Abderramán Sanchuelo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Abd al-Rahman Ibn Sanchul, llamado en las crónicas de los reinos cristianos Sanchuelo (n. Córdoba, 983? - † Córdoba, 1009), caudillo amirí del Califato de Córdoba y valido de Hisham II.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nacido con toda probabilidad entre 983 y 986, Sanchuelo era hijo de ibn Abi Amir al-Mansur, el Almanzor de las crónicas, y Abda, nombre árabe que adoptó una de las esposas del caudillo amirí, hija de Sancho Garcés II de Pamplona y Urraca Fernández. Se dice que el parecido físico con su abuelo hizo que le denominaran Sanchuelo.

De hecho en torno al año 992 el monarca navarro anunció una visita oficial a su yerno, Almanzor. El 4 de septiembre de aquel año, Sancho II fue recibido tras un largo viaje en al-Zahira con gran pompa militar y tuvo ocasión de encontrase con su nieto, al que al parecer besó los pies, de acuerdo con la narración de al-Jatib.

El Gobierno de Sanchuelo[editar]

En octubre de 1008, a la muerte de su medio hermano Abd al-Malik al-Muzaffar de la que se sospechó podía haber sido el causante, le sucedió en el poder que de facto venían ejerciendo los descendientes de Almanzor. Las tremendas tensiones internas dentro del califato entre bereberes, eslavos y árabes, la suplantación del poder califal por los amiríes y la escasa capacidad de Sanchuelo para el gobierno provocaron un periodo de anarquía y revueltas que finalizó con la fitna, por la cual desapareció el Califato de Córdoba y el poder se disolvió entre los reinos de taifas.

Durante el escaso tiempo en que gozó del título de hayib, se desentendió del gobierno y se comportó, en palabras de los cronistas, de manera excéntrica. Se hizo muy amigo de Hisham II. Este, siempre entre algodones, separado de las tareas propias del comendador de los creyentes desde niño, en una cárcel dorada languidecía en una vida de placeres y lujos sin preocupación a la que parece haberse unido el nuevo hayib. En Córdoba no tardaron en correr los rumores sobre su desmedida afición al vino y las mujeres. Poco después se hizo nombrar heredero legítimo de Hisham II, contraviniendo la política de sus antecesores, que habían tenido siempre el máximo tacto y respeto por esta figura aunque detentaran el poder en exclusiva. El cambio dinástico que esto suponía soliviantó a los elementos árabes, tradicionalistas y menospreciados bajo los amiríes, y eslavos, siempre fieles a los omeyas.

Muerte[editar]

Su fin se gestó cuando se puso al frente de una campaña militar, tal vez para ganar algo del prestigio que como militares tuvieron su padre y su medio hermano. Para ello no se le ocurrió mejor momento que el invierno y en mitad de un creciente malestar entre eslavos y árabes. Aunque todos sus consejeros le advirtieron de que no era el mejor momento desoyó sus palabras y se dirigió al norte. Para colmo, poco antes de marchar a la frontera dictó normas afrentosas para buena parte de la corte por las que deberían dejar de utilizar el bonete árabe y vestir a la berberisca.

No tardó en estallar la revuelta aprovechando su marcha y la de los bereberes que aún eran fieles a la estirpe de Almanzor, y el 15 de febrero de 1009, Muhammad ibn Hisham canalizó el descontento. Primero se vengó sobre los "usurpadores" amiríes y arrasó el complejo de al-Zahira, donde estos residían y habían organizado una corte alternativa. Acto seguido se hizo con el control de Córdoba, entró en palacio y obligó a Hisham II a abdicar en su favor. De este modo se proclamó califa con el nombre de Muhammad II.

Sanchuelo pronto tuvo noticia de estos hechos y ordenó el regreso a la capital, pero según se acercaba, el ejército le fue abandonando poco a poco. Con los pocos fieles que le siguieron desechó la idea de entrar en Córdoba y trató de refugiarse, al parecer, en una iglesia o monasterio junto al Guadalmellato, donde fue encontrado y asesinado el 3 de marzo de 1009.


Predecesor:
Abd al-Malik al-Muzaffar
Hayib
1008 - 1009
Sucesor:
?


Predecesor:
Hisham II
Califa
1009 - 1009
Sucesor:
Muhammad II