Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago»
Información
Tipo Particular no subvencionado
Afiliación religiosa Católica
Fundación 15 de febrero de 1849
Género Mixto
Autoridades
Rector/a Iván Villalón Quezada
Administrador/a Arzobispado de Santiago

El Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago también conocido como de los "padres franceses" es un concido colegio de Chile. Fue fundado por la Congregación de los Sagrados Corazones y abrió sus puertas a los primeros 36 alumnos internos, el 15 de febrero de 1849.

La Congregación en Chile – Colegio de Valparaíso[editar]

En 1825 el padre José María obtuvo de la Santa Sede la concesión del territorio de las Islas Sandwich (hoy Hawái) como territorio para misionar.

Luego de serias dificultades que encontraron en Hawái con predicadores metodistas norteamericanos; en 1833, la Santa Sede le entregó a la Congregación la Oceanía entera como territorio donde predicar el Evangelio, con un obispo a la cabeza y el territorio dividido en dos prefecturas apostólicas, una de las islas Hawái y la otra del Pacífico sur. Ese mismo año se nombró al padre Juan Crisóstomo Liausu como Prefecto de la Oceanía Meridional.

En mayo de 1834, el padre Crisóstomo, otros dos sacerdotes y un hermano catequista llegaron a Valparaíso donde los recibió el padre Andrés Caro, religioso franciscano español, gracias al cual la Congregación se estableció definitivamente en Chile.

Durante dos meses los religiosos participaron en retiros, confesiones e iniciaron la adoración del Santísimo Sacramento los días viernes, encontrando muy buena acogida entre la población porteña. Los religiosos prosiguieron hacia Oceanía quedándose en Valparaíso sólo el padre Crisóstomo.

En febrero de 1835 llegó a Valparaíso el Vicario Apostólico de Oceanía acompañado de tres sacerdotes, dos hermanos y un seglar. El Vicario aprobó la proposición del padre Crisóstomo de fundar una casa en Valparaíso que serviría como lugar de apoyo a los que viajaran entre Francia y Oceanía. Para ello el padre Andrés Caro les donó la Casa de Ejercicios que los franciscanos tenían en Valparaíso.

El padre Crisóstomo apoyado por monseñor Manuel Vicuña, obispo de Santiago, a fines de julio de 1837 abrió un colegio en Valparaíso que comenzó a funcionar con 25 alumnos y tres religiosos como profesores. Este colegio de los Sagrados Corazones de Valparaíso es el colegio particular más antiguo de Chile y a la vez fue la cuna de los otros colegios de la Congregación en todos los países de América latina donde se estableció.

Fundación del Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago[editar]

En 1848 el gobierno de Chile instaba a los “padres franceses” para que crearan nuevos colegios en Santiago, la capital, y en Copiapó importante centro minero del norte de Chile.

Con fecha 28 de septiembre de 1848, Monseñor Megliore Doumer, obispo Superior Provincial de América y Oceanía de la Congregación, recibió el decreto de fundación del Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago firmado por el presidente de la república don Manuel Bulnes.

Al año siguiente, 1849, se inauguraron el colegio de Copiapó y el 15 de febrero de 1849, el colegio de Santiago abrió sus puertas a los primeros 36 alumnos internos. Su ubicación estaba en las afueras de la ciudad, en una chacra arrendada a la señora Rosario Albano viuda de Montt. La chacra estaba en la Alameda de las Delicias (actual Avenida del Libertador General Bernardo O'Higgins) esquina del callejón de Padura (luego Campo de Marte y ahora calle Almirante Latorre).

Ese año la ciudad de Santiago tenía poco menos de 90.000 habitantes. El primer Rector del colegio fue el padre Vicente Duboize acompañado por los sacerdotes Pedro Romero, Juan de la Cruz y Pacomio Olivier.

Inicios[editar]

Desde sus inicios el colegio recibió a los niños de las principales familias de la sociedad santiaguina. Podemos mencionar que los presidentes de la república don Manuel Bulnes, don Manuel Montt y más adelante don José Manuel Balmaceda matricularon a sus hijos en el colegio.

En 1855 la congregación compró el sitio en que funcionaba el colegio. Ese año el establecimiento contaba con 110 alumnos, todos internos, los que seguían el siguiente horario: Se levantaban a las 5 de la mañana en verano y a las 6 en invierno, el almuerzo era a las 08.30, al mediodía las “once”, a las 4 de la tarde la “comida” y a las 8 de la noche acostarse a dormir.

En 1858 se inició la construcción definitiva de los pabellones del colegio. También se formaron: la Academia Literaria, un grupo de teatro, un conjunto musical, un taller de pintura y grupos de actividades deportivas, como parte de la formación integral de los alumnos.

El 19 de marzo de 1879 se inauguró un hermoso templo que, a diferencia del actual, su entrada estaba por el costado poniente del edificio. También desde sus inicios se celebraron dos fiestas que se volvieron tradicionales con el correr de los años: el día del Sagrado Corazón y el día del Padre Rector.

Desarrollo inicial[editar]

El crecimiento del colegio estuvo a la par con el crecimiento de Santiago, ciudad que de los 90.000 habitantes que tenía en 1850 pasó a 500.000 en 1920. En 1886 se instaló una línea telefónica. En 1893 fue inaugurado el teatro, de forma semicircular y con capacidad para poco más de 1.000 espectadores.

En 1898 se abrió la calle Carrera hasta la Alameda y el colegio compró una franja de terreno hacia el oriente con lo cual pudo construirse un nuevo pabellón de salas y dormitorios, los que fueron inaugurados en 1902.

Estas construcciones se completaron en 1911 y 1915, años en los que se compraron las propiedades de la Alameda que estaban entre la capilla y la calle Carrera. Se aumentó la publicación de textos de estudios. Se agrandaron la biblioteca y los gabinetes de Física, Química y Ciencias Naturales.

En 1906, desde la Academia Literaria surgió la “Revista Colegial”, la que fue censurada por la dirección, al año siguiente apareció, editada por el colegio de Valparaíso, la “Revista Escolar” publicación común a todos los colegios de la Congregación.

En lo religioso, a las asociaciones de alumnos de los Ángeles, de San José, de los Sagrados Corazones y de la Asociación Exterior formada por ex alumnos, se sumaron las Conferencias de Madres Cristianas formadas por mamás de los alumnos. Se estableció la adoración del Santísimo Sacramento todos los primeros viernes de cada mes.

El año 1895 fue especial para los sacerdotes de la Congregación pues volvieron a usar hábito blanco. Desde su llegada a Chile en 1834, los sacerdotes de la congregación habían usado hábito blanco, color que los distinguía, pero en 1843 este había sido cambiado a negro.

El colegio se abría a la comunidad con la ceremonia anual de Repartición de Premios y desde 1901 con la Revista de Gimnasia; ambas actividades convocaban a gran parte de la sociedad santiaguina.

En 1907 un grupo de ex alumnos y el colegio fundaron el Patronato de los Sagrados Corazones para lo cual la Congregación donó un sitio en el extremo sur del colegio donde había una pequeña casa.

Allí comenzó a funcionar, con sólo 11 alumnos la escuela nocturna Pío X para obreros los que a fines de año ya eran 80. En 1908 el Patronato contaba con el Círculo Dominical y la Escuela Diurna “Ignacio Domeyko”, gratuita, para niños.

Incendio y destrucción - 1920[editar]

Al comenzar el año 1920 el colegio había alcanzado su máximo desarrollo, tanto en el aspecto académico como en medios materiales; había alcanzado su máxima extensión y disponía de todas las acomodaciones que correspondían a un establecimiento educacional de primer nivel. La matrícula era de aproximadamente 600 alumnos y contaba con 24 religiosos y 3 hermanos.

El miércoles 7 de enero, en pleno verano santiaguino, por lo que el colegio estaba prácticamente vacío por el período de vacaciones, el tiempo era caluroso con una pequeña brisa del sur. A las 12.20 horas uno de los empleados avisó que salía humo desde el costado de la cocina. En segundos aparecieron las llamas avivadas por la brisa del sur. Se avisó a los bomberos los que concurrieron inmediatamente, concurriendo las 12 compañías existentes en la ciudad.

Luego de más de dos horas de haberse iniciado el fuego, este comenzó a decrecer pues ya se había quemado prácticamente todo, sólo se salvaron de la destrucción el edificio del kindergarten, la cocina, el teatro y el Patronato, todo el resto fue consumido por las llamas: los archivos, los registros de notas y de exámenes, la capilla, los laboratorios, la biblioteca, el mobiliario, las salas de clases y los dormitorios. Hubo 50 bomberos heridos de los cuales dos murieron pocos días después.

Recuperación - Desarrollo – Entrega al Arzobispado de Santiago[editar]

Los sacerdotes enfrentaron la catástrofe con determinación y entereza. Su primer pensamiento fue cómo reabrir el colegio para el regreso de los alumnos a clases en el mes de marzo. El 5 de abril de 1920 el colegio recibió a sus alumnos, menos a los del kindergarten y a los internos, quedando sólo los medio pupilos con un horario de 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde. Las clases se efectuaron en el Patronato.

El 13 de noviembre de 1920 se colocó la primera piedra del nuevo edificio el que estuvo terminado en 1925, excepto la iglesia que lo estuvo en 1936. En 1931 se creó la Brigada de Scouts.

A fines de 1971 la Congregación se replanteó sus objetivos en Chile y decidió entregar el colegio en comodato al Arzobispado de Santiago. En 1978 asumió la rectoría el primer Rector laico y en 1992 la Congregación decidió entregar el colegio, con todas sus dependencias, al Arzobispado y pasó a llamarse desde esa fecha Colegio de los Sagrados Corazones del Arzobispado de Santiago.

Ex alumnos[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía utilizada[editar]

  • Raúl Besoaín Armijo (2000). 150 años de Historia del Colegio SSCC. SANTIAGO - CHILE: Impresos Jet 2000. 956.7564-02-7. 

Enlaces externos[editar]




Coordenadas: 33°26′54.28″S 70°39′51.11″O / -33.4484111, -70.6641972