Constitución de Irán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Constitución de la República Islámica de Irán fue aprobada en un referéndum celebrado el 11 y 12 de Azar de 1358 de la hégira solar, correspondiente con el 12 y el 13 de muharram al haram de 1400 de la hégira lunar [2 y 3 de diciembre de 1979] y por el Consejo de Revisión de la Constitución.

Consta de un preámbulo, que habla de las causas que condujeron a esta Revolución a su triunfo y su organización política. La Constitución en sí está elaborada en catorce capítulos que abarcan ciento setenta y siete principios.

Para ver la Constitución completa ver Constitución de la República Islámica de Irán.

Preámbulo[editar]

Se divide en trece puntos. Los tres primeros hablan de las causas de la Revolución Islámica así como el camino que siguió para llegar a triunfar sobre el régimen Pahlaví. Los siguientes puntos son, en esencia, un resumen de la Constitución y, por tanto, de la organización política de Irán.

  • El albor del movimiento
  • Gobierno Islámico
  • La ira del pueblo
  • El precio que pagó el pueblo
  • Métodos de Gobierno en el Islam
  • Soberanía del alfaquí (sabio docto) justo
  • La economía es un medio, no el objetivo
  • La mujer en la Constitución
  • Ejército con ideología
  • La justicia en la Constitución
  • Poder Ejecutivo
  • Los medios de comunicación de masas
  • Representantes (diputados)

Capítulo Primero: Principios Generales[editar]

Consta de los primeros 14 principios

El principio 1º habla de la victoria de la Revolución Islámica bajo el liderazdo del Ayatollah Jomeini, así como de la aprobación de esta Constitución por un 98,2 % del censo en el referéndum que tuvo lugar los días 10 y 11 de farvardín del año 1.358 de la hégira solar, correspondiente a los días 1 y 2 de yumada I del año 1.399 de la hégira lunar (= 30 y 31 de marzo de 1979).

El principio 2º explica que la República Islámica es un sistema establecido sobre la base de la fe musulmana así como la garantización del reparto equitativo y la justicia, la independencia política, la económica, la cultural y la solidaridad nacional basándose en las siguientes vías:

a) El esfuerzo intelectual constante de los alfaquíes (sabios doctos en la religión) que reúnen las condiciones exigidas

b) El aprovechamiento de las ciencias y de las artes y en la experiencia avanzada del hombre, y el esfuerzo para hacerlo progresar.

c) El rechazo de cualquier clase de opresión y dominio y de toda dependencia y sumisión total a ellos.

Para alcanzar los objetivos mencionados en el principio segundo, el Gobierno de Irán se basa en 16 puntos nombrados en el Principio 3º. Es importante remarcar el décimo sexto y último punto:

Organizar la política exterior del Estado basándose en los valores islámicos, en el compromiso fraterno hacia todos los musulmanes y en el total apoyo a los desheredados del mundo.

Punto 16, Principio 3º, Capítulo Primero de la Constitución de la R.I. de Irán,

El principio 4º remarca que todas las leyes y decretos civiles, penales, fiscales, económicos, administrativos, culturales, militares, políticos y otros cualesquiera deberán ser promulgados basándose en los preceptos islámicos y que tal precepto está por encima de la Constitución y sobre otras leyes y decretos.

La religión oficial de Irán es el Islam y la doctrina la ya´fari duodecimana. Este principio es inmutable ad eternum según el principio 12º.

Los siguientes principios 13º y 14º hablan del respeto de los iraníes cristianos, judíos y zoroastrianos, a los cuales se les otorga libertad para practicar sus ceremonias dentro de los límites legales y para actuar de acuerdo con sus principios en materia de estatuto personal y de enseñanza religiosa.

Capítulo Segundo: Lengua, escritura, calendario y bandera oficial del país[editar]

La lengua Oficial es el persa. Sin embargo, se permite el uso de las lenguas locales y tribales en la prensa y en los medios públicos de información, así como enseñar su literatura en las escuelas junto con la lengua persa (principio 15º).

Basándose en que la lengua árabe es la lengua del Corán, ésta se enseñará obligatoriamente junto al persa a partir del ciclo de enseñanza primaria hasta el final del bachillerato (principio 16º).

Tanto el calendario solar de la Hégira como el lunar son aceptados oficialmente, pero la administración del Estado se rige por el solar. Así mismo, el día festivo semanal es el viernes (principio 17º).

La bandera oficial de Irán la componen los colores verde, blanco y rojo con el símbolo de la República Islámica y con las palabras de “Allah-u-Akbar” (Dios es el más grande) (principio 18º).

Capítulo Tercero: los Derechos del pueblo[editar]

Consiste en los principios 19-42.

Todos los miembros de la Nación Iraní gozan de los mismos derechos, sin distinción de etnia, tribu, color, raza, lengua o de demás particularidades (principio 19º).

Tanto hombres como mujeres gozan asimismo estarán bajo la protección de la ley de forma equitativa gozando de todos los derechos humanos, políticos, económicos, sociales y culturales, respetando siempre los principios islámicos (principio 20º).

El principio 21º nombra los derechos de la mujer que el Gobierno está obligado a garantizar, atendiéndose como siempre a los preceptos islámicos.

Los principios 22, 23, 24 y 25 hablan de los derechos de los ciudadanos (la inviolabilidad de su persona, vida, bienes, derechos, dignidad, hogar, trabajo y correspondencia (excepto en situaciones que la ley lo permita), así como la libertad de culto entre el Islam, el Judaísmo, el Cristianismo y el Zoroastrismo. La Fe Bahai es una minoría religiosa con muchos adeptos en Irán, aun mayor que la de los judios, cristianos y zoroastrianos juntos. Pero no es reconocida por creer que es una herejía y son perseguidos, se les priva de educación, propiedad privada, libre movilidad y reunion. También se goza de libertad de expresión siempre que no atente contra los principios islámicos o contra los derechos públicos. La ley determina con detalle esta cuestión.

Los partidos, agrupaciones, asociaciones políticas y sindicales y las asociaciones islámicas o las de las minorías religiosas reconocidas gozan de libertad con la condición de que no vulneren los principios de la independencia, de la libertad, de la unidad nacional y los preceptos islámicos, así como los fundamentos de la República Islámica (principio 26º). También hay libertad de organizar reuniones, asambleas o manifestaciones sin armas siempre que no atenten contra los principios islámicos (principio 27º).

Se tiene así mismo libertad de elegir profesión a menos de que sea incompatible con el Islam. El Gobierno tiene la responsabilidad de crear las posibilidades para acceder en condiciones iguales a una ocupación para todos los ciudadanos (principio 28º). También es un derecho el disfrute de la seguridad social en casos de vejez, jubilación, catástrofe, ... (principio 29º).

El Gobierno tiene además la obligación de facilitar la educación gratuita hasta la etapa final del bachillerato (principio 30º).

Los principios siguientes constatan de la relación de la Justicia hacia el pueblo (relacionados con la detención, el castigo, el derecho inalienable de recurrir a la Justicia,...)

Capítulo Cuarto: Economía y asuntos financieros[editar]

Posee los principios comprendidos entre el 43 y el 55, en los que habla básicamente de: los puntos sobre los que se basa el Gobierno para garantizar la independencia económica de la sociedad, erradicar la pobreza y la miseria y satisfacer las necesidades fundamentales (principio 43º); la división del sistema económico de Irán en tres sectores, estatal, cooperativo y privado (principio 44º); el derecho a la propiedad privada siempre que se consiga por medios lícitos y la ley determina sus límites (principio471); la obligación del Gobierno de apropiarse de todas las riquezas obtenidas mediante la usurpación, la usura, el desfalco, el robo, el soborno, la corrupción así como otros métodos ilícitos según el Islam, para devolverlas a su legítimo propietario o, en caso de desconocimiento, para el Tesoro Público (principio 49º); ...

También da otros datos relacionados con la economía del país, como lo tocante a los impuestos o al Tesoro Público.

Capítulo Quinto: La soberanía popular y los poderes que emanan de ella[editar]

Comprende los principios 56-61, y comienza afirmando que:

La soberanía absoluta sobre el hombre y el universo pertenece a Dios, y es Él quien hace al hombre soberano sobre su destino social. Nadie puede privar al ser humano de este derecho divino ni ejercerlo para beneficio de un individuo o de un grupo específico, pues el pueblo ejerce este derecho otorgado por Dios de acuerdo con los principios que a continuación siguen.

Principio 56º, Capítulo Quinto de la Constitución de la R.I. de Irán, Obra

Los principios siguientes declaran que los poderes soberanos de Irán se dividen en: el poder Legislativo, el ejecutivo y el judicial, todos ellos bajo la gestión y el imanato de la comunidad, de acuerdo con los principios de esta Constitución.

Los poderes soberanos en la República Islámica de Irán son: el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial.

Capítulo Sexto: El Poder Legislativo[editar]

Consta de los principios comprendidos entre el 62º y el 99º, en los que se decretan qué es la Asamblea Consultiva Islámica.

Primera Parte: La Asamblea Consultiva Islámica [Parlamento][editar]

También define que el periodo de legislatura es de cuatro años; el número de los representantes en la Asamblea Consultiva Islámica es de doscientos setenta y el número de representantes para los zoroastrianos, los judíos, los cristianos asirios y caldeos y los cristianos armenios del sur y del norte . También hace un resumen de las funciones de esta Asamblea dentro del Parlamento, como sus reuniones y debates públicos.

Segunda Parte: Poderes y Competencias de la Asamblea Consultiva Islámica[editar]

La Asamblea Consultiva Islámica puede legislar leyes siempre que se encuentren dentro de los parámetros de esta Constitución (principio71), así como el derecho a investigar y a inquirir en todos los asuntos del país (principio 76º). También especifica que todos los tratados, convenios, contratos y acuerdos internacionales deben ser aprobados por esta Asamblea (principio 77º).

Asimismo, el recibir u otorgar préstamos o ayudas a fondo perdido, interiores o exteriores, por parte del Gobierno, debe ser aprobado por la Asamblea Consultiva (principio 80º).

Además, la Asamblea tiene que aprobar la contratación de expertos extranjeros por parte del Gobierno (principio 82º).

Los diputados de la Asamblea, en cumplimiento de su obligación, gozan de plena libertad para expresar sus puntos de vista y sus opiniones, y no podrán ser ni perseguidos ni detenidos por sus declaraciones en la Asamblea, o por su votación en cumplimiento de su obligación de representantes (principio 86º).

El principio 90º describe al Consejo de Guardianes como un consejo para evitar que las aprobaciones de la Asamblea Consultiva Islámica no contradigan los principios islámicos ni a la Constitución. Este Consejo está compuesto del modo siguiente.

1) Seis alfaquíes (sabios) justos y doctos en cuestiones y asuntos de la época designados por el Líder Supremo

2) Seis juristas de las diversas especialidades jurídicas presentados por el presidente del Poder Judicial a la Asamblea Consultiva Islámica seleccionados entre todos los juristas musulmanes, a votación de dicha Asamblea.

Por lo tanto, Asamblea Consultiva Islámica y Consejo de Guardianes están íntimamente entrelazados, en palabras del principio 93º:

La Asamblea Consultiva Islámica no tendrá validez legal alguna sin la existencia del “Consejo de Guardianes”, salvo en el caso de aprobación de la credencial de los diputados y para elegir seis miembros juristas del Consejo de Guardianes de la Constitución.

Principio 93º, Segunda Parte, Capítulo Sexto de la Constitución de la R.I. de Irán,

El Consejo de Guardianes tiene, según el principio 99º, la obligación de supervisar las elecciones de la Asamblea de Expertos del Liderazgo, del Presidente de la República, de las elecciones a la Asamblea Consultiva Islámica y de las consultas populares y referéndums.

Capítulo Séptimo: Los Consejos Consultivos[editar]

En los seis principios comprendidos entre el 100º y el 106º, se describe el Consejo Supremo de las Provincias, un organismo creado para conseguir la pronta ejecución de los programas sociales, de desarrollo, económicos, sanitarios, culturales, educativos y del resto de los aspectos que atañen al bienestar social por medio de la cooperación popular.

Capítulo Octavo: El Líder o el Consejo del Liderazgo[editar]

En principios 107 al 112 se describen las condiciones y cualidades del Líder, así como su modo de elección sus funciones y poderes.

En caso de incompetencia por parte del líder, éste será cesado, acto del cual es responsable el Consejo de Expertos. En caso de que el líder fallezca, sea cesado o dimita, los expertos tendrán el deber de determinar y presentar un nuevo líder en el menor plazo de tiempo. Cuando el líder, ya sea por enfermedad o por cualquier otra eventualidad, no pueda temporalmente ejercer sus funciones como tal, será la asamblea mencionada en este principio la que durante este intervalo se encargará de sus funciones (principio 111º).

En caso de que una ley aprobada por la Asamblea Consultiva Islámica sea considerada por el Consejo de Guardianes como contraria a la ley islámica o a la Constitución, y, la asamblea, no sancione, teniendo en cuenta los intereses del sistema, el Consejo de Discernimiento de Conveniencia del Sistema tiene la obligación de discernir lo que es conveniente. Este Consejo se forma por orden del líder cuando las causas lo precisan (principio 112º)

Capítulo Noveno: El Poder Ejecutivo[editar]

Comprende desde el principio 113º hasta el 151º y se halla dividido en dos partes: la Presidencia y el Ejército.

Primera Parte: la Presidencia de la República y sus ministros[editar]

Describe las características, condiciones y poderes del Presidente de Irán.

Éste es la máxima autoridad del país después del líder y debe ser elegido directamente por votación popular por un periodo de cuatro años y no puede ser reelegido consecutivamente más de una vez.

Asimismo, debe ser de nacionalidad iraní, ser administrador experimentado; tener buenos antecedentes; ser digno de confianza y virtuoso, creyente y ligado a los principios de la República Islámica y a la doctrina oficial del país (principio 115º)

El Presidente de la República será elegido por mayoría absoluta de votos. En caso de no obtener esta mayoría absoluta de los electores en la primera vuelta, se efectuará una segunda al siguiente viernes. En la segunda vuelta electoral sólo participarán los dos candidatos que hayan obtenido mayor número de votos en la primera; pero en el caso de que se retirara de las elecciones alguno de los candidatos que en las primeras hubiera obtenido mayoría de votos, participarán en las segundas los dos candidatos siguientes con mayor número de votos (principio 117º).

El Consejo de Guardianes supervisa las elecciones presidenciales.

La aprobación de los tratados convenios, acuerdos y pactos entre Irán y los demás Estados, así como los convenios que atañen a los organismos internacionales, tras previo consentimiento de la Asamblea Consultiva Islámica, es competencia del Presidente de la República o de su representante legal (principio 125º).

La aprobación de los embajadores es propuesta por el Ministro de Asuntos Exteriores y confirmada por el Presidente de la República.

Asimismo, el principio 131º se dan los pasos a seguir en caso de que el Presidente fallezca, fuese destituido, dimita o tenga una ausencia o enfermedad por un tiempo superior a dos meses.

El nombramiento de los ministros se hará a propuesta del Presidente de la República y con la aprobación de la Asamblea Consultiva Islámica.

El presidente del Poder Judicial investigará sobre el patrimonio del líder, del Presidente de la República, vicepresidentes, los ministros y sus cónyuges e hijos respectivamente, antes de asumir el cargo y a su finalización con el fin de que no se haya incrementado injustamente (principio 142º).

Segunda Parte: El Ejército y los Guardianes de la Revolución [Pasdaranes][editar]

Tal como afirma el principio 144º, Las Fuerzas Armadas de Irán deben ser un ejército islámico, popular y con doctrina.

Ningún extranjero puede ser miembro del ejército ni de las fuerzas de orden público Así como también está prohibido el despliegue de cualquier base militar extranjera en el país aún cuando su utilización sea pacífica.

Los Guardianes de la Revolución [Sepah Pasdaran], tienen la obligación de salvaguardar el triunfo de la revolución y sus logros (principio 150º).

En virtud de la aleya coránica 8:60, el Gobierno tiene la obligación de proporcionar a todos los ciudadanos del país los programas y los medios educativos militares de forma que, en cualquier momento todos tengan la posibilidad de la defensa armada del país y del sistema de Irán. Pero la tenencia de armas debe contar con la autorización de las autoridades oficiales (principio 151º).

Capítulo Décimo: la Política Exterior[editar]

Este Capítulo señala la posición de Irán ante los demás Estados, que implica una negación a toda dominación o sometimiento a cualquier fuerza extranjera (principio 152º); así como la prohibición de tratos que entrañen la dominación extranjera sobre los recursos naturales y económicos, la cultura, el ejército u otros dominios (principio 153º). En el principio 154º afirma que la República Islámica su fin la felicidad del ser humano en todo el conjunto de la comunidad humana y reconoce que la independencia, la libertad y un gobierno justo y verdadero es un derecho de todos los pueblos y, por lo tanto, a la par que se abstiene plenamente de interferir en los asuntos internos de otros pueblos, respalda la justa lucha de los desheredados frente a los arrogantes en cualquier punto del planeta.

El principio 155º concreta que el Gobierno de Irán da asilo a cualquiera que se lo pida siempre y cuando no sea reconocido como traidor o delincuente según las leyes de Irán.

Capítulo Décimo Primero: El Poder Judicial[editar]

Consta de dieciocho principios en los que se concreta las obligaciones y el modo de conducta del Poder Judicial, del Tribunal Supremo y del Ministro de Justicia y los jueces, así como sus derechos.

Los procesos son públicos y nada impide la asistencia de los ciudadanos a menos que el tribunal estime que su publicidad es contraria a la moral o el orden público o que lo pidan las dos partes implicadas en la querella (principio 165º). También los procesos relacionados con delitos políticos y de prensa son públicos y tendrán lugar en los tribunales de justicia en presencia de un jurado (principio 168º).

Para investigar las infracciones relacionadas con obligaciones castrenses específicas y de los miembros del ejército, gendarmería, policía y Guardianes de la Revolución Islámica, se constituirán tribunales militares (principio 172º).

Para supervisar la correcta aplicación de las leyes en los distintos organismos administrativos, se creará la Dirección General Inspección del Estado bajo la supervisión del presidente del Poder Judicial (principio 174º).

Capítulo Décimo Segundo: la Radio y la Televisión[editar]

En la Radio y la Televisión de la República Islámica de Irán debe asegurarse la libertad de expresión y difusión de ideas de acuerdo con los preceptos del Islam y los intereses de la nación.

El Líder es el encargado del nombramiento y destitución del presidente de Radio y Televisión de la República Islámica de Irán, y será un consejo integrado por representantes del Presidente de la República, el presidente del Poder Judicial y la Asamblea Consultiva Islámica (dos personas cada uno) el que supervisará este organismo.

Las líneas y la manera de administrar el organismo y de supervisarlo se harán conforme a la ley.
Principio 175º, Capítulo Décimo Segundo de la Constitución de la R.I. de Irán,

Capítulo Décimo Tercero: El Consejo Superior de Seguridad Nacional[editar]

En el principio 176º se explica con detalle el cometido del Consejo Superior de Seguridad Nacional y sus miembros, que son:

- Los presidentes de los Tres Poderes.

- El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas

- El responsable de Asuntos de Programación y Presupuesto.

- Dos delegados elegidos por el Líder.

- Los ministros de Asuntos Exteriores, de Interior y de Inteligencia.

- En el caso de que procediera, el ministro correspondiente, la más alta instancia del Ejército y de los Guardianes de la Revolución (Pasdaranes)

Los decretos aprobados por el Consejo Superior de Seguridad Nacional son ejecutables una vez obtenido el visto bueno del Líder.

Capítulo Décimo Cuarto: Revisión de la Constitución[editar]

Este capítulo, junto con el anterior, son un aprobado el 28 de julio de 1989.

El último principio de la Constitución declara con detalle la forma de revisión de la Constitución de la República Islámica de Irán.

Enlaces externos[editar]