Desastre de Aznalcóllar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Río Agrio a la altura del casco municipal de Aznalcóllar que queda a la izquierda de la imagen y fuera de ella. A la derecha están las escombreras de las antiguas minas de pirita. El color turquesa es debido a la contaminación residual que proviene de las escorrentías de las escombreras.
Imagen que muestra el nivel de los lodos alcanzados en el vertido de la mina de Aznalcóllar en la rivera del Guadiamar.

El desastre de Aznalcóllar es un desastre ecológico producido por un vertido de residuos tóxicos en el Parque nacional y natural de Doñana, en Andalucía, España, en 1998, causado por la rotura de la presa de la balsa de la mina de Aznalcóllar, propiedad de la empresa sueca Boliden. De ahí que también se conozca con el nombre de caso Boliden.

Introducción. El Guadiamar y su Corredor Verde[editar]

El Guadiamar es el último gran afluente del Guadalquivir antes de su desembocadura, cerca del municipio del Castillo de las Guardas, en Sierra Morena. Más adelante, recorre el Aljarafe sevillano y discurre por los municipios de Ribadeo, Aznalcóllar, Benacazón, Huevar, Olivares, Sanlúcar La Mayor y Villamanrique de La Condesa, para terminar en las marismas de Doñana. En 1998, el desastre minero de Aznalcóllar propició el vertido de grandes cantidades de minerales al río y a las tierras dedicadas a la agricultura que se encuentran en las inmediaciones del mismo. Tras las principales tareas de reconstrucción de la zona, en 2003, el Corredor Verde del Guadiamar entró a formar parte de la Red de Espacios Protegidos. El corredor es también nexo de unión entre Sierra Morena y Doñana, permitiendo el intercambio de especies entre ambos espacios.

El desastre minero[editar]

La madrugada del 25 de abril de 1998, la presa de contención de la balsa de decantación de la mina de pirita en Aználcollar se rompió. Como consecuencia se vertió aguas ácidas y lodos muy tóxicos, con altos contenidos en metales pesados afectando 4.402 hectáreas.

El vertido fue 3,6 Hm3 de agua y 0,9 Hm3 de lodos, desbordando las riberas de los ríos Agrio y Guadiamar a lo largo de 40 Km para los lodos y 10 Km más para las aguas, con una anchura media de unos 400 metros. Los lodos no llegaron a alcanzar el Parque Nacional del Coto de Doñana, donde fue frenado y desviado el vertido mediante diques para que llegara con más rapidez al Guadalquivir y hasta llegar al mar en Sanlúcar de Barrameda.

Las aguas por su acidez llevaban disueltos muchos metales pesados, el lodo que también lo contenía, impide la agricultura. Los lodos formaron capas variables, desde 1,5 metros en las depresiones de la zona alta de la cuenca hasta espesores mínimos (apenas 1mm) en las zonas limítrofes de la riada. Se considera representativo el valor de espesor de 8 cm.

Estos vertidos tóxicos han arrasado cosechas, fauna, flora y suelos, ocasionando pérdidas catastróficas en la agricultura.


Los contaminantes[editar]

Para evaluar dicho vertido se tomaron muestras de aguas, lodos, suelos contaminados y suelos no afectados, diez días después de producirse el accidente. Para ello se eligieron puntos muestrales del transepto de la cuenca, analizando los siguientes elementos (Au, As, Ba, Be, Bi, Cd, Co, Cr, Cu, Hg, In, Mn, Mo, Ni, Pb, Sb, Sc, Se, Sn, Th, Tl, U, V, Y, Zn) por ICP de masas. Por otro lado la granulometría y pH del suelo se analizaron según las normas internacionales de ISSS-ISRIC-FAO (1994).


Características de las aguas[editar]

Aparece el zinc como principal elemento contaminante (73 mg/L). En cantidades mucho menores, se encuentra el Pb, Co, Ni y Cd. Si se comparan estas concentraciones con los valores máximos permitidos para poder utilizar un agua para riego, se observa que se superan los niveles para el Co (129 veces) y el Cd (en 69 veces).

Las aguas estancadas destacan por su extrema acidez y altos valores de potencial de oxidación/reducción y de conductividad eléctrica. Las partículas de sulfuros arrastradas con las aguas se oxidan a sulfatos solubles, por lo que el contenido en sales solubles se incrementa notablemente, a la vez que el pH baja drásticamente.

La zona de las marismas presenta un comportamiento diferente para la conductividad eléctrica por el pH, debido a que en esta zona las sales se dan de forma normal (estamos en unas marismas) mientras que en las zonas afectadas predominan los sulfatos debidos a la contaminación.


Características de los lodos[editar]

Los elementos predominantes son Pb, Zn, As, Cu, Mn, Sb y Ba. Aparecen en cantidades no tan importantes Tl, Cr, Co, Cd y Ni; mientras que en proporciones menores están Mo, Hg y Sn.

Comparando estas concentraciones con los niveles máximos permitidos para poder usar lodos en agricultura (según la legislación española, BOE 1/10/90) sólo se rebasan los umbrales para el Pb, Zn y Cu.

En cuanto a los valores de pH y Eh de los lodos vertidos destacan por su acidez y muestran un comportamiento similar al de las aguas: a bajos valores de pH le corresponden altos de Eh y viceversa. Los sulfuros se oxidan a sulfatos (baja el pH) y aumenta la solubilidad de las sales.

Los lodos tienen unos contenidos de limos que alcanzan el 83% (limo fino hasta un 73%), muy porosos y con una elevadísima capacidad de retención de agua. Su textura tiende a hacerse más fina conforme el depósito se aleja del área fuente.


Características de los suelos[editar]

Los suelos afectados son Fluvisoles vérticos (P) y Regosoles típicos. La mayoría de los suelos contaminados pueden neutralizar el impacto por presentar: pH básico, presencia de carbonatos y abundantes óxidos férricos. Los suelos son de texturas entre arcillosa y franco arenosa, desde estructura masiva hasta con bloques angulares, variando el contenido de gravas de 0-43% y de materia orgánica 0,8-2,9%.

Contaminación de los suelos[editar]

Se han diferenciar tres tipos de comportamientos:

• Grupo I Elementos contaminantes. Son los elementos en altas concentraciones en los suelos contaminados: As, Cu, Zn, Pb, Sb, Bi, Tl y Cd.

• Grupo II Elementos no contaminantes. Metales que a pesar de encontrarse en el vertido en cantidades mayores a las de los suelos no contaminados, no se han concentrado en los suelos: Ba, Co, Mo, Sn, In y Hg.

• Grupo III Elementos no contaminantes. Metales cuya concentración en el vertido era similar o inferior a la que presentaban en los suelos inalterados, y que no se han modificado: Mn, Cr, Y, Th, Sc, Ni, V y U.

Dentro del grupo I, las contaminaciones más intensas han sido debidas al Sb, Pb, As, Bi y Cu, pero por su toxicidad destacan: Cu, Cd, Pb, As y Zn. Aunque los elementos considerados como contaminantes superan los valores de referencia de los suelos sin contaminar, no todos llegan a niveles peligrosos o de intervención.

Por otro lado, estos metales podrán aumentar el valor en un futuro próximo, ya se puede producir la oxidación de los lodos, pasando parte de metales contenidos en ellos a estado soluble y que sean arrastrados al interior del suelo.

Las características de los suelos y el impacto de la contaminación[editar]

El comportamiento de los suelos ante la contaminación ha resultado ser muy variable dependiendo de sus características físicas, que han regulado la entrada de las aguas y los lodos; además de las propiedades químicas que han influido en la fijación y evolución de los elementos contaminantes de los suelos.

El poder de autodepuración de los suelos no es infinito, y dicho poder es muy variable dependiendo de las propiedades de los suelos. Los suelos existentes en la región contaminada constituyen una pieza clave para la recuperación de la zona siendo por ello fundamental su estudio para cualquier proyecto de planificación de descontaminación.

Las propiedades que hacen que la vulnerabilidad de los suelos presenten una mayor capacidad de retención de metales pesados son: textura arcillosa, suelos impermeables, porosidad alta, circulación lenta del agua, pH básico, alta capacidad de cambio iónico, redox (valores bajos de Eh), presencia de carbonatos y sales, mineralogía de arcillas tipo 2:1 (esmectitas y vermiculitas), materia orgánica, microorganismos con nutrientes para la degradación de los contaminantes y para la humificación de la materia orgánica.

La mayoría de los suelos contaminados de esta zona parecen presentar estas características. De forma general el suelo ha actuado de barrera, y las aguas ácidas se han neutralizado con los carbonatos que presentaban en la superficie los suelos. Tras este cambio, han precipitado la mayoría de metales pesados, quedando retenidos en horizontes superficiales del suelo. El agua contaminada no llegó a atravesar el suelo y por ello no ha afectado a los acuíferos. Por otro lado los lodos han entrado de forma desigual por las diferentes texturas del suelo. En suelos arenosos profundizaron pequeñas cantidades, mientras que en los arcillosos, entraron los lodos gracias a las grietas, alcanzando horizontes subsuperficiales.

Fases de contaminación[editar]

La contaminación soportada por los suelos se puede considerar desarrollada en dos fases.

Contaminación inicial[editar]

Se produce tras la llegada de las aguas y los lodos tóxicos. Dichos suelos estaban secos y agrietados, infiltrándose las aguas de forma masivamente, mientras que los lodos quedan fundamentalmente sobre la superficie de los suelos, recubriéndolos, y sólo una pequeña parte de ellos se introduce en el suelo a través de la macroporosidad.

La contaminación debida al agua se trata de contaminantes solubles que han impregnado masivamente los suelos (contaminación uniforme, contaminantes muy móviles, potencialmente tóxicos, bioasimilables). Por otro lado en los lodos los metales se encuentran en fase insoluble y se han introducido con carácter puntual, localizados en los macroporos del suelo (desigualmente repartidos, inmóviles, no actualmente tóxicos y no bioasimilables).

Se ha llegado a la conclusión que los suelos han actuado como autodepuradores evitando que parte de los metales alcanzaran el subsuelo y los niveles freáticos de la región.

Contaminación secundaria[editar]

Es el resultado de la evolución de los lodos tras el paso del tiempo. Los lodos cuando se depositaron, se encontraban saturados en agua por lo que reinaban condiciones reductoras y las partículas de sulfuros eran estables.

El suelo limoso con alta porosidad, le hace tener una gran capacidad de retención de agua. Al principio se da un proceso de desecación, lo que conduce a la oxidación de parte de los sulfuros que pasan a fase soluble bajo la forma de sulfatos, liberándose los metales pesados asociados. Esto se vio en los intensos incrementos de sulfatos en la fracción soluble de los lodos entre el 4 de mayo y el 20 de mayo y por ello descendió el pH bruscamente, aumentando la inestabilidad mineral.

Al proseguir la desecación, las sales disueltas se concentran y precipitan formando eflorescencias blancas en la superficie de la capa de lodos y en las grietas de los suelos, estando constituidas por sulfatos complejos de Mg, Zn, Fe, Pb, Cu y Al (bianchita, beaverita, hexahidrita, principalmente).

Con la llegada de las primeras lluvias estas sales se disuelven y junto a las sales solubles retenidas en los microporos de los lodos se movilizan y se infiltran en los suelos aumentando las concentraciones de metales pesados. Por ello esta contaminación fue más intensa del 4 de Mayo al 4 de Junio, ya que se dieron importantes lluvias. Dicha oxidación hizo rebasar los niveles de intervención de muchos de los suelos.

Recuperación de la zona[editar]

Los suelos tienen una contaminación de moderada a alta, por ello habrá que realizar un seguimiento periódico, para analizar su contenido en metales pesados y así evaluar su peligrosidad y el comportamiento del suelo.

Tras la retirada de lodos debe realizarse un análisis para evaluar el estado del suelo, utilizando para ello muestreo con malla aleatoria, cogiendo muestras a las distintas profundidades de 0-10, 10-30 y 30-50cm.

Tras realizar el estudio se recomienda realizar las siguientes medidas:

1. Para los suelos poco contaminados realizar un arado profundo, para que se mezclen la capa superficial contaminada con los niveles inferiores menos contaminados, diluyendo la contaminación superficial.

2. Limpiar los lodos que han quedado en el horizonte superficial tras la primera limpieza.

3. Añadir caliza para neutralizar la acidez, ya que estos suelos no contenían carbonatos.

4. Añadir compuestos como compuestos de hierro, arcillas o abonos orgánicos que tengan gran capacidad de fijación de metales pesados.

5. Plantar vegetación que absorba los metales, además de recolectarla y almacenarla, eliminado la contaminación y evitando su utilización agrícola.


Posicionamiento de reputados periodistas ante la castástrofe[editar]

Rogelio Fernández Reyes —Doctor en Periodismo con la tesis Periodismo Ambiental y Ecologismo: Tratamiento informativo del vertido de Aznalcóllar en el diario El País (1998-1999), edición Andalucía— recoge en su libro Aproximación al movimiento ecologista andaluz. Hacia la reconciliación con la naturaleza en Andalucía que “investigadores del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (IRNAS), dependiente del CSIC, habían señalado en numerosos trabajos, publicados en los años 80 y 90, la existencia de significativos niveles de metales pesados en el cauce del Guadiamar (procedentes de las explotaciones mineras), y habían advertido del riesgo que suponía para el Parque Nacional de Doñana la existencia de una balsa de residuos, de tales dimensiones, en la cabecera del cauce que regaba las marismas del Guadalquivir”.[1]

En este mismo punto coincide también el periodista Joaquín Fernández quien en El ecologismo español llega a afirmar que “lo sorprendente, sin embargo, es que ante la permisividad de las administraciones y la irresponsabilidad de las empresas, no ocurran [este tipo de desastres] con mayor frecuencia. De hecho, pocos días después de esta catástrofe, estalló otra balsa en Cádiz sin mayores consecuencias afortunadamente. Las denuncias sobre el impacto de la minería a cielo abierto han sido frecuentes así como los riesgos derivados de balsas o de escombreras de estériles”. Y para más inri, Fernández señala que “lo sucedido en apenas unos minutos tras la rotura de la balsa de lodos de las minas de Aznalcóllar ha venido ocurriendo en la bahía de Portmán (Cartagena), día a día, durante más de treinta años”.[2]

Proceso judicial[editar]

En 2002 se cerró la vía penal —21 técnicos imputados fueron absueltos—, por lo que la Junta de Andalucía demandó a Boliden para recuperar los 89 millones invertidos en la limpieza de residuos, pero el Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Sevilla se declaró incompetente, decisión que fue ratificada en 2003 por la Audiencia de Sevilla y en 2007 por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Entonces la Junta presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, que en 2012 ordenó que el caso, después del «indeseable peregrinaje sufrido», regresara al mismo juzgado sevillano de primera instancia que se inhibió una década antes. En 2013 ese juzgado inició las diligencias para determinar a quién corresponde pagar la limpieza de los seis millones de metros cúbicos de lodos tóxicos que afectaron a 4.634 hectáreas en el entorno del parque de Doñana. Sin embargo, en su última memoria anual, la compañía sueca indicaba que sus abogados en España no prevén «sufrir ningún daño económico como resultado del proceso legal, por lo que no ha hecho provisiones monetarias».[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Fernández Reyes, Rogelio: Aproximación al movimiento ecologista andaluz. Hacia la reconciliación con la naturaleza en Andalucía. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía, Sevilla, 2005, página 170.
  2. Fernández, Joaquín: El ecologismo español. Alianza Editorial S.A., Madrid, 1999, página 218.
  3. Javier Martín-Arroyo (27 de abril de 2013). «La justicia reinicia el 'caso Boliden' 15 años después de la catástrofe». El País. 

Enlaces externos[editar]

Aguilar, J.; Dorronsoro, C.; Fernández, E.; Fernández, J.; García, I.; Martín, F.; Ortiz, I.; Simón, M. El desastre ecológico de Aznalcóllar (Última actualización: 01/09/2000)


Coordenadas: 37°31′00″N 6°15′00″O / 37.51667, -6.25000