Banco Latino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Banco Latino fue una institución financiera venezolana fundada en Caracas en 1950.

Historia[editar]

El Banco Latino es fundado originalmente como Banco Francés e Italiano para América del Sur (Banque Française e Italienne pour L´Amerique du Sud) el 17 de febrero de 1950 con sede en Caracas. Desde 1967 adopta el nombre de Banco Latinoamericano de Venezuela y como consecuencia de la medida gubernamental de venezolanización de la banca finalmente decide la denominación social Banco Latino el 7 de febrero de 1975. Fue cerrado en 1994 en medio de una severa crisis financiera que abarcó a más de la mitad del sistema bancario venezolano y liquidado por el Fondo de Garantía de Depósitos a mediados de 2000[1]

Inicios[editar]

Queda registrado en el Juzgado de Primera Instancia en lo Mercantil del Distrito Federal, número 311, Tomo 1-A. Su primera Junta Directiva estuvo presidida por el Dr. Rafael Pizani (1950-1952). Le siguieron Nicolás Dominici (1952-1955), Elbano Adriani (provisional 1955-1956), Luis Gerónimo Pietri (1956-1965) y Enrique Benedetti (1966-1974).

El Banco estaba controlado inicialmente por un pool de Bancos franceses y por la "Banca Commerciale Italiana" de Milán, a través de un presidente ejecutivo (el más renombrado fue el francés Jahn) y sus vicepresidentes con funciones de directivos "técnicos" (como Pompeo D'Ambrosio).

Después del primer triunfo electoral de Carlos Andrés Pérez, a partir del año 1974 Pedro R. Tinoco (hijo), ex-Ministro de Hacienda del primer gobierno de Rafael Caldera, fue nombrado presidente del Banco. Bajo su mandato se le cambió el nombre a la institución, primero a Banco Latinoamericano de Venezuela y luego a Banco Latino.

Expansión[editar]

Con la gestión de Pedro Tinoco el Banco creció hasta convertirse en el segundo banco mas grande del país. Según algunos críticos, su gestión y la de sus sucesores, tuvo una mayor implicación política de lo conveniente. Por mandato de la Ley de Bancos el Grupo accionario extrajero liderizado por la "Banca Sudameris", debió reducir su participación al 20% de las acciones, que vendió en 1990 cuando se retiraron de Venezuela.

El banco atendía a una importante clientela industrial, comercial y en particular a la colonia italiana. Derivado de los conflictos políticos y la relevancia de sus accionistas, a finales de los años 70, durante el primer gobierno del ex presidente Carlos Andrés Pérez, el Banco Latino se conocía como el banco de los "12 apóstoles".[2] Esta frase, acuñada por el libro del mismo nombre escrito por el militantre de izquierda Pedro Duno se definía como "apóstol" a un grupo de empresarios muy cercanos al gobierno de Carlos Andrés Pérez. Sus fortunas se relacionaban con contratos de obras públicas, el comercio, la industria, la banca y medios de comunicación.

Después de dirigir el banco por más de 15 años y expandirlo a todos los sectores económicos, en febrero de 1989, al inicio del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez quién derrota a Rafael Caldera en su aspiración de repetir en la primera magistratura, Pedro Tinoco fue nombrado presidente del Banco Central de Venezuela. Como se observa, Pedro Tinoco h, fue un alto funcionario de los gobiernos de los dos políticos mas relevantes de la historia democrática de Venezuela. Ministro de Hacienda de Rafael Caldera y Presidente del Banco Central de Venezuela en la segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez.

Durante los casi cuatro años en que estuvo al frente del Banco Central, el Banco Latino pasó del quinto al segundo lugar entre los bancos comerciales venezolanos y al primer lugar en depósitos de ahorro. A su salida del Banco Central, Pedro Tinoco regresó a su bufete de abogados y a sus posiciones en el gran conglomerado. Entre los directivos del Banco Latino quedaban Ricardo Cisneros hermano del "apóstol" Gustavo Cisneros, Siro Febres Cordero y Gustavo Gómez López, discípulo de Pedro Tinoco. Estos controlaban la directiva del banco, a la cual también pertenecía Francisco Pérez Rodríguez, hermano del presidente de la República, Carlos Andrés Pérez.

Crisis[editar]

En medio del programa de ajustes económicos aplicado por el gobierno de Carlos Andrés Pérez, el 4 de febrero de 1992 se produjo un primer intento de golpe de estado liderizado por quien sería luego presidente de Venezuela Hugo Chávez y posteriormente un segundo golpe militar liderizado por Hernán Gruber Odremán. Ello representó que el apoyo político a Carlos Andrés Pérez se debilitara gravemente, fue abandonado por su partido Acción Democrática controlado por Luis Alfaro Ucero, quién tenía acuerdos políticos con Rafael Caldera. El grupo relacionado con el Banco Latino ya tenía algún tiempo apoyando la candidatura de Eduardo Fernández, para ese entonces secretario general del partido social cristiano COPEI, quien luego sería derrotado en las primarias de su partido por Oswaldo Álvarez Paz. El Grupo, respaldó a Álvarez Paz, adversando al ex-presidente Rafael Caldera, apoyado entre otros por el Partido Comunista de Venezuela y quien resurgió electoralmente, por su respaldo a los militares insurgentes.

Entre octubre de 1993 y enero de 1994, el banco experimentó una “corrida de depósitos” y una campaña de rumores.

El deterioro de la situación política llevó a la defenestración de Carlos Andrés Pérez, a quien le siguieron dos presidentes interinos Octavio Lepage y Ramón J. Velasquez. Posteriormente, la muerte de Pedro Tinoco en marzo de 1993, la derrota de Álvarez Paz y la victoria electoral de Rafael Caldera en diciembre de 1993, produjeron una secuencia de eventos que derivaron entre otras cosas, en la intervención y cierre temporal del Banco Latino el 16 de enero de 1994. La decretó el gobierno interino de Ramón J. Velásquez.

La decisión de la intervención y su manejo, detonó la mayor crisis financiera de la que se tiene conocimiento en Venezuela. Cerca del 60% del sistema bancario fue clausurado. Según el Gobierno y el sector político en general, las causas de la intervención del Banco Latino eran las prácticas bancarias irregulares, deshonestidad, fraudes, abusos y desmanes por parte de su Junta Directiva, tolerados por las autoridades de supervisión, que les protegían políticamente. Según sus directivos, las decisiones gubernamentales fueron políticamente motivadas.

Para el momento de su intervención el Banco Latino era una de las instituciones financieras más grandes e influyentes del país. Era el primer banco en cuentas de ahorro, manejaba las cuentas de las fuerzas armadas, las petroleras, las fuerzas policiales y con sus aliados bancarios en todo el país (Banco de Maracaibo, Banco Barinas, Banco de Occidente, Banco Capital, Fiveca y otros), operaba cerca del 30% de las cuentas correspondientes al sector privado venezolano en todas las áreas de la producción.

Sus ex presidentes Antonio Ugueto, Gustavo Gómez López y Giácomo León, los miembros de la Junta Directiva y 83 personas, entre empleados y clientes, fueron acusados criminal y civilmente en Venezuela, Estados Unidos, Colombia, Suiza y Curazao, donde existían sucursales internacionales. Algunos de ellos fueron encarcelados, se solicitaron extradiciones a Estados Unidos, España, Reino Unido, Egipto y otros países.

Liquidación[editar]

Después de casi una década de juicios, y por sentencias definitivamente firmes, provenientes de los tribunales de todas las jurisdicciones donde fueron acusados, todos los acusados fueron absueltos de los cargos criminales, y las demandas civiles en su contra, fueron declaradas sin lugar.

El Banco Latino fue liquidado según Resolución Nº 37.027 del Ministerio de Finanzas de la República Bolivariana de Venezuela, Junta de Regulación Financiera, con fecha 1º de septiembre de 2000.

Bibliografía sobre el caso del Banco Latino[editar]

* Escalante, Ricardo. DE LA CAÍDA DE PÉREZ A LA CAÍDA DEL LATINO. Editorial Vadell Hermanos Caracas, Venezuela.
* Faraco Francisco & Suprani Romani. M. LA CRISIS BANCARIA VENEZOLANA. Editorial Panapo C.A. Caracas, Venezuela.
* Gustavo García. LECCIONES DE LA CRISIS BANCARIA DE VENEZUELA EDICIONES IESA. Caracas, Venezuela.
* Rafael Del Naranco. EL MONO DE LA BARAJA y THE CARD JOCKER Editorial de Investigaciones Periodísticas EDINPE. Miami, FL, USA.
* Ordóñez, Rosana. LA CASA DEL ODIO. Editorial Planeta. Caracas, Venezuela.
* Rodriguez Valdez, Angel. LATINO PECADO CAPITAL. Editorial Pomaire. Caracas, Venezuela.PDF
* Pantin, Guillermo. LATINOMAFIA. Editorial Pomaire. Caracas, Venezuela.
* Méndez Cuevas, Olindo. LA ACTIVIDAD BANCARIA EN VENEZUELA. Caracas. Venezuela.
* Jesús Ramón Quintero. LOS JUECES SUSPECTUS. Caracas. Venezuela
* Rafael Quintero Moreno, Jorge Rosell Senhenn y otros. LOS DELITOS ECONOMICOS. Editorial Vadell Hermanos. Caracas. Vaenezuela.
* BCV 60 años – TESTIMONIOS. Ediciones Banco Central de Venezuela. Caracas. Venezuela.
* Velásquez Ramón. J., Silva Carlos Rafael. EL EJECUTIVO NACIONAL Y LA INTERVENCIÓN DEL BANCO LATINO. Talleres Gráficos de Joaquín Ibarra/ Impresores. Caracas, abril de 1994.
* Zapata, Juan Carlos. DR. TINOCO. VIDA Y MUERTE DEL PODER EN VENEZUELA. Colección Claroscuro. Caracas 2006
* García Mendoza, Oscar. CRÓNICA INVOLUNTARIA DE UNA CRISIS INCONCLUSA. Compilación de artículos y conferencias. Voces del Presidente. Editorial Planeta
* Gómez López Gustavo. CINCO NORMAS Y UNA REGLA DE ORO para manejar una crisis financiera. BIBLIOGRAPHY OF DOCUMENTS IN THE CENTER FOR THE STUDY OF CENTRAL BANKS COLLECTION. Caracas, Venezuela: Spring, 1995

Referencias[editar]

Caso Banco Latino www.bancolatino-venezuela.info

Véase también[editar]