Baltasar de Mendoza y Sandoval

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Baltasar de Mendoza y Sandoval (Madrid, 1653 - Segovia, 4 de noviembre de 1727[1] ) fue un religioso español que ocupó diversos puestos de relevancia eclesiástica y política.

Inició su carrera eclesiástica como capellán del colegio de San Bartolomé de Salamanca en 1673; en el 79 fue nombrado oidor de la Chancillería de Granada y dos años después, habiéndole sido concedido el hábito de la orden de Calatrava, fue promovido por el rey Carlos II al Consejo de Órdenes.[2] En 1699 fue nombrado obispo de Segovia e inquisidor general, y tras la muerte del rey sin descendencia en noviembre de 1700, fue miembro de la junta de gobierno del reino hasta la llegada del sucesor al trono.

Sus maneras dictatoriales al frente del Consejo de la Suprema Inquisición, sus arbitrariedades cometidas durante el proceso seguido contra Froilán Díaz,[3] su extralimitación al crear empleos y otorgar prebendas en perjuicio de la hacienda del Santo Oficio,[4] y sus simpatías políticas hacia la facción del archiduque Carlos durante la guerra de sucesión que siguió a la muerte de Carlos II, provocaron que en 1701 el nuevo rey Felipe V decretara su relevo del puesto de inquisidor general. Postergado por un conflicto de competencias entre la corte de Madrid y la Santa Sede, y por las ausencias del rey Felipe durante la guerra, el relevo no se hizo efectivo hasta 1705. Al año siguiente Mendoza fue acusado de traición y desterrado por su apoyo a la facción austracista; marchó a Avignon hasta 1713, cuando le fue permitido regresar para ocuparse nuevamente del obispado de Segovia.


Predecesor:
Juan Tomás de Rocabertí
Inquisidor general
1699 - 1704
Sucesor:
Vidal Marín del Campo
Predecesor:
Bartolomé de Ocampo y Mata
Obispo de Segovia
1699 - 1727
Sucesor:
Domingo Valentín Guerra Arteaga y Leiva

Referencias[editar]