Combate de Tarmatambo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate de Tarmatambo
Guerra del Pacífico
Fecha 15 de julio de 1882
Lugar Tarmatambo, Perú
Resultado Victoria chilena
Beligerantes
Flag of Chile.svg República de Chile Flag of Peru (1825 - 1950).svg República Peruana
Comandantes
Flag of Chile.svg Subteniente Arturo Benavides Santos Flag of Peru (1825 - 1950).svg Coronel Juan Gastó
Fuerzas en combate
80 soldados 120 soldados más guerrilleros
Bajas
2 soldados heridos No determinado.
[editar datos en Wikidata ]

El Combate de Tarmatambo fue un hecho de armas de la Guerra del Pacífico, que enfrentó a las fuerzas de los ejércitos de Chile y del Perú en el marco de la Campaña de la Sierra o Campaña de la Breña. Éste se desarrolló en el poblado de Tarmatambo en las alturas de Tarma en la sierra peruana el 15 de julio de 1882.

Sucesos previos[editar]

Luego del revés sufrido en Concepción, Pucará y Marcavalle, durante el 9 y 10 de julio de 1882, la división de Estanislao del Canto se había situado en el pueblo de Tarma, esperando poder emprender la retirada desde la sierra hacia Lima. A Tarma llegan el 13 de julio acampando a orillas del riachuelo Huáchac. La zona es saqueada por las fuerzas chilenas apropiándose de caballos, maíz, trigo y ganado, tomando de rehenes a las autoridades del pueblo. La población de Tarma y Tarmatambo se refugia en las alturas.

El 14 de julio de 1882, del Canto envió a la 1º compañía del batallón Lautaro - con unos 80 hombres - al mando del Subteniente Arturo Benavides Santos - a tomar posiciones en el caserío de Tarmatambo para custodiar el camino a Jauja y tener una ruta segura de regreso. El mando cayó en Benavides debido a que el comandante de la compañía era baja por enfermedad, lo mismo que su segundo al mando. La compañía sale para su destino alrededor de las 16:00 del 14, llegando al anochecer.

La vanguardia de las tropas del General Andrés Avelino Cáceres estaba compuesta por caballería del Coronel Máximo Tafur y las fuerzas de Juan Gastó - la cual había participado en La Concepción - quienes se aproximan llegan a Tarmatambo el 15 de julio para enfrentar a las tropas chilenas. A los soldados se unen los pobladores tarmatambinos armados con hondas y lanzas como Benjamín Simeón, Tolentino Lino y Basilio Solano.

El combate[editar]

Las fuerzas enfrentadas eran las siguientes:

Ejército de Chile[1] Ejército de Perú[1]
  • Batallón Lautaro (1 compañía), bajo el mando accidental del Teniente Benavides
  • Fusiles Comblain
  • División de Vanguardia Coronel Juan Gastó

Columna Cazadores de Comas (Salazar)
1 Batallón y 1 Columna

  • Destacamento del Coronel Máximo (Tafúr)

Columna de Huarimpampa (Toledo Ocampo)
Columna de Sinco (Meza)
Columna de Chupaca (Arauco)

  • Fusiles de diversas fabricaciones, hondas y lanzas
  • Las fuerzas de Tafur estaban diezmadas a causa de la batalla de La Oroya y la expedición del Teniente Tristán Stefan, las de Gastó, lo estaban a causa del Combate de Concepción

En la mañana del 15, los centinelas chilenos dan la alerta que estaban siendo rodeados por las fuerzas peruanas. El subteniente chileno Benavides ordena al subteniente Manuel 2º Salas, salir hacia Tarma para avisar al coronel del Canto y solicitar refuerzos. Benavides, luego se refugia junto con sus hombres en las ruinas incas de Marka Marka para enfrentar el combate desde una posición que considera ventajosa. Al construir sus trincheras destruyen parte de la fortaleza incaica.

Benavides ordena aprovisionarse de agua y comida, e imparte la orden a sus hombres de sacar algunas piedras de los muros para poder disparar hacia el exterior desde una posición relativamente segura, pudiendo así repeler los ataques y evitar ser heridos por el fuego enemigo.

...Los chilenos estaban sobre las alturas de Tarma y en las ruinas incaicas de Tarmatambo, batiéndose con nuestros valientes guerrilleros, atrevidos legionaros de honda y rejón, quienes generosos presentaban sus pechos desnudos para ayudar a sus hermanos, los soldados de línea....

Antonia Moreno de Cáceres. Memorias

Tafur y Gastó, ordenan atacar organizando a sus tropas en grupos de 30 a 40 hombres armados con rifles, bajando en línea, seguidos por guerrilleros armadas con lanzas y por los flancos guerrilleros armados con hondas, mientras que tropas con rifles custodiaban la retaguardia.[2] Las fuerzas peruanas piden a las fuerzas chilenas rendirse, para no repetir lo ocurrido en Concepción.

...Avanzaban gritando: "Ríndanse, chilenos, y los perdonamos...¡". Entremezclados con el de:"!Si no se rinden, los matamos a todos como en La Concepción"......"

Relato del Subteniente Arturo Benavides Santos.[3]

Ante la negativa de los chilenos, las fuerzas peruanas atacan por lo menos 10 veces el corral, siendo repelidos por los chilenos parapetados en su interior. Los soldados esperaban la orden de Benavides para hacer una descarga cerrada tratando de no desperdiciar municiones, dado que sólo tenían 80 tiros más menos por soldado.

...Cuando ordenaba "apunten", todos guardaban silencio y apuntaban sirviéndoles de mampuesto las troneras, y al dar la orden de "fuego", disparaban y prorrumpían en un !Viva Chile¡. Estruendoso, y después continuaban haciendo fuego con calma. Obedecían convencidos la orden de hacer bien las punterías y disparar pausadamente, pues se daban cuenta de la importancia de no desperdiciar municiones..."

Relato del Subteniente Arturo Benavides Santos.[3]


Al mediodía, las fuerzas peruanas ensayan una carga mayor con tropas de línea con rifles y caballería, seguidos de los guerrilleros de Tarmatambo, siendo repelidos. Benavides aprecia que los peruanos se retiran del lugar.[2]

Ante este repliegue, Benavides ordena mantenerse al interior de la estructura, ya que sus soldados deseaban calar bayonetas y salir en persecución del enemigo.[2]

Así prosiguió el combate hasta la llegada de los refuerzos chilenos cerca de las 14:00, cuando la compañía del Lautaro sale de su refugio dirigiéndose a la quebrada para enfrentar a las tropas peruanas quienes se retiran del campo hacia los cerros que estaban a sus espaldas.

Sucesos posteriores[editar]

La historiografía peruana agrega que el capitán Alejandro Torres pide refuerzos a Cáceres, quien envía una compañía del batallón Zepita, ocupando Tarmatambo mientras que las fuerzas chilenas se retiran hacia Tarma.

La historiografía chilena relata que al mantener Tarmatambo bajo su dominio, la compañía del Lautaro permitió a la división del Canto proteger la retirada hacia La Oroya en dirección a Lima, llegando a Chicla a fines de julio de 1882. La compañía del Lautaro contabilizó 2 heridos. Esta acción fue declarada en Chile varios años después de terminada la guerra como "Acción Distinguida" por el Ejército de Chile. El batallón Lautaro fue una de las últimas unidades chilenas en volver a Chile, siendo disuelto en octubre de 1884.[4]

Luego de la acción de Tarmatambo, al día siguiente el 16 de julio Cáceres ordena atacar las posiciones chilenas ocupadas por una compañía del batallón 2° de Línea en San Juan Cruz, la cual resiste hasta la llegada de un grueso refuerzo.

Del Canto se retira de Tarma en dirección a La Oroya donde llegan el 17 de julio. El 18 de julio las fuerzas chilenas dejan el valle del Mantaro con dirección a Chicla en la sierra de Lima. El 18 de julio Cáceres establece en Tarma su nuevo cuartel de operaciones.

Notas[editar]

  1. a b Informe del Estado Mayor del Ejército de Chile.
  2. a b c Parte del Subteniente del Batallón Lautaro Arturo Benavides Santos.
  3. a b Seis años de vacaciones, pag 187.
  4. Pelayo González, Mauricio (2007). «Mayor Arturo Benavides Santos.». Consultado el 2008.

Bibliografía[editar]

  • Mellafe Maturana, Rafael (2007). La Guerra del Pacífico en imágenes, relatos... testimonios. Centro de Estudios Bicentenario. 
  • Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú (CPHEP) (1982). La guerra del pacifico 1879-1883. La resitencia de la breña Tomo II. La contraofensiva 23 feb 1882-05 May 1883. Ministerio de Guerra. 

Enlaces externos[editar]

Mapa de Tarmatambo, Tarma y La Oroya