Wikiproyecto:Revisores/Manual de revisión y redacción

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fuentes[editar]

Los requisitos exigibles a las fuentes son:

  • Fiabilidad de las fuentes. Las fuentes, una por una, deben ser fiables.
  • Neutralidad de las fuentes. El conjunto de las fuentes debería reflejar los puntos de vista más representativos.
  • Fuentes en español en preferencia a otros idiomas. Una cantidad apreciable de las fuentes y/o enlaces externos debería estar en español, excepto en aquellos temas en que son limitadas.

La revisión debería justificar que las fuentes utilizadas son adecuadas al propósito del artículo. Por una parte es preciso verificar el grado de fiabilidad de cada fuente, pero también valorar si el conjunto de todas ellas es suficientemente neutral. Si el revisor conoce en todo o en parte la bibliografía utilizada, él mismo podrá valorarla. En la parte que no conozca tendrá que solicitar al redactor la información necesaria. ¿Cómo reconocer la fiabilidad de una fuente? Una manera sería disponer de un directorio de fuentes fiables y no-fiables para cada temática de forma que no necesite justificarse el uso de fuentes incluidas en dicho directorio ni se permita el uso de las declaradas no-fiables. La inclusión de una fuente en dicho directorio se haría siguiendo algún procedimiento ordenado que surta el efecto deseado de caracterizar correctamente la fiabilidad de la fuentes. Existiendo ese directorio, la revisión de las fuentes alcanzaría a aquellas que en el momento de la revisión no están incluidas en el directorio. Examinadas una por una, habría que decidir el grado de fiablidad.

Sobre la neutralidad, lo primero es determinar cuáles son los puntos de vista cuya neutralidad hay que respetar. Si el revisor no pudiese determinarlos por sí mismo, entonces tendría que requerírselo al redactor. Puede ocurrir muy bien que determinadas materias no tengan puntos de vista, o uno sólo, y no haya mucho que decir. En caso contrario, una vez determinados los puntos de vista, lo siguiente es adscribir las fuentes a sus respectivos puntos de vista, en la medida en que sea posible, y señalar también aquellas fuentes que sean tenidas por neutrales.

A partir de esta discusión de las fuentes debería poderse razonar si las fuentes son adecuadas para la materia que se trata, teniendo en cuenta que esa adecuación sea, si no óptima, al menos mínima.

Pre-redacción[editar]

Una vez que las fuentes elegidas se consideran apropiadas, hay que transformar los contenidos de esas fuentes en un texto enciclopédico. Por ponerle un nombre, se puede llamar pre-redacción, entendiendo con ello que habrá un proceso ulterior de redacción para que esos contenidos adquieran la estructura y la forma adecuadas.

El texto producido en la pre-redacción ha de ser original en la forma (para evitar plagios) pero no en el contenido (para evitar fuente primaria), debiendo conseguirse estos dos principios en todas las partes del texto. Si el texto producido se separa demasiado de las fuentes, se afirmarán cosas con poco o nulo respaldo. Si se siguen a pies juntillas, se incurrirá en plagio.

No sólo es plagio aquello que es copia literal de un original con derechos, sino también todo texto producido a partir de ese original, al que se le aplican procesos de sustitución de palabras, permutaciones, adiciones intermedias o supresiones. En un sentido teórico es plagio por derivarse de una obra con derechos. En el sentido práctico, estos textos dejan trazas del copiado inicial. Una manera segura de redactar es, (entiéndase como una exageración ilustrativa), tener los libros en una habitación y el ordenador en otra, de tal forma que la redacción se extraiga sólo del propio ingenio y la memoria, cotejando luego, eso sí, el texto producido con las fuentes.

La fuente primaria o investigación original se produce cuando las fuentes no respaldan en todo o en parte una afirmación, entendiendo por respaldo lo siguiente:

Tomadas las fuentes como premisas, se deriva de ellas el texto como conclusión.

Para decidir si un texto es respaldado por las fuentes no hay otro camino que conocer (y entender) lo que dice el texto y conocer (y entender) lo que dicen las fuentes. Este es el problema central de la revisión y la solución óptima es que haya revisores diestros que valoren con criterio suficiente la materia (la comunidad temática). Siendo diestros en la materia, es de suponer que sabrán valorar el contenido. A falta de ese mecanismo por pares, y no pudiendo valorar per se los contenidos, un revisor puede intentar al menos comprobar que el redactor comprende el método de redacción y lo ejecuta con acierto suficiente. Para ello, puede escoger un párrafo apropiado y pedirle al revisor que explicite en página aparte las fuentes utilizadas para redactarlo. Con ello, el revisor debería poder valorar la forma de trabajo del redactor y a través de esa valoración, valorar también la confianza que puede merecer el artículo.

Mientras en una temática no haya un sistema de referee's, que puedan garantizar los contenidos como se hace en las publicaciones científicas, tendrá que ser el redactor su propio referee. No hay que presumir buena fe en que conseguirá hacerlo bien pero sí en que intentará hacerlo bien. Aquí la tarea del revisor consistirá en comprobar que el redactor se referiza mínimamente bien.

Referenciación[editar]

Un artículo no alcanza el estatus de AB o AD sólo por el hecho de tener buenas referencias o notas al pie. Las referencias son un apoyo, pero nunca se deben considerar como protagonistas aun cuando sean imprescindibles.

Las referencias sirven para asegurar la verificabilidad del artículo y pueden ayudar a aportar un punto de vista neutral. En cambio, las notas al pie aclaran o llaman la atención sobre ciertos aspectos o controversias.

Al revisar las referencias de un artículo se han de tomar en cuenta los elementos obligatorios –para que sea considerado como un «artículo bueno» y aquellos opcionales o indiferentes:

Obligatorios
  • Las referencias son absolutamente necesarias. Un artículo sin referencias debe ser rechazado sin más revisión.
  • Las fuentes indicadas en Bibliografía deben ser las efectivamente empleadas en la redacción del artículo.
Opcionales
  • Notas al pie. Se recomienda su uso sea para aclarar conceptos o ideas que de explicarse en el cuerpo del artículo harían más pesada su lectura («notas») o para indicar la fuente directa de una expresión cuando esta es controvertida o implica un juicio de valor («referencia exacta»).
  • Empleo de las plantillas para referencias. {{cita web}}, {{cita libro}}, etc. Si no se han usado, se puede recomendar al redactor que lo haga, pero no es motivo para rechazar una candidatura a artículo bueno.
Indiferentes
  • El número de referencias o notas. El hecho de que un artículo contenga relativamente más o menos referencias no puede ser per se motivo de rechazo, sino que habrá que valorar si el texto está correctamente referenciado con las que se ofrecen. No pueden, sin embargo, presentarse ideas que no estén apoyadas por fuentes, ni considerarse válidas aquellas referencias cuyo contenido no está relacionado con el tema.

Sin embargo, la labor del revisor no termina solo en verificar estos aspectos. También conviene mirar si las referencias han sido empleadas correctamente. Y es que no basta tampoco con revisar la fiabilidad y neutralidad de las fuentes, sino ver si su empleo no hace incurrir a todo el artículo en fuente primaria: Investigación original no es solo la propuesta de contenidos novedosos en sí mismos, sino reunir fuentes o «redefinir o reformular de manera original términos y teorías ya existentes». Entonces, el revisor ha de estar especialmente atento a verificar que la recolección y presentación de la información se haya hecho de manera tendenciosa o simplemente original sea en el título del mismo artículo, sea también en su contenido (partes o todo). Si es así, el artículo no solo debe ser reprobado, sino además se ha de proponer su borrado.

Contenido[editar]

  • Plagios: No puede contener plagios. No pueden copiarse párrafos textuales de las referencias, aunque se agregue la fuente al final del mismo, a menos que la misma tenga una licencia libre compatible con la nuestra (CC-BY) o que se utilice como cita.
  • Que sea comprensible. Los términos técnicos deben enlazarse correctamente y/o explicarse debidamente. Debe evitarse en lo posible el uso de jergas profesionales, a no ser que se expliquen debidamente en la propia sección.
  • Debe respetar y cumplir el punto de vista neutral y no ser fuente primaria.
  • Imágenes: un buen artículo debería contener imágenes, pero éstas deben ser pertinentes al artículo. Además, han de estar correctamente licenciadas, es decir, deben estar en el dominio público o su uso debe haber sido debidamente autorizado por el dueño de sus derechos.
  • Extensión: No debe medirse la calidad de un artículo por su peso. Que tenga más o que tenga menos kilobytes no significa nada en principio.
  • Citas: Los artículos pueden contener citas literales, pero éstas deben ser pertinentes al artículo y deben ser lo más escuetas posible, sin que pierdan su sentido. Deben estar resaltadas del texto utilizando para ello las plantillas {{cita}} o {{cuadro azul}}.
  • Entradilla: un buen artículo contiene una entradilla lo suficientemente amplia como para que una persona que no esté interesada en la lectura extensa del artículo reciba los datos fundamentales. No debe ser ni muy escueta ni excesivamente amplia, pero debe ponderarse adecuadamente la extensión.

Estilo[editar]

Enlaces rotos.

El artículo no debe contener enlaces rotos. Las páginas de nominación CAD incluyen un enlace a una herramienta web que verifica los enlaces externos del artículo e indica su estatus actual. Dada la facilidad que ofrece esta herramienta, revisar y corregir los posibles enlaces rotos debería ser tarea del redactor, porque es el que sabe lo que quería enlazar y podrá buscar alternativas.

Desambiguaciones.

El artículo no debe contener enlaces a páginas de desambiguación, sino que debe enlazarse al término correcto, a menos que la naturaleza del concepto a expresar no deje otra salida. Existe una herramienta en la opción preferencias que señala en color amarillo las desambigüaciones.

Redirecciones.

No es recomendable que el artículo enlace a redirecciones. Existe una opción en preferencias que señala las redirecciones en color verde.

Enlaces internos.

Una de las formas de crecimiento de la enciclopedia es enlazar términos o expresiones para indicar la existencia o ausencia de contenidos. La importancia del contenido enlazado se mueve entre dos extremos, a saber: el contenido enlazado no es necesario para entender lo que dice el artículo o, quizá por tratarse de términos o ideas técnicas, poco obvias o complejas es vital para la comprensión del mismo. Dos ejemplos.

Zona económica exclusiva es el nombre que se le da al área de mar en el que Venezuela tiene derechos especiales en exploración y explotación de sus recursos. Se extiende desde el límite exterior del mar territorial hasta una distancia de doscientas millas náuticas (370,4 km) contadas a partir de...
A diferencia de los priones y viroides, los virus se componen de dos o tres partes: su material genético, que porta la información hereditaria, que puede ser ADN o de ARN; una cubierta proteica que protege a estos genes —llamada cápside— y en algunos también se puede encontrar una bicapa lipídica que los rodea cuando se encuentran fuera de la célula —denominada envoltura vírica—.

Ambos textos tienen enlaces pero, en el primer ejemplo, no parecen aportar gran cosa ya que se trata de términos fácilmente comprensibles. En el segundo ejemplo, sin embargo, los enlaces aportan información esencial para la comprensión del texto.

¿Cuándo enlazar? Es cuestión de sentido común. Cuando se enlaza una información innecesaria se desvia la atención del lector del hilo principal del artículo. La acumulación de este tipo de enlaces puede producir frustación y desconfianza en el lector. Cuando no se enlaza información necesaria, quizá se hurte al lector conocimientos que necesite ahora o en el futuro.

A la hora de decidir si un enlace en rojo es admisible, conviene valorar si la hipotética información enlazada es necesaria para comprender el artículo. Si es necesaria debería buscarse habilitarlos.

Redacción[editar]

  • Ortografía. No debe tener faltas de ortografía. Esto es muy importante, si se detectan faltas graves que no sean puntuales, se debe rechazar la propuesta sin discusión.
  • Sintaxis. La sintaxis debe ser correcta.
  • Traducciones. Una buena traducción debe respetar la estructura sintáctica del español. Un artículo mal traducido no puede ser AB y menos AD. Conviene tomar en cuenta también que una traducción total de un texto con derechos de autor se considera también protegido por los mismos derechos. Por tanto, no debería emplearse más que como cita de un texto breve.
  • Tiempos verbales: los artículos históricos deben ir redactados en pasado, no en presente histórico. El uso de los tiempos verbales debe ser homogéneo durante toda la extensión del artículo.

Correcciones[editar]

  • Un buen revisor debe leer el artículo en su totalidad. Esta revisión implica, si fuera el caso, aprovechar para realizar cambios menores que sean necesarios, como por ejemplo errores en tiempos de algún verbo, puntuación, etc., siempre que esos cambios sean puntuales y teniendo en cuenta además la riqueza del vocabulario del idioma español, respetando por tanto la palabra elegida por el redactor y no la que le guste a cada cual.

Traducciones[editar]

En el caso de que el artículo que se esté revisando sea una traducción de otra Wikipedia, es importante tener en cuenta más factores que los ya mencionados. Es muy recomendable que el revisor conozca el idioma original para poder hacer una buena revisión.

  • Licencia: Debe indicarse que el artículo se trata de una traducción para respetar la licencia. La mención puede aparecer en los resúmenes de edición (lo más recomendable), con la plantilla {{traducido de}} en la discusión o {{traducido ref}} en el apartado de enlaces externos.
  • Fiel al original: Si se trata de la traducción de un artículo que en otra Wikipedia haya sido calificado como bueno o destacado y se están usando las mismas referencias, es importante que la información haya sido traducida adecuadamente. Para esto, hay que cotejar todo el artículo con el original para detectar errores de traducción, tales como falsos amigos o errores de concepto, lo que no significa que deban necesariamente ser un calco uno de otro: puede ampliarse con contenidos que no se encuentren en el artículo traducido.
  • Referencias: Aunque haya sido nombrado AB/AD en otra Wikipedia, es importante revisar nuevamente todas las referencias para asegurarse de que verifiquen lo que deben y de que los enlaces aún funcionen. También es recomendable que el traductor indique cuando una referencia está escrita en un idioma extranjero y cuál es ése idioma.
  • Idioma: Hay que verificar que se haya hecho el traspaso correcto desde el idioma original al español. Traducir no es simplemente escribir las palabras en un idioma distinto, sino, muchas veces, cambiar radicalmente la gramática y la manera de expresarse. La voz pasiva y los gerundios usados para indicar posterioridad, aunque resulten cómodos de escribir, traban la lectura y en la medida de lo posible se han de evitar en español. Se recomienda tener en cuenta este detalle en una revisión.