Zona de sacrificio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Las localidades de Quintero y Puchuncaví en Chile son consideradas zona de sacrificio ambiental, operando 15 grandes industrias responsables de varios de episodios de contaminación, incluyendo derrames de hidrocarburos en el mar, vertimientos de carbón en las playas e intoxicaciones masivas de personas, principalmente niños, con metales pesados.[1][2]

Una zona de sacrificio o área de sacrificio es un término utilizado para caracterizar a una región geográfica que ha estado permanentemente sujeta a daño medioambiental o a falta de inversión económica. De acuerdo a algunos académicos,[3]​ comúnmente corresponden a «comunidades de bajos ingresos y racializadas que soportan más que su parte justa de los daños ambientales relacionados con la contaminación, los desechos tóxicos y la industria pesada». Otros, como Chris Setos, Joe Sacco, y Stephen Lerner han argumentado que las prácticas empresariales corporativas contribuyen a producir zonas de sacrificio,[4][5][6]​ y que en territorios sometidos a daño ambiental ello ha significado la situación de vulnerabilidad y empobrecimiento de las comunidades residentes.[7]

Origen del término[editar]

El concepto de zonas de sacrificio fue mencionado por primera vez durante la Guerra Fría, como resultado probable de la lluvia radiactiva.[8]​ Según Helen Huntington Smith, el concepto primero fue utilizado para referirse a los efectos de largo plazo en el cinturón carbonífero minero del oeste de Estados Unidos en los años 1970.[9]​ La Academia Nacional de Ciencias y la Academia Nacional de Ingeniería produjeron un informe conjunto en 1973 sobre la rehabilitación de terrenos mineros en el oeste estadounidense que sostuvo que:

En cada zona la probabilidad de rehabilitar una área depende de los objetivos de uso de la tierra, las características del sitio, la tecnología disponible, y la habilidad con qué esta tecnología está aplicada. En los extremos, si las tierras superficialmente mineras son  declaradas áreas de sacrificio nacional, todas las zonas ecológicas tienen una probabilidad alta de ser exitosamente rehabilitadas. Si, aun así, la restauración completa es el objetivo, la rehabilitación en cada zona no tiene ninguna probabilidad de éxito.[10]

De modo parecido en 1975, Genevieve Atwood escribió en Scientific American:

La superficie minera sin recuperación remueve a la tierra para siempre de su uso productivo; tal terreno puede ser mejor clasificado como una área de sacrificio nacional. Con una recuperación exitosa, sin embargo, la superficie minera puede convertirse en solo una más de una serie de usos de la tierra que meramente interrumpe un uso actual y entonces regresa la tierra a una productividad potencial equivalente o incluso superior.[11]

Huntington Smith escribió en 1975, "El Panel que emitió el cauteloso y erudito reporte de la Academia Nacional de Ciencias involuntariamente tocó una bomba verbal" con la frase Área de Sacrificio Nacional; "Las palabras explotaron en la prensa occidental por la noche. Aprovechadas por personas que se sentían servidos como "sacrificios nacionales", se convirtieron en una consigna y un grito de guerra" El término chispeó el debate público, incluyendo a ecologistas y políticos como el futuro gobernador de Colorado Richard Lamm.[12][13]

Alternativas[editar]

El profesor Patricio Rubio explica que las opciones para hacer frente a las zonas de sacrificio ambiental son quitar parte de la industria y exigir mejoras al resto para lograr un estándar de carga ambiental admisible, y así no tener que desplazar a la población ni remover las actividades agropecuarias tradicionales; o bien desplazar completamente a la población y las actividades agropecuarias dejando la industria sometida a un proceso de mejoramiento continuo de los niveles de contaminación para recuperar parte del patrimonio natural original.[14]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bolados García, Paola; Sánchez Cuevas, Alejandra (2017). «Una ecología política feminista en construcción: El caso de las "Mujeres de zonas de sacrificio en resistencia", Región de Valparaíso, Chile.». Psicoperspectivas 16 (2): 33-42. doi:10.5027/psicoperspectivas-vol16-issue2-fulltext-977. Consultado el 30 de agosto de 2018. 
  2. Sandoval, Gabriela, y Astudillo, Daniela (24 de agosto de 2018). «Quintero y Puchuncaví: la zona de sacrificio». La Tercera. Consultado el 30 de agosto de 2018. 
  3. Scott, Dayna Nadine; Smith, Adrian A. (2017). «“Sacrifice Zones” in the Green Energy Economy: Toward an Environmental Justice Framework». McGill Law Journal (en inglés) 62 (3): 861. ISSN 0024-9041. doi:10.7202/1042776ar. Consultado el 30 de agosto de 2018. 
  4. «Sacrifice Zones: The Front Lines of Toxic Chemical Exposure in the United States». Environ Health Perspect 119 (6): A266. PMC 3114843. doi:10.1289/ehp.119-a266. 
  5. «Chris Hedges: America’s devastated ‘sacrifice zones’ are the future for all of us». 
  6. «Drive For Profit Wreaks 'Days Of Destruction'». NPR.org. 2 de agosto de 2012. 
  7. «Conoce las Zonas de Sacrificio ambiental del país». Fundación Terram. 2016. Consultado el 30 de agosto de 2018. 
  8. «Think Globally, Act Locally: Steve Lerner, 'Sacrifice Zones,' at Politics and Prose». The Washington Post (en inglés). 22 de septiembre de 2010. Consultado el 30 de agosto de 2018. 
  9. Huntington Smith, Helena (16 de febrero de 1975). «The Wringing of the West». The Washington Post (Washington, DC). pp. -1-B4. ISSN 0190-8286. Consultado el 15 de mayo de 2017. 
  10. Rehabilitation potential of western coal lands. Cambridge, MA: Ford Foundation Energy Policy Project / Ballinger Pub. Co. 1974. pp. 85-86. ISBN 978-0-88410-331-8. 
  11. «The Strip-Mining of Western Coal». Scientific American 233 (6): 23-29. 1 de diciembre de 1975. ISSN 0036-8733. doi:10.1038/scientificamerican1275-23. Consultado el 10 de mayo de 2017. 
  12. "Lamm explained his view that Colorado must begin to control its own future, rather than succumbing to Washington's plea that the state should be “a national sacrifice area” to provide for the nation's energy needs." «An eco‐freak for governor?». 27 de octubre de 1974. ISSN 0362-4331. Consultado el 10 de mayo de 2017. 
  13. «Worry Rises That Rockies Face Pollution and Crowds». The New York Times. 26 de septiembre de 1974. ISSN 0362-4331. Consultado el 10 de mayo de 2017. 
  14. Rubio, Patricio. «Tiltil: Zona de sacrificio ambiental». El Dínamo. Consultado el 30 de agosto de 2018.