Usuario:José Helmer Bernal Robayo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Homeología, palabra compuesta por dos términos: homeo, del gr. ὁμοιο, Omoios, semejante, y logia, voz griega λογία que se traduce siempre por estudio, ciencia o tratado, filosóficamente equivale a palabra, verbo o razón y a la expresión de la reflexión en forma de discurso inteligible. Por consiguiente, de un modo didáctico y práctico, la palabra Homeología comprende: Tratado filosófico y científico de los semejantes. --Alter Filanfrater 20:59 20 sep 2014 (UTC) --José Helmer Bernal Robayo (discusión) 19:30 19 sep 2014 (UTC)


1. Generalidades.

1.1. Breve reseña histórica del término homeopatía.

1.2. Etimología y definición de la palabra homeopatía.

1.3. Etimología y definición de la palabra Homeología.


2. La Homeología.

2.1. Síntesis.


3. Notas


1. Generalidades.--Alter Filanfrater 21:51 20 sep 2014 (UTC)

      Para valorar la idea, el verdadero significado de la Homeología, y percibir tanto su sentido actual como su real espíritu y finalidad. La única forma de lograrlo es comprender el término Homeopatía, y partir desde una cosmovisión netamente filosófica y no meramente desde un punto de vista científico-empírico-analítico -escolástico-, porque si bien sus principios y leyes por las cuales se fundamenta son universales -filosóficos- solamente puede vislumbrárselos, razonablemente por sus efectos, es decir, son una conexión imperceptible y una extensión entre la causa y el efecto. Por tanto, su aprendizaje puede comprenderse con toda seguridad, así como también sentirse de un modo filosófico y científico en toda su magnificencia y profundidad. 
     La esfera de la Homeología abarca tanto los efectos como sus causas, y a lo largo de este ensayo, vamos a explicar y a demostrar de un modo inteligible, por qué debe rectificarse el término de Homeopatía1 

por el de Homeología y cuál es la diferencia y la gran relación que existe entre los dos vocablos.

      Ahora bien, para apreciar de manera satisfactoria la evolución de sus conceptos y determinar si el propósito del autor de este ensayo tiene validez o no, debemos examinar los términos en cuestión, considerarlos y explicarlos de un modo limpio, sin tanta ciencia analítica o logomaquia, recurriendo más bien, a un lenguaje sencillo, coloquial, a una reflexión pura, sin mácula para lograrlo.

1.1. Breve reseña histórica del término Homeopatía.

      Desde el año de 1833 hasta 1921, la Homeopatía, ciencia dinámica experimental, elaborada por el doctor Christian Friedrich Samuel Hahnemann -1855-1843-2, estuvo basada, prácticamente en la quinta edición de su Organon de la Medicina  y no alcanzó a editar la sexta edición, que la corrigió durante 18 meses3. Esta edición fue totalmente desconocida por todo el mundo, durante casi 80 años, período en el cual, no se conocieron los nuevos y notables hallazgos que él descubrió. Es más, hasta mayo de 1992, la primera versión alemana, crítica-textual fue publicada por Haug en Heidelberg, Alemania.

      Antes del año de 1921, en el mundo homeopático se desconocían: el indiscutible sentido, naturaleza, espíritu y causalidad de la Homeopatía, así como también la única elevada misión del homeópata -homeólogo- y el verdadero lenguaje homeológico. Sin embargo, se conocía la ley de los semejantes, algo de la totalidad sintomática del hombre afectado y el miasma predominante, y se prescribían dinamizaciones centesimales. En cambio, Hahnemann estableció en la nueva versión de su Organon de la Medicina, una revolucionaria doctrina para restablecer la salud, mediante la prescripción de medicamentos homeopáticos, hoy llamados, miasmoides homeodinámicos, con microdinamizaciones Q o dinamizaciones cincuentamilesimales y su preparación perfecta4. Esto, por supuesto, de acuerdo con las últimas instrucciones o doctrinas de la prescripción, y el verdadero enfoque clínico que sustenta la Homeopatía -Homeología-. Doctrinas que están ampliamente descritas en la obras cumbres de Hahnemann: Organon de la Medicina, la Materia médica pura5 y Doctrina y tratamiento de los miasmas crónicos. 
      Lo cierto es que en la primera edición del Organon de la Medicina, desde el año de 1810, Hahnemann adoptó el término homeopatía para denominar a su Doctrina dinámica curativa. 
     También, en 1825, más específicamente en el tomo III de su Materia Médica Pura, hizo una clara distinción entre los vocablos homeopatía y homeopático, señaló: 

 “Muchos engañan a la gente, y demuestran que no conocen la inmensa diferencia que existe entre  y  y creen que estas dos palabras son sinónimas. ¿No, habrán oído jamás hablar de una cosa la cual todo el mundo sabe, como la infinita diferencia que existe entre  y,  una vez dividida la iglesia cristiana en dos partes irreconciliables? ¿Ellos ignoran tanto el griego que no saben -sola o en combinación-  significa común, idéntico, el mismo, ejemplo   iliad , pero que  significa sólo similar, parecido al objeto, por lo cual nunca alcanzan a considerar la naturaleza y clase, pues, nunca se vuelve idéntico con él? 
 “Jamás la doctrina homeopática ha pretendido destruir las afecciones con la misma potencia morbífica que las produce; lo hace si con una que no es idéntica, sino solamente análoga, con un medicamento que únicamente puede producir un estado mórbido semejante - - a la afección, y esto es el modo que está más conforme a la naturaleza. 
 “¿No pueden estas personas, sentir la diferencia que existe entre “idéntico” y “similar”? ¿Todos ellos están trabajando homeopáticamente bajo la misma afección de estupidez? Nadie de aquí en adelante debería adelantarse como un crítico del Espíritu de la doctrina homeopática sino teniendo al menos, una idea del significado de la palabra homeopatía”.
     Pero eso no es todo, entre los años 1835 a 1839, en la segunda edición de la Doctrina y tratamiento de los miasmas crónicos, Hahnemann estableció la gran diferencia que existe entre los términos idiopático, similar y Simillimum, afirmó que: 
 “La lista de los remedios antipsóricos -homeotsoráticos- de los cuales se tratará más adelante no incluye ningún medicamento de los denominados “Idiopáticos” porque los efectos puros de estos últimos, incluso el miasma potenciado de la sarna, Psorinum, no están experimentados lo suficiente como para poder emplearlos homeopáticamente con certeza. Digo empleo homeopático que significa que no se trata de ningún “ídem”, lo mismo: porque si se elabora el material de la sarna, puesto que únicamente puede ser útil en dinamización, y se administra al mismo enfermo de que ha sido extraído, no es un “ídem”, lo mismo, pues el material de la sarna en su estado primario, tal como el enfermo lo tiene en su cuerpo y que constituye un “ídem”, carece de toda acción sobre él. Pero la dinamización o potenciación transforma y modifica esta sustancia, así como el oro que proveniente de una lámina, una vez dinamizado, no es más oro en estado primario, inerte en el organismo humano, sino que en cada grado de dinamización va experimentado mayor modificación, mayor transformación”.
 “Dinamizada así y transformada la sustancia de la sarna, Psorinum, cuando es ingerida ya no es ningún “ídem”, lo mismo, con respecto a la sustancia primaria, original, de la sarna, sino un Simillimum. Porque entre “ídem” y Simillimum ninguna mente sensata puede ubicar algo intermedio; es decir, entre “ídem” y “simile” únicamente es posible ubicar algún Simillimum. Idiopático y aequale son locuciones indeterminadas a este respecto sensatamente sólo puede significar Simillimum, porque no son “ídem, lo mismo”.
 “Sin embargo, la homeopatía, ha sido instituida y será eternamente apoyada sobre la base inmutable de la verdad. Ella ha demostrado por sus hechos al mundo su excelencia y su infalibilidad -en la medida que éste término pueda ser empleado en cuestiones humanas-.  
      “En definitiva, otros han querido denominar y llaman a la homeopatía, “homeoterapia” o cura por los semejantes, pues esto tan sólo trasciende a cosas del tratamiento, de práctica, por cuanto en el orden ideológico, de pathia a pathos, de pathos a pathología y de pathología a doctrina curativa, formal y fundamental, no hay ni siquiera un paso de distancia. Con este precedente, adoptado por Hahnemann, la raíz etimológica pathos para dominar en su doctrina, no había de adoptar la raíz etimológica therapeia para apellidar precisamente a la opuesta. Tal fue el motivo de la inexactitud del vocablo. En suma, para los intentos de Hahnemann, decir “alopatía” era como decir: “medicina de los medicamentos contrarios que nada tiene que ver con el padecimiento o sufrimiento” o, en términos más breves: “sistema sin sistema”.


1.2. Etimología y definición de la palabra Homeopatía.


     Sentados los datos anteriores, “la etimología de la palabra HOMEO, emana del radical griego Omoios que significa semejante, prójimo o persona. En cuanto a la palabra griega PATÍA o pathos, es muy importante delimitar su verdadera significación. Evidentemente, esta palabra casi siempre se ha traducido por “enfermedad”, pero pathos, no significa “enfermedad”, si no dolor, sufrimiento, afección o, aflicción que es muy diferente. Evidentemente, “enfermedad” corresponde al prefijo griego nosos. ¿Por qué Hahnemann llamó HomeoPATÍA a su Doctrina médica curativa y no HomeoNOSIA? Porque quiso decir que el hombre afectado puede restablecerse, no con las “enfermedades” semejantes, si no con los sufrimientos semejantes”. 
     “Justamente, respecto al término nosos, “enfermedad”, no debe confundirse con el de estado mórbido ni con el de estado patogenético, pues la Homeología cuando habla de nosos, se refiere con dicha palabra a resultados últimos -efectos- de ciertos estados mórbidos -causas-, los cuales constituyen un conjunto de efectos, sufrimientos o síntomas, que en su conjunto, constituyen un miasma. Condición que afecta al organismo viviente y que se reconoce y se precisa a la acción dinámica o fuerza energética negativa de la tsorat o, a la conjunción con otros miasmas”. La tsorat, del griego mancha, marca o estigma, es una “alteración dinámica que el hombre experimenta, tanto en su vida espiritual y mental como en su modo de sentir o de obrar, es decir, cambios inmateriales, dinámicos en su manera de ser” -Hahnemann-.
      “El estado patogenético es la colección de todos los síntomas dinámicos observados en una experimentación pura -ensayo analítico de una sustancia natural -simple- en el cuerpo físico normal del hombre sano-. Colección de síntomas que constituyen un miasmoide, y que originó a su vez, el estudio experimental tanto general como especial, comparado y analógico de los sufrimientos dinámicos semejantes. Esta experimentación pura, es la ciencia de las patogenias -miasmoides-, es decir, estudia la Homeopatía propiamente dicha, la cual tiene como único objetivo, producir, observar, percibir, describir, comparar y clasificar metódica y sistemáticamente los miasmoides, derivados de una sustancia natural, sea esta mineral, vegetal o animal, experimentados en el hombre en buen estado salud, que en palabras técnicas pueden representarse con los términos siguientes: miasmogenia, miasmografía, y miasmotaxia”.  
      “Por tanto, para la Homeopatía, sólo existe una patogenia general, una patogenia especial, una patogenia comparada y una patogenia analógica:
      “La patogenia dinámica general, abarca el estudio complejo de las patogenias bajo todas sus fases posibles, incluye la experimentación pura, la patografía o descripción detallada de los sufrimientos dinámicos y la patotaxia o clasificación de las patogenias, tres elementos que pueden producir consideraciones infinitas.
      “La patogenia dinámica especial, estudia una por una las patogenias independientemente de las otras.
      “La patogenia dinámica comparada, se ocupa, como su nombre lo indica, de la comparación de las patogenias entre sí. Este resultado constituye la sistematización de la Patogenia dinámica pura.
      “La patogenia dinámica analógica, debe ocuparse de la comparación de las patogenias hechas en el hombre razonablemente sano y en los animales en buen estado de salud: Veterinaria homeopática.
      “Dichas consideraciones sintéticas bastan para comprender no solamente el nuevo y el verdadero papel de la patogenia, sino también toda la claridad y alcance de su etimología y toda la extensión de su dominio”. 
      Esta corta explicación, da la clave de la palabra homeopatía y la relación siempre existente con el principio fundamental, Similia simillibus curentur- el semejante se cura con el semejante- . 

1.3. Etimología y definición de la palabra Homeología.

     Siguiendo con el ordenamiento ideológico y hermenéutico, de los términos en cuestión, la etimología de la palabra HOMEO-LOGÍA, necesita una explicación más amplia. Desde luego, “el radical homeo (Del gr. ὁμοιο- Omoios.), significa semejante y este vocablo tiene la fuerza de un principio pivote. Dos objetos pueden estar en relación más o menos íntima que puede indicarse mediante los términos identidad, similitud y analogía, que se han colocado en serie descendente, es decir, que el último, analogía indica relaciones más lejanas. El radical Omoios no indica por tanto, ninguno de los extremos, sólo el medio, esto es la similitud. Pero la significación radical, doctrinal de la palabra Omoios se pudiera relacionar con uno de los dos extremos, identidad o analogía, sería más con el primero que con el segundo, y la prueba es que un medicamento homeopático -miasmoide homeovital- restablece la salud con más seguridad y prontitud cuanto más semejante es a los síntomas del hombre que sufre, y todavía se ve más claro en la acción de algunas sustancias, que curan por la vía de la Isopatía -nosodes-“. 
      En cuanto a la palabra logia, es esencial fijar su verdadero significado. En efecto, la palabra logia proviene de una voz griega -λογία- que se traduce siempre por estudio, ciencia o tratado, filosóficamente equivale a palabra, verbo o razón y a la expresión de la reflexión en forma de discurso inteligible.
      Por consiguiente, de un modo didáctico y práctico, la palabra Homeología da a entender: Tratado filosófico y científico de los semejantes. Tratado que como su nombre lo indica, es una filosofía y una ciencia dinámica de los semejantes. Se ocupa también, del conocimiento de los miasmas, de los miasmoides homeovitales, su manejo cuidadoso y, por último, realiza una retórica homeológica especial. Por eso, estudiar al hombre sufriente de un modo filosófico y a atenderlo científicamente, para restablecer su salud, constituye plenamente la Homeología. 
      La palabra Homeología aparece por primera vez, en el año de 1874, en la obra Homéolexique, del homeólogo francés, Michael Granier, y a principios del s. XX, en la Doctrina Homeopática, del doctor Conrado Medina, de México. Palabra que rescató el autor de este ensayo, para designar a la Homeopatía, con el título honorable de Homeología, elaborada por el doctor Hahnemann entre los años 1790 a 1842.
      Sin embargo, la palabra homeología se emplea también en ingeniería genética para designar la similitud genética parcial entre cromosomas de una especie alopoliploide. Es decir, que cada uno de los miembros de un par de cromosomas que se aparea durante la meiosis; uno de los cromosomas proviene de la madre y el otro del padre. Los cromosomas homólogos contienen la misma secuencia lineal de genes y tienen el mismo tamaño y morfología. Se tiñen asimismo de la misma manera, de modo que en ambos se observan idénticas bandas características. 
      Por tanto, no deben confundirse ni mal interpretarse los términos: homeopatía, homeosofía, homología ni homeología, ya que, el primero, da a conocer la observación de los efectos dinámicos de una sustancia experimentada en el organismo del hombre razonablemente sano; el segundo, estudia la sabiduría de las similitudes, el tercero, estudia la relación similar que existe entre un par de cromosomas, y el cuarto, comprende de un modo unívoco y absoluto, Tratado filosófico y científico de los semejantes.
2.	La Homeología.      

      La Homeología, abarca la ciencia de la Homeopatía, de la cual se infiere la doctrina filosófica que estudia la particularidad de dichos sufrimientos dinámicos. Este es un plan definido para adquirir un conocimiento de las sustancias naturales experimentadas, el cual constituye la parte básica y científica de la Homeología. Que, a más de estudiar e interpretar de un modo filosófico, los sufrimientos dinámicos semejantes, producidos en un cuerpo físico normal -homeopatía-, estudia a los semejantes en todas sus fases o puntos de vista posibles, es decir, los estudia desde el punto de vista de los tres radicales del conocimiento universal: filosófico, científico y espiritual. 
     Además, maneja sistemáticamente el miasmoide homeovital, para eliminar completamente los sufrimientos mórbidos dinámicos, que en su conjunto son denominados miasmas. Es decir, es un plan establecido para examinar al hombre afectado a fin de averiguar a qué miasmoide homeovital se parece el sufrimiento semejante, incluyendo las reglas y los principios filosóficos universales establecidos desde antiguo. Sin embargo, el examen del hombre precede al examen de la patogenia dinámica, para examinar y restablecer la salud en cada caso particular, pero para los fines de estudio y aplicación van de la mano.
    Por eso, la Homeología, incluye el estudio de la ciencia de la Homeopatía, la interpretación correcta de los hechos observados en la experimentación pura y da una explicación racional de los sufrimientos dinámicos semejantes en la serie de la similitud -homeogenia-. Es decir, una explicación inteligible, ordenada y sistemática del origen de los sufrimientos semejantes.
     Estudia la miasmología o tratado de los miasmas, la cual incluye la miasmogenia o génesis de los miasmas, así como también la comparación de la serie o grupo de síntomas semejantes que existe entre las patogenias, el hombre y los miasmas, y la aplicación sistemática de un miasmoide homeovital, y su dinamización apropiada en el hombre sufriente. Esto debe efectuarse después de haberse probado sustancias naturales y simples en un cuerpo físico normal, entre otros estudios no menos importantes. 
     Además, la Homeología, intenta restablecer íntegramente la salud de un modo rápido, suave y permanente, y lo que es mejor aún, garantiza restablecerla sin medicamentos magistrales, “remedios curalotodo”, drogas químicas complejas o tratamiento médico alguno. La Homeología es una nueva forma o filosofía de vida, porque enseña: cómo prevenir afecciones, cómo promover y conservar un razonable estado de salud óptimo, cómo estimular y potencializar la energía vital desequilibrada, cómo erradicar la tara hereditaria, cómo prolongar la existencia humana hasta su más alta expresión y cómo adquirir una mejor calidad de vida para que sea más digna de ser vivida. Esta nueva, eficaz y extraordinaria doctrina saludable, deseo difundirla a la sociedad médica y homeopática, con el firme propósito de poder minimizar al máximo, el sufrimiento físico, la angustia mental y la pesadumbre espiritual que hoy aqueja a la humanidad afectada. 
      La Homeología reconoce ampliamente los servicios y aportes que han prestado muchos médicos, tanto alópatas como homeópatas en el campo de las ciencias accesorias o complementarias del Arte de restablecer la salud, y de los grandes avances científicos que ha logrado la Botánica, Biología y Física -la concordancia de esas dos ciencias, la Biofísica-; la antropología, la genética, la neurocirugía, la higiene y la ortopedia, entre otras ramas de la medicina. 
      La Homeología no niega, en ningún momento, la competencia médica oficial, sobre todo el manejo de los casos quirúrgicos, principalmente los de cirugía de urgencias, neurocirugía, ginecoobstetricia y la ortopedia, entre otros, los cuales son muy importantes, ya que muchas veces su pronta intervención es necesaria y apremiante. Por lo tanto, da un merecido y justo reconocimiento a la prestación de dichos servicios.
     Ahora, cuando cualquier nombre se vuelve popular, éste es arrebatado, como ha sido arrebatado el honorable nombre de la Homeopatía, que no es más que una expresión de las doctrinas de Hahnemann y sus más conspicuos representantes. “Si un alópata inquisitivo busca información a través de uno de los modernos representantes, no aprenderá nada de las enseñanzas originales de Hahnemann y Kent. ¿Por qué es esto? Simplemente porque las instituciones no enseñan ni señalan la filosofía homeopática. Ellos no parten con los neófitos desde el trabajo primario, es decir, desde su filosofía hasta la ciencia y su téckne homeológico, sino que los ponen a trabajar en los “cursos avanzados”, de un fin de semana o a lo mucho de un mes, en los cuales jamás se aprende si no se sabe lo primario. ¿Dónde tenemos tal paralelo en las otras ciencias? Una de las condiciones necesarias para la perpetuación exitosa de la Homeopatía -Homeología- es un conocimiento de sus principios filosóficos y como enseñarlos sin base alopática” (Kent), así comprenderá fácilmente porqué el autor de este trabajo, denomina a la Homeopatía de Hahnemann, HOMEOLOGÍA 

2.1. Síntesis.

    En síntesis, la Homeología, Tratado filosófico y científico de los semejantes, tiene como único propósito: prevenir afecciones, preservar y promover la salud, así como también restablecerla sin medicamentos magistrales, “remedios curalotodo” o drogas químicas complejas. Erradica la tara hereditaria, prolonga la existencia humana hasta su máxima expresión y orienta a la humanidad para que pueda desarrollar, coordinar y trabajar simultáneamente los tres radicales del conocimiento universal: CIENCIA. FILOSOFÍA y ESPIRITUALIDAD. Es decir, mantener un razonable equilibrio, tanto orgánico como económico y material, un control y dominio de las emociones, potencializar los siete sentidos de la mente, progresar espiritualmente, y “alcanzar los más altos fines de la existencia”: Vale decir, ejercer buena VOLUNTAD y crecer en SABIDURÍA y AMOR. Valores universales que constituyen toda la filosofía, ciencia y espiritualidad de la especie humana.
        Así como la Homeopatía no ha sido, no es, ni será patrimonio de la medicina oficial -alopatía-, la Homeología nunca será propiedad exclusiva de escuela de pensamiento médico o de hombre “elegido” alguno. La Homeología es un imperecedero legado para toda la humanidad y quien tenga el entendimiento abierto, podrá escuchar y reconocer fácilmente lo él le dice a su corazón. 
    No debe despreciarse algo sólo porque sea viejo, ni tampoco debe abrazarse incondicionalmente una idea tan sólo porque sea nueva y novedosa.

NOTA IMPORTANTE: Las referencias bibliográficas del citado artículo, las encuentra detalladas en el libro HOMEOLOGÍA-Homeopatía, en donde está completamente desarrollada su Doctrina.


3. Notas

1. http://es.wikipedia.org/wiki/Homeopat%C3%ADa

2. http://es.wikipedia.org/wiki/Samuel_Hahnemann

3. http://www.libros.publicaciones.ipn.mx/PDF/0966.pdf

4. http://homeopatiatucuman.blogspot.com/2011/09/investigacion-sobre-la-escala.html

5. http://hpathy.com/e-books/materia-medica-pura-samuel-hahnemann/ - http://unho-edu.org/cont2011/wp-content/uploads/2012/04/HAHNEMANN-MMPura.pdf