubierto y es enviado a la hoguera, por ello recurre al hombre de hierro para que salve su vida. En el prefacio al segundo volumen de cuentos e historias (1863), Andersen indica que escuchó la historia siendo niño, "en la sala de hilado y durante la cosecha del lúpulo."

Andersen conocía Las mil y una noches, y "El yesquero" tiene algunas similitudes con Aladino y su lámpara maravillosa. Ambos cuentan con un ser sobrenatural que engatusa a un mortal para entrar en un espacio encantado tras prometerle una gran recompensa; en ambos cuentos hay tres cámaras llenas de riquezas; y en ambos casos hay héroes que poseen un objeto mágico con que el que logran tener una princesa a su lado.

La historia de Aladino tenía un significado emocional especial para Andersen. Como un pobre estudiante de la Escuela de Gramática de Copenhague, Andersen fue invitado a quedarse con una familia importante en el Palacio de Amalienborg. Allí, se le dio una traducción al danés de Shakespeare, y escribió en su diario el 12 de diciembre de 1825:

Esto va para mí como lo hizo para Aladdin, que dice al final de la obra , que se encuentra en una ventana del palacio:

Allá entré cuando sólo un muchacho
Cada domingo, si estaba permitido, pero
Y miró con asombro en el palacio del sultán.
Cinco o seis años atrás, yo también andaba caminando ahí, en la calle, sin conocer a nadie aquí en la ciudad, y ahora estoy disfrutando de Shakespeare en el hogar de una generosa y respetada familia. ¡Oh Señor, yo podría darte un beso!

Andersen fue conocido en la tradición popular y de hadas. La princesa encerrada en una torre en El yesquero tiene su contraparte en Rapunzel; el camino de harina con el camino de migas en Hansel y Gretel, y las puertas marcadas con tiza recuerdan las de un cuento de Las mil y una noches: Alí Babá y los cuarenta ladrones.

Composición[editar]

En el día de Año Nuevo de 1835, Andersen escribió esto a su amiga Henriette Hanck:

Estoy empezando ahora algunos cuentos de hadas para niños. Voy a ganarme a las generaciones futuras, por si te interesa saberlo.

En una carta fechada en febrero de 1835, Andersen le decía esto al poeta Bernhard Severin Ingemann (1789 - 1862):

He empezado algunos cuentos de hadas narrados para niños y creo que han tenido éxito. He narrado un par de cuentos que de niño me hacían feliz, y que no creo que se conozcan, y los he escrito exactamente como se los contaría a un niño.

Andersen completó los cuentos en marzo de 1835 y dijo a Henriette, la hija del almirante Wulff:

También he escrito algunos cuentos de hadas para niños; Ørsted dice que si El improvisador me hace famoso, éstos me harán inmortal, porque son las más perfectos cosas que he escrito, pero yo no lo creo.

El 26 de marzo decía que

[...] serán publicados en abril, y la gente dirá: ¡el trabajo de la inmortalidad! Por supuesto, no voy a disfrutar de la experiencia en este mundo.

Publicación[editar]

El yesquero es uno de los primeros cuentos de hadas de Andersen. Se publicó en Copenhague, Dinamarca por CA Reitzel el 8 de mayo 1835 en un folleto de 61 páginas como la primera entrega de la primera colección de cuentos de Andersen, con Claus el grande y Claus el chico, La princesa y el guisante, y Las flores de la pequeña Ida. El costo del folleto de 24 shillings (el equivalente a 25 coronas danesas, o 5 dólares estadounidenses en 2009) y el editor pagó 30 rigsdaler (US$450 en 2009) por el manuscrito. El libro fue publicado en una segunda edición en 1842, y en una tercera en 1845.

El yesquero fue reimpreso en Cuentos de hadas, una edición de cinco volúmenes que compilaba los cuentos de Andersen publicados entre agosto y diciembre de 1849 con 125 dibujos de Vilhelm Pedersen, ilustrador favorito de Andersen. El cuento fue publicado de nuevo en el primer volumen de Historias y cuentos de hadas el 15 de diciembre de 1862.

En el segundo volumen de Historias y cuentos de hadas (1863), Andersen escribió esto en el apartado de observaciones:

El estilo debía ser tal como se oye al narrador. Por lo tanto, el lenguaje tenía que ser similar al lenguaje hablado; las historias son para niños, pero los adultos también deben ser capaces de escucharlas. Los tres primeros cuentos de hadas son los que yo escuché en la infancia, en el cuarto de hilado y durante la cosecha del lúpulo; Las flores de la pequeña Ida, por otra parte, nació mientras yo visitaba al poeta Thiele, cuando yo hablaba a su hija Ida acerca de las flores en los jardines botánicos; conservé y adapté algunas de las observaciones de la niña cuando más tarde escribí el cuento de hadas.

Adaptaciones y cuentos similares[editar]

Cuentos similares a El yesquero pueden ser La luz azul de las colecciones de los hermanos Grimm; El deseo de Hagop, un cuento armenio; ¡Lars, muchacho!, un cuento sueco, y Soldado de la luz azul, un cuento estadounidense de Kentucky.

En 1946, El yesquero o El chisquero (según Natasha Eliopulos) fue el tema de la primera película animada danesa, dirigida por Svend Methling y animada por Borge Ring. En 2007, El yesquero fue adaptado en un ballet de 30 minutos con decorados y vestuario diseñado por la reina Margarita III. El ballet se inauguró en el teatro de pantomima de los Jardines de Tivoli de Copenhague en julio de 2007. Era la tercera vez que la monarca había hecho un ballet para Tivoli basado en obras de Andersen.

Notas[editar]

Angelina Porro dice que mejor son los fósforos!!

  1. AT 0562: The Spirit in the Blue Light.

Enlaces externos[editar]