Summerwind

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Mansión Summerwind, conocida antiguamente como Mansión Lamont, era el nombre de una antigua mansión victoriana, localizada en el norte de Wisconsin.[1] Fue construida a principios del siglo XX, y reducida a escombros debido al impacto de un rayo en junio de 1988. Tiene la reputación de ser unos de los lugares más embrujados en Wisconsin.[2]

Historia[editar]

Orígenes[editar]

La mansión fue erigida primeramente como una cabaña de pesca. En 1916, el futuro Secretario de Comercio de EE.UU., Robert P. Lamont, la adquirió para utilizarla como casa de verano y refugio de las presiones del trabajo en Washington. El plan de Lamont era renovarla y convertirla en mansión, para lo que empleó arquitectos de Chicago. El proceso demoró dos años y significó la reconstrucción de virtualmente todo el lugar desde cero.

El matrimonio permaneció en Summerwind por alrededor de 15 años, durante los cuales los sirvientes se quejaron constantemente de que la casa estaba embrujada. Lamont no les creyó, argumentando que la construcción era demasiado nueva.

Sin embargo, una noche de principios del decenio de 1930, el matrimonio tuvo un encuentro con una aparición en la cocina mientras comían el postre. La puerta que daba al sótano se abrió por si sola, revelando la figura fantasmagórica de un hombre. Lamont agarró una pistola que guardaba en un cajón y disparó dos tiros a aquella forma. El fantasma cerró la puerta de golpe, por lo que los proyectiles le atravesaron y quedaron incrustados en ella, y permanecerían allí hasta ser robados años después. La pareja abandonó la mansión inmediatamente y nunca más regresaron.

1940-1960[editar]

La propiedad fue comprada por la familia Keefer, que mantuvo la casa pero nunca vivieron en ella de forma permanente. Algunos especulan que la transacción de realizó en 1948, después de la muerte de Lamont, y otros la colocan en 1941, antes del deceso.

Una vez muerto el señor Keefer, su viuda subdividió la tierra y la vendió por partes. Sin embargo, la parcela que contenía la mansión le rebotó a la señora Keefer varias veces en el transcurso de los siguientes años, luego de que varios compradores sufrieran dificultades económicas y no pudieran abonar los pagos. En este período no se registró ningún hecho paranormal, aunque los compradores mostraron malestar en el lugar, por lo que permaneció deshabitado.

1969 en adelante[editar]

Tras casi cuatro décadas de abandono, a mediados de 1969, la familia Hinshaw se mudó a la mansión. Es a partir de este momento que la mayoría de los sucesos inquietantes tienen lugar.

Después de empezar a vivir, los Hinshaw reportaron una serie de sucesos extraños: sombras que rondaban por los pasillos, susurros que se detenían cuando entraban a una habitación, inexplicables problemas electromecánicos que se solucionaban por sí solos, y ventanas que se abrían solas. También afirmaron haber visto el fantasma de una mujer desconocida que solía aparecer en el comedor de la casa.

Después de experimentar dificultades para retener a los trabajadores una vez que éstos se enteraban de que se trataba de Summerwind, los Hinshaw decidieron renovar la casa ellos mismos. La leyenda urbana sostiene que durante estas renovaciones, Arnold removió un cajón de zapatos de un armario empotrado y descubrió un hueco escondido detrás de él. En ese espacio Arnold descubrió lo que en un principio se creyeron los restos de un animal. Sin embargo, debido a la estrechez de la entrada, no podía estar seguro de lo que había visto. Más tarde ese día, hizo que su hija Mary ingresara en el hueco para ver si aquel esqueleto era de un animal, la niña descubrió un cráneo humano y mechones de pelo negro aún adheridos al mismo. Se dice que la familia eligió no registrar el hallazgo a la policía, dada a la antigüedad del cuerpo. La veracidad de la leyenda no ha sido determinada. El cadáver aparentemente había desaparecido cuando el padre y el hermano de Ginger investigaron el agujero varios años más tarde.

Arnold comenzó a vagar por la mansión y quedarse toda la noche tocando el órgano Hammond de una manera lúgubre y demoníaca, alegando que voces en su cabeza le ordenaban hacerlo. Se quedaba parado en la habitación principal mirando por la ventana durante horas y se volvía cada vez más temperamental. Una noche, el mapache que la familia tenía como mascota desapareció, y Arnold quiso obligarlos a buscarlo por el bosque, cuando en realidad él lo había matado.

Era claro que estaba siendo atormentado por algo invisible y, de a poco, perdía su sanidad mental. Poco después dejó de hablar, y su esposa estaba a punto de quebrarse, a menudo dormía sola en el bosque y llegó a intentar suicidarse.[2] Llegado el invierno, la vida en Summerwind era cada vez más dura, la locura de Arnold le hizo perder su negocio, y por ende, la entrada de dinero; la electricidad y el gas fueron cortados. La familia debió acomodarse en la sala de estar y quemar los muebles para calentarse.

Ginger y su esposo se separaron, ella se mudó con sus padres a Granton. Arnold abandonó la casa al día siquiente y nunca más se supo de él. La propiedad, una vez más, rebotó a la señora Keefer.

Años después, el padre de Ginger, Raymond Bober, anunció planes para comprar Summerwind y convertirlo en un restaurante con la ayuda de su esposa Mary, y su hijo, Karl, recién llegado de Vietnam y con mucho tiempo libre. Los intentos de Bober por renovar la casa sufrieron las mismas dificultades que los Hinshaw. Bober hijo y Karl, que viajaron a la casa con el fin de organizar el trabajo y las estimaciones de control de plagas, también informaron de unos desconcertantes eventos, incluyendo voces y una aparente reconstrucción histórica sobrenatural del presunto incidente ocurrido en los años '30.

Los trabajadores también mostraron incomodidad y se quejaron de la falta de herramientas y otros eventos. Al intentar dibujar planos, las dimensiones de la casa cambiaban. Las fotografías tomadas mostraban la misma habitación individual con diferentes tamaños incluso habiendo sido tomadas con segundos de diferencia, o en ellas aparecían muebles que estaban en la habitación cuando los Hinshaw había vivido allí, pero que se habían quitado hacía ya mucho tiempo.

Para 1979, después de experimentar varios incidentes aparentemente sobrenaturales, y una serie de dificultades convencionales, Bober abandonó sus planes de convertir Summerwind, momento en el que la tierra rebotó una vez más a la señora Keefer. Bober documentó sus experiencias en la mansión y las publicó en ese año, bajo el pseudónimo de «Wolffgang Von Bober».

Posterioridad[editar]

Luego de que Bober entregara la parcela, se la vendió una vez más, pero otra vez rebotó a la señora Keefer. En 1985, la ciudad de Land O' Lakes intentó hacer demoler la mansión. La policía argumentó que era un punto de reunión para jóvenes que robaban y dañaban propiedades cercanas.[1] En 1986 fue adquirida por un grupo de tres inversionistas, y más tarde por una familia canadiense, que es la actual propietaria.

En la tormentosa noche de 19 de junio de 1988, Summerwind recibió varios impactos de rayo, y la mansión se incendió por completo.[3] Hoy en día, sólo quedan las chimeneas, los cimientos y la escalera de piedra.

En la cultura popular[editar]

El caso de la familia Hinshaw es relatado en el documental de Discovery Channel, Historias de Ultratumba.

Referencias[editar]

  1. a b «Haunted or not, house to be razed». Milwaukee Journal (en inglés). 11 de febrero de 1985. Consultado el 12 de octubre de 2015. 
  2. a b «Ghosts had a favorite haunt». Milwaukee Journal (en inglés). 21 de octubre de 1985. Consultado el 12 de octubre de 2015. 
  3. «Lightning razes 'haunted house'» (en inglés). Daily Globe. Associated Press. 24 de junio de 1988.