Delito de odio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los delitos de odio tienen lugar cuando una persona ataca a otra y la elige como víctima en función de su pertenencia a un determinado grupo social, según su edad, raza, género, identidad de género, religión, etnia, nacionalidad, ideología o afiliación política, discapacidad u orientación sexual.[1]

"Un delito de odio es una conducta violenta motivada por prejuicios, y su producción y reproducción parecen propias de las sociedades humanas a lo largo de la historia." Esta forma de definir los crímenes de odio que plantea María Mercedes Gomez en el texto "Los usos jerárquicos y excluyentes de la violencia" puede entenderse como una forma de violencia dirigida a personas que pertenecen a un grupo específico, ya sea social, racial o étnico o que tengan una tendencia sexual o religiosa catalogada como "diferente".

La manera en que los prejuicios son establecidos depende del contexto social y de los estereotipos que la misma sociedad ha ido creando. Tales prejuicios y en general la violencia que generan, tienen como causa "la necesidad de marcar diferencias entre colectividades hegemónicas y no-hegemónicas" por el miedo de los primeros de perder algunos privilegios. La unificación y la repetición de los prejuicios creados por la sociedad son una forma de legitimar los actos violentos realizados por algunos grupos específicos.

Los delitos de odio son vistos por muchos como una forma de realizar las acciones que el Estado no tuvo la capacidad de asumir. Un ejemplo de esto podría ser el paramilitarismo que intenta establecer el orden donde el Estado no tiene presencia. De igual manera estos actos se han convertido en una forma de "violencia discriminatoria" no sólo, como ya se mencionó, contra grupos étnicos sino también muchas veces contra mujeres, siendo éstas vistas, según lo plantea Catharine A. Mackinnon en "Feminismo, Marxismo, método y Estado: hacia una teoría del derecho feminista", como dominadas por el género masculino. Éste es el encargado de medir la igualdad en la ley y por lo tanto será bajo el punto de vista de ellos que se mida la discriminación sexual. Siendo esta medida un tanto subjetiva, se podrían llegar a cometer crímenes de odio contra grupos de mujeres específicos, como lo son las prostitutas, sin que estos sean sancionados de manera indiscriminada sin tener en cuenta ningún prejuicio. Los Estados, preocupados por la situación existente antes mencionada, han creado leyes contra la discriminación y, en concreto, han creado estatutos contra los crímenes de odio con el fin de brindar protección especial a los grupos que se ven afectados por estas prácticas violentas.

Se puede concluir que la conducta violenta o los delitos de odio varían dependiendo del contexto y de los prejuicios que tenga una sociedad específica, pero que de igual manera está presente en todas las sociedades, las cuales ya han ido creando medios para solucionar ésta situación.

Oposición[editar]

Oposición a las leyes de crímenes de odio[editar]

La Corte Suprema de los Estados Unidos encontró por unanimidad que el caso R. A. V. v. City of St. Paul equivale a una discriminación basada en el punto de vista que entra en conflicto con los derechos de libertad de expresión, ya que de forma selectiva había criminalizado el discurso motivados por el prejuicio del habla o el lenguaje simbólico de temas desfavorecidos, al tiempo que permite utilizar ese mismo discurso para otros temas.[2] Muchos críticos más aseguran que los crímenes de odio entra en conflicto con un derecho más fundamental: el libre pensamiento. La reclamación es que la legislación de crimen de odio efectivamente hace cierta ideas o creencias, incluidas las religiosas, ilegales, es decir, crímenes de pensamiento (crimental).[3] [4] [5] [6] [7] [8] [9]

En su libro Crímenes de Odio: Derecho Penal y política de la identidad, James B. Jacobs y Kimberly Potter critican la legislación sobre delitos de odio para exacerbar los conflictos entre los grupos. Afirman que mediante la definición de crímenes cometidos por un grupo contra otro, en lugar de ser cometidos por individuos contra su sociedad, el etiquetado de los delitos como "crímenes de odio" hace que los grupos que se sienten perseguidos por los otros, y que esta impresión de la persecución puede incitar a una reacción violenta y por lo tanto llevar a un aumento real de la delincuencia.[10]

Algunos han argumentado que las leyes de crímenes de odio adaptan la ley del descrédito y aún más abre la brecha de la sociedad, debido a que grupos aplicarán dichas leyes para silenciar a sus críticos.[11] Algunos han argumentado que si es cierto que todos los crímenes violentos son el resultado del desprecio del autor para con la víctima y, a continuación, todos los crímenes son crímenes de odio. Por lo tanto, si no existe un fundamento alternativo para procesar a algunas personas más severamente por el mismo delito sobre la base de quién es la víctima, continuación, entonces los diferentes acusados son tratados desigualmente en virtud de la ley, lo cual viola la Constitución, el derecho a la igualdad y el principio de igualdad ante la ley.[12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Stotzer, R.: Comparison of Hate Crime Rates Across Protected and Unprotected Groups, The Williams Institute, 06-2007. Consultado el 09-08-2007.
  2. R. A. V. v. City of St. Paul, 505 U.S. 377 (1992).
  3. The Essayist (1998). Hate Crime Premise. 24 Jul. 1998.
  4. Evenson, Brad (2003). Looking for thoughtcrime to crimestop. National Post. February 8, 2003.
  5. Schwartz, L., I.T. Ulit, & D. Morgan (2006). «Straight talk about hate crimes bills: Anti-gay, anti-transgender bias stall federal hate crimes legislation». Georgetown Journal of Gender & the Law 7 (2):  pp. 171–186. 
  6. Icke, David (2003). Tales from the Time Loop. Bridge of Love. ISBN 0-9538810-4-0. [1]
  7. Smith, Peter J. (2007). Democrats refuse religious freedom amendment to hate crimes bill. LifeSite, 26 April 2007.
  8. Kamine, Wendy. The Return of the Thought Police: "Hate crime" legislation is an assault on civil liberties. The Wall Street Journal. October 28, 2007.
  9. Wolski, Chris (1999). Hate Crime Laws Will Spawn Thought Police. Capitalism Magazine Website. Retrieved 2009-06-18.
  10. Jacobs, James B. & Kimberly Potter. (1998). Hate Crimes: Criminal Law and Identity Politics. New York: Oxford University Press, pp. 130–144
  11. AEI – Short Publications
  12. Constitutional Challenges to Hate Crimes Statutes

Bibliografía[editar]

  • Gómez, María Mercedes. "Los usos jerárquicos y excluyentes de la violencia" en "Más allá del Derecho". Ediciones Uniandes.
  • MacKinnon, Catherine. "Feminismo, marxismo, método y Estado: hacia una teoría del derecho feminista" en "Critica Jurídica". Bogotá: Ediciones Uniandes, 2005