Behemot

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Yahveh señalando a Behemot y Leviatán. Behemoth and Leviathan, acuarela de William Blake perteneciente a Ilustraciones del Libro de Job de William Blake.

Behemot o Bégimo (hebreo: בהמות) es una bestia mencionada en el Libro de Job 40:15-24.[1] Metafóricamente, su nombre ha llegado a ser usado para connotar algo extremadamente grande o poderoso. Segùn las características que dice la Biblia y las investigaciones sobre aquellas, Behemot es un hipopótamo .

Descripción[editar]

Se cree que el Behemot (también conocido como Bahamuth) está asociado al hipopótamo aunque la descripción dada no se asemeja en algunos detalles, debido a que la cola del hipopótamo parecería difícil de comparar con un poderoso cedro. Ni encaja tampoco esta descripción con un rinoceronte. Aparece mencionado en la Biblia, en el Libro de Job (40,15-24) junto a otro monstruo, Leviatán, que representaría al cocodrilo. La caza de hipopótamos y cocodrilos fue un peligroso deporte practicado con cierta frecuencia por la realeza egipcia, como puede contemplarse en algunos frescos y relieves de esa cultura.

En el apócrifo Libro de Enoc Behemot y Leviatán son descritos así:

Y en ese día se separarán dos monstruos, una hembra llamada Leviatán, que morará en el abismo sobre donde manan las aguas, y un macho llamado Behemot, y ocupará con sus pechos un desierto inmenso llamado Dandain.

En otras leyendas hebreas ambas criaturas son enemigas que se enfrentaron al principio de los tiempos y han de ser destruidas por Dios antes de que acaben con su Creación. Otras versiones de estas leyendas sostienen por el contrario que la batalla entre los monstruos no fue al principio, sino que será el día del Juicio Final. Durante la Edad Media, Behemot llegó a ser el nombre de un demonio.

La descripción más completa de Behemot se encuentra sin embargo en el Libro de Job:

He aquí ahora behemot, el cual hice como a ti; hierba come como buey. He aquí ahora que su fuerza está en sus lomos, y su vigor en los músculos de su vientre. Su cola mueve como un cedro, y los nervios de sus muslos están entretejidos. Sus huesos son fuertes como bronce, y sus miembros como barras de hierro. Él es el principio de los caminos de Dios; el que lo hizo puede hacer que su espada a él se acerque. ciertamente los montes producen hierba para él; y toda bestia del campo retoza allá. Se echará debajo de las sombras en lo oculto de las cañas y de los lugares húmedos. Los árboles sombríos lo cubren con su sombra; los sauces del arroyo lo rodean. He aqui sale de madre el río, pero el no se inmuta Tranquilo está, aunque todo un Jordán se estrelle contra su boca. Debajo de los lotos se revuelca, en la espesura de cañas y de juncos. Le cubren los lotos con su sombra, le rodean los sauces del torrente. ¿Lo tomará alguno cuando está vigilante,y horadará su nariz? Libro de Job (XL,15-24)

Identidad[editar]

Leviatán, Behemot y Ziz

Desde el siglo XVII ha habido varios intentos para identificar a Behemot. Algunos estudiosos lo han visto como una criatura real, usualmente como un hipopótamo, y ocasionalmente como un elefante, cocodrilo, búfalo de agua.[2] La referencia a su "cola" que "se mueve como un cedro", es un problema para la mayoría de estas teorías, debido a que no puede ser identificado fácilmente con la cola de algún animal. El biólogo Michael Bright sugiere que esta referencia en realidad alude a la forma de brocha de sus ramas, la que se asemeja a las colas de los elefantes e hipopótamos modernos.[3]

Algunos lo han identificado con el torso de un elefante, pero podría referise al pene de Behemot, basados en otro significado de la palabra Hebrea "mover", que significa "extender", y en la segunda parte del versículo 17 que describe el tendón cerca de sus "rocas"- no, como en la traducción superior, sus muslos. La Vulgata, reconociendo esto, usa la palabra testiculorum, ‘testículos’.[4] Otra opinión es que Behemot es el producto de la imaginación del autor de Job, un símbolo del poder de Dios: en el versículo 24, es descrito con un anillo (lit. lazos) en su nariz, señal de que había sido domado por Yahveh.[1]

Referencias[editar]

  1. a b Bruce M. Metzger, Michael D. Coogan, "The Oxford guide to people & places of the Bible" (Oxford University Press, 2004), p.33
  2. K. van der Toorn, Bob Becking, Pieter Willem van der Horst, "Dictionary of deities and demons in the Bible", p.168
  3. Bright, Michael (2006). Beasts of the Field: The Revealing Natural History of Animals in the Bible. London: Robson. pp. 26–27. ISBN 1-86105-831-4. 
  4. Mitchell, Stephen, 1987. The Book of Job. San Francisco: North Point Press. Cited in R. T. Pennock, 1999, Tower of Babel, Cambridge, MA: MIT Press.