Caza furtiva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un vendedor de Haliotis con su pesca viva, matando al animal en su interior.

El furtivismo, caza furtiva, es la caza o la pesca ilegal, en vedado.

Puede ser ilegal debido:

  • La caza o la pesca fuera de la temporada legalmente establecida.
  • El furtivo no posee una licencia.
  • El adminículo usado es un arma ilegal para el animal.
  • El animal o la planta está en un área de restricción.
  • El derecho a cazar ese animal es reclamado por alguien.
  • Los medios usados son ilegales (por ejemplo trampas, reflectores para atontar o paralizar venados o liebres o explosivos para matar peces).
  • El animal o el pez está protegido por leyes, o ha sido listado como especie en vías de extinción o amenazada (ejemplo Especies amenazadas, Acta de Especies Amenazadas, en inglés en EE. UU.)
  • El animal o la planta han sido marcados por un investigador

Se estima que el tráfico de vida silvestre ilegal es al menos de 10 mil millones de dólares.

Note que solo se puede decir que hay caza furtiva sobre la fauna silvestre. La muerte y aprehendimiento de animales domésticos es hurto o robo ("abigeato"), no caza furtiva.

El furtivismo vegetal, o "tala furtiva" también crece. Un ejemplo prominente es la remoción de Ginseng[1] en el Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes. Se estima que las plantas secas de ginseng robado, se ubica en el "mercado negro" a no menos de entre 450 y 500 dólares el gramo.

Aspectos históricos[editar]

En la Edad Media, la caza furtiva en terrenos reales, era una forma de caza para sobrevivir única de los pobres, especialmente durante los tiempos en donde cazar era un privilegio reservado a los dueños de la tierra y a la nobleza. En el siglo XVI, en caso de matar a un ciervo (considerado animal de la realeza en muchos lugares de Europa) se podría aplicar como castigo la pena de muerte.

Los animales pequeños típicamente cazado por los pobres, eran conejos, usando lazos y cetrería. La caza genuina requería armas, considerable destreza y tiempo libre, que el habitante campesino promedio simplemente no tenía. Un campesino estaba muy lejos de poder cazar el ciervo del señor. Matar un ciervo era considerado una caza furtiva, sin importar la causa. En el período medieval, los animales silvestres eran considerados la mayor fuente de alimento, debido a varias hambrunas que aniquilaban otras reservas de comida. Y esto incrementaba la caza furtiva.

En Inglaterra, esta práctica era bastante común, y aumentó hacia fines del siglo XX. Hay evidencia que la caza furtiva fue la mayor fuente de alimento de los pobres rurales. Muchas canciones folclóricas tradicionales inglesas exaltan esta práctica (como en Cazador furtivo de Lincolnshire) o las consecuencias de ser capturado (por ejemplo en Tierra de Van Diemen). Quizás debido a esto, la caza furtiva ha sido vista con un dejo de nostálgico romanticismo en algunas áreas, como un noble acto de defender los derechos del pobre y no como un problema con el ecosistema.

Puntos modernos[editar]

Hay muchas acciones nacionales e internacionales tomadas en contra de ciertas clases de "caza furtiva", y caza. La caza de marfil fue interdicta en 1989. Las Filipinas tienen más de 400 especies animales amenazadas, todas ilegales para cazar.

Señalando el problema[editar]

Algunas organizaciones estatales de guardaparques hacen uso de "animales robóticos", en áreas de alta visibilidad para ubicar a los cazadores furtivos y arrestarlos luego que les dispararon a esos "animales".[1].

Terminología moderna[editar]

Hasta al menos 1990, el término "furtivismo" se usa a veces para referirse al acto de alquilar empleados quienes ya estaban empleados por otra compañía (especialmente un competidor), orquestado por un reclutador referido como un "cazador de cabezas".

En 2007, el término comenzó a usarse para significar estar agobiado por los miembros familiares.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]