Golpe de Estado en Chile de 1932

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Caída de Montero»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Caída de Montero
SocialistRepublic.jpg
Marcha a favor de la República Socialista de Chile en junio de 1932
Contexto del acontecimiento
Fecha 4 de junio de 1932
Sitio Chile
Impulsores Marmaduke Grove, Arturo Puga, Eugenio Matte, Carlos Dávila, entre otros.
Motivos Oposición tenaz
Influencias ideológicas de los impulsores Socialismo
Gobierno previo
Gobernante Juan Esteban Montero
Forma de gobierno Presidencialismo
Gobierno resultante
Gobernante Arturo Puga
Forma de gobierno Estado socialista
Caída de Dávila
Bartolomé Blanche.jpeg
General Blanche
Contexto del acontecimiento
Fecha 13 de septiembre de 1932
Sitio Chile
Impulsores Bartolomé Blanche, Arturo Merino Benítez, Juan Antonio Ríos, entre otros.
Motivos Gobierno sin apoyo
Influencias ideológicas de los impulsores Militarismo, Autoritarismo
Gobierno previo
Gobernante Carlos Dávila
Forma de gobierno Estado socialista
Gobierno resultante
Gobernante Bartolomé Blanche
Forma de gobierno Gobierno provisional

El golpe de Estado de 1932 en Chile puede ser la denominación a los golpes de Estado que ocurrieron en Chile en un sólo año tras la caída del Coronel Carlos Ibáñez del Campo y del radical Juan Esteban Montero, también conocidos como la Caída de Montero que fue una rebelión ocurrida el 4 de junio de 1932 con el objetivo de derrocar al Presidente Constitucional de la República Juan Esteban Montero, se inicia la Anarquía, la fase fulminante de la crisis política y se instaura la República Socialista de Chile, luego la Caída de Dávila que fue un contragolpe de Estado ocurrido el 13 de septiembre de 1932.

Antecedentes[editar]

Tras varios años concentrando el poder como ministro y presidente, Carlos Ibáñez del Campo renuncia a la alta magistratura de Chile. Tras asumir el poder en calidad de Vicepresidente Juan Esteban Montero, el país se estabiliza políticamente, haciendo que la popularidad de Montero suba, hasta que en las elecciones de 1931 alcanzara un 64%. La reputación de un gobierno que se veía favorable se despedazó con la crisis económica que azotaba al país, dejándolo como el más afectado según la Sociedad de Naciones. El descontento por un gobierno descontrolado y pasivo hizo que muchos sectores de la sociedad quisieran formar grupos con el único fin de terminar el gobierno de Montero, pero según algunas fuentes la crisis económica no era la única razón del golpe sino, que Montero se negó a hacer nuevas elecciones en el Congreso, siguiendo con un opositor Congreso Termal durante su gobierno donde incluso el representante de su partido (radical) Juan Antonio Ríos estaba en contra de él, según los dichos de Manuel Aránguiz Latorre en su libro 4 de junio, un llamado telefónico había dicho que un grupo de personas querían asesinar a Montero en el Salón Rojo donde el mandatario se reunía con sus invitados y amigos, nunca ocurrió. El gobierno no prestaba importancia a los grupos, ya que como eran años difíciles la gente siempre rumoreaba sobre sublevaciones, revoluciones y golpes contra el gobierno, pero esta vez era más preocupante, ya que el gobierno tenía un escaso y casi nulo apoyo militar. Luego de la Caída de Juan Esteban Montero los revolucionarios proclaman una República socialista, pero que no logró grandes resultados, haciendo que se retiraran muchos y queda Dávila solo, tras esto y sin lograr nada el Comodoro Arturo Merino Benítez, intenta sublevarse, Dávila viendo que su gobierno corría peligro y que se hallaba en una situación parecida a la de su predecesor logra parar la sublevación pero renuncia dejando el poder en manos del general Bartolomé Blanche.

La primera revolución[editar]

Momentos en que Juan Esteban Montero se retira del Palacio de la Moneda tras su caída, lo acompaña el General Carlos Vergara Montero (Montero a la izquierda).

Tras unos rumores poco veraces, un grupo de socialistas y adictos a Ibáñez se acuartelan en la Base Aérea El Bosque con el fin de instaurar una nueva república, tras esta situación el Presidente Juan Esteban Montero toma medidas para afianzar su permanencia en La Moneda hasta 1937, primero, nombra a la cabeza de la fuerza aérea al Comandante Ramón Vergara Montero tras no conseguir nada con Adirio Jessen decidió nombrar al comandante que lo había ayudado en la Sublevación de la Escuadra y el hermano de su ex ministro Carlos Vergara Montero, pero su autoridad fue desobedecida especialmente por los seguidores de Grove, además hasta la madrugada convocó a una reunión urgente de importantes políticos del país que eran fieles a él, y por último le pide ayuda a Arturo Alessandri Palma, quien no consigue un acuerdo con los revolucionarios y que negó aceptar la presidencia, si bien no hubieron grandes paralizaciones en el país, los adherentes a Montero iniciaron manifestaciones e incluso se quemó una bomba de bencina los manifestantes dejaron un saldo de tres muertos y más de cincuenta heridos, los rebeldes encabezados por Arturo Puga, Carlos Dávila, Eugenio Matte y Marmaduke Grove quienes, al anochecer del 4 de junio de 1932, derrocan a Montero, pero este ya sabiéndose rendido pasivamente desaloja el palacio con sus ministros del Estado y caóticamente renuncia después de una nerviosa entrevista, se dirige al aeropuerto y se va a Argentina, no hubo resistencia por parte del presidente, quién era una persona sumamente tranquila y pacífica y además cualquier atisbo de resistencia no tenía fundamento por cuanto el gobierno no contaba con suficiente apoyo, ni político-civil ni militar, eso sí hubo control policial, y Carabineros estaba controlando el paso de cualquier vehículo, Montero esperaba parlamentar con Grove o con algún revolucionario, pero estos le respondieron con un ultimátum, aunque Montero haya sido elegido con un 64% de apoyo, el sector militar empezó con revueltas, aliandose a la izquierda.

Las Revoluciones posteriores[editar]

El Comandante Ramón Vergara Montero, asumió la Cabeza de la Fuerza Aérea tras la sustición del Comodoro Jessen Ahumada, no logró sus cometidos, fue uno de los colaboradores militares de Juan Esteban Montero, ayudándolo para la Sublevación de la Escuadra.

Luego de esto se proclama una República Socialista de Chile, con medidas sociales, pero con problemas internos.

Carlos Dávila, uno de los líderes golpistas tiene grandes problemas con Marmaduke Grove y con Eugenio Matte, arrestándolos y enviándolos al exilio, disolviendo al poco tiempo la República Socialista de Chile. Tras la disolución de la junta, como en el gobierno anterior poco veraces comentarios empiezan a correr la voz de que Dávila sólo ganaba tiempo para instaurar en el gobierno nuevamente al alicaído Carlos Ibáñez del Campo, ya que Dávila era un ferviente seguidor del ex gobernante militar, en junio Ibáñez regresa a Chile y visita a Dávila, pero la ciudadanía rechaza la visita e Ibáñez regresa al exilio por encontrar poco apoyo.

Dávila se autoproclama Presidente provisional de la República, pero ya no era apoyado por casi nadie, su gobierno corría peligro, tanto así que el 13 de septiembre, tras 100 días de gobierno el Comodoro del Aire Arturo Merino Benítez, intenta sublevarse contra Dávila, y con gran apoyo, pero en la ciudad de Ovalle es detenido, ante este hecho, Dávila toma en cuenta la situación y renuncia exiliándose en Estados Unidos, deja el cargo de Presidente Provisional a su Ministro del Interior, el General de División Bartolomé Blanche, a éste se le sublevan dos importantes divisiones del ejercito (Antofagasta y Concepción), las cuales eran apoyados por la ciudadanía, este movimiento cívico-militar exige el retorno inmediato a la normalidad institucional, la cual es un imperativo y que la situación política ya estaba normalizada por lo que los militares ya debían volver a sus cuarteles a sus actividades profesionales, dejadas de lado en este período de inestabilidad, el General Blanche, viendo que no tiene apoyo político, social, económico ni militar decide renunciar, entregando el poder al Presidente de la Corte Suprema de Justicia don Abraham Oyanedel, quien tranquiliza al país llamando a elecciones donde triunfa el ex presidente Arturo Alessandri, dando fin a este extraño período de la historia de Chile, donde se sucedieron golpes de Estado, confabulaciones palaciegas, traiciones y una efímera República socialista.

Enlaces externos[editar]

(Reseña y documentos alusivos al tema en el sitio Memoria Chilena).