Teoría de la transferencia de títulos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La teoría del contrato de la transferencia de títulos (TTToC, del inglés title-transfer theory of contract) es una interpretación jurídica de los contratos desarrollada por el economista Murray Rothbard y el jurista Williamson Evers. La teoría interpreta todas las obligaciones contractuales en los términos de derechos de propiedad,[1] viendo un contrato como un conjunto de transferencias de títulos. La TTToC está en oposición a las teorías del contrato más tradicionales que consideran las obligaciones contractuales como el resultado de una promesa vinculante.[2] [3] Los defensores del enfoque a menudo afirman que es superior, por motivos de coherencia y consideraciones éticas. La TTToC a menudo cuenta con el apoyo de los libertarios.

Interpretación de los contratos[editar]

La TTToC considera que un contrato es una transferencia de títulos de propiedad entre las partes en el contrato. La transferencia del título puede ser condicional, lo que implica que el cambio de titularidad va a surtir efecto sólo si una condición especificada se cumple, así como la orientación a futuro implica que el cambio de titularidad surte efecto en un punto futuro específico en el tiempo. Por ejemplo, en un contrato de préstamo, el prestamista transfiere el título al principio para el prestatario y el prestatario transfiere al prestamista un título futuro por el monto principal más los intereses. Cuando el préstamo vence la transferencia del título del prestatario al prestamista entra en vigor, y el prestamista tiene derecho a obtener el dinero, que ahora le pertenece a él. Otro ejemplo es un contrato de prestación de servicios sobre el que el consumidor de servicios transfiere un título futuro de dinero a un proveedor de servicios con la condición de que un cierto acto de servicio se lleve a cabo. Si el servicio no se presta el estado de la transferencia no se cumple y el cambio de titularidad condicional de dinero no tiene efecto. Los contratos pueden ser convenidos por acuerdo explícito verbal (como es el caso de los contratos formales por escrito) o por la representación implícita del acuerdo (como es el caso cuando alguien pide una orden en un restaurante).

Fraude[editar]

Bajo la TTToC un incumplimiento de contrato es sólo lo que se puede interpretar como un acto de robo.[4] Por ejemplo, si una condición especificada para una transferencia de título condicional de la parte A a la parte B no se cumple, sin embargo, parte B todavía retiene posesión de la propiedad a la que no tiene derecho, ha cometido un robo, tanto si la posesión fue tomada por la fuerza o por representación falsa de la realidad creando la impresión de que las condiciones de transferencia se han cumplido.

Si un proveedor de servicios no ha logrado realizar un acto de servicio, no ha cometido robo. En estos casos, conviene prever con anticipación si la parte no-incumcplidora tiene derecho a la indemnización, en la condición de que no se proporcionaran los servicios acordados.

Implicaciones[editar]

Como la TTToC se basa en los derechos de propiedad, es compatible con el principio de no agresión. La TTToC asegura que el dominio de cada bien poseído está claramente definido en cualquier punto en el tiempo. Los contratos sobre títulos inalienables de propiedad no son vinculantes. Algunos argumentan que, dado que la propiedad del cuerpo de uno mismo es inalienable, los contratos de esclavitud voluntaria no son vinculantes bajo el TTToC.[5] Las promesas que no se hacen con la intención de ser legalmente vinculantes tampoco son exigibles en virtud de la TTToC.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Rothbard, Murray N. (1982). «19». The ethics of liberty. Atlantic Highlands, N.J.: Humannities Press. ISBN 0-391-02371-3. «Su error es no darse cuenta de que el derecho al contrato es estrictamente derivable del derecho de propiedad privada.» 
  2. Randy Barnett (julio de 1992). «Some problems with contract as promise». Cornell Law Review. Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2015. 
  3. Fried, Charles (1981). Contract as Promise. Cambridge, Mass.: Harvard University Press. ISBN 0-674-16925-5. 
  4. Kinsella, N. Stephan (Spring de 2003). «Teoría libertaria del contrato: transferencia de títulos, promesas vinculantes, e inalienabilidad». Journal of Libertarian Studies 17: 11-37. «En última instancia, los contratos se aplican simplemente al reconocer que el cesionario, en lugar del anterior propietario, es el dueño actual de la propiedad. Si el anterior propietario se niega a entregar los bienes transferidos, está cometiendo un acto de agresión (intrusión, el uso de la propiedad de otra persona sin permiso) y en contra de esto la fuerza puede ser legítimamente utilizada.» 
  5. Rothbard, Murray N. (1982). «19». The ethics of liberty. Atlantic Highlands, N.J.: Humannities Press. ISBN 0-391-02371-3. «Each man has control over his own will and person, and he is, if you wish, “stuck” with that inherent and inalienable ownership. Since his will and control over his own person are inalienable, then so also are his rights to control that person and will. That is the ground for the famous position of the Declaration of Independence that man’s natural rights are inalienable; that is, they cannot be surrendered, even if the person wishes to do so.» 
  6. Randy Barnett (julio de 1992). «Some problems with contract as promise». Cornell Law Review. Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2015. «But a moral theory of promising, standing alone, would have courts enforcing purely moral commitments, which is tantamount to legislating virtue. Such an open-ended rationale leads to serious problems for the value of freedom of contract. First, it commits courts to enforcing promissory commitments that the parties themselves may never have contemplated as "contractual" or legally enforceable, thereby undermining the value of freedom from contract. Second, once the moral behavior of the promissor is deemed relevant to the issue of enforceability, the promise theory also appears to make relevant to the issue of enforcement other moral aspects of the promisor's behavior that may argue against enforcement, thereby undermining the value of freedom to contract. In this manner, the common-law rights of contract can come to resemble the judicial discretion of a court of equity.» 

Enlaces externos[editar]