Semipelagianismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El semipelagianismo es un nombre inapropiado[1][2][3][4][5][6][7]​ para una escuela cristiana teológica y soteriológica de pensamiento sobre la salvación. El pensamiento semipelagiano contrasta con la enseñanza pelagiana anterior sobre la salvación, el Pelagianismo (en la que se considera que las personas alcanzan su propia salvación por sus propios medios), que había sido descartada como herejía. El semipelagianismo en su forma original se desarrolló como un compromiso entre el pelagianismo y la enseñanza de los Padres de la Iglesia, como San Agustín, que enseñó que las personas no pueden venir a Dios sin la gracia de Dios. En el pensamiento semipelagiano, por lo tanto, se hace una distinción entre el comienzo de la fe y el aumento de la fe. El pensamiento semipelagiano enseña que la segunda mitad, que crece en la fe, es obra de Dios, mientras que el comienzo de la fe es un acto de libre albedrío, con la gracia que se superpone más tarde. Fue etiquetada como herejía por la Iglesia Occidental en el Segundo Concilio de Orange en 529.[8]

El catolicismo enseña que el comienzo de la fe implica un acto de libre albedrío, que la iniciativa proviene de Dios, pero requiere una colaboración libre por parte del hombre: "El mérito del hombre ante Dios en la vida cristiana proviene de que Dios ha dispuesto libremente asociar al hombre a la obra de su gracia. La acción paternal de Dios es lo primero, en cuanto que Él impulsa, y el libre obrar del hombre es lo segundo, en cuanto que este colabora".[9]​ "Puesto que la iniciativa en el orden de la gracia pertenece a Dios, nadie puede merecer la gracia primera, en el inicio de la conversión, del perdón y de la justificación. Bajo la moción del Espíritu Santo y de la caridad, podemos después merecer en favor nuestro y de los demás gracias útiles para nuestra santificación, para el crecimiento de la gracia y de la caridad, y para la obtención de la vida eterna."[10]

Teología semipelagiana y pelagiana[editar]

El pelagianismo es la enseñanza de que las personas tienen la capacidad de buscar a Dios por sí mismas, aparte de cualquier movimiento de Dios o del Espíritu Santo, y por lo tanto, la salvación se efectúa por sus propios esfuerzos. La doctrina toma su nombre de Pelagio, un monje acusado de desarrollar la doctrina; se le opuso especialmente Agustín de Hipona y fue declarado herejía por el papa Zosimo en el año 418. Rechazando la existencia del pecado original, el pelagianismo enseña que el hombre es en sí mismo y por naturaleza capaz de elegir el bien.[11]

En el pensamiento semipelagiano, tanto Dios como la persona humana siempre participan en el proceso de salvación. Los humanos toman decisiones de libre albedrío, que son ayudados por Dios a través de la creación, la gracia natural, la gracia "sobrenatural", las restricciones de Dios sobre la invasión demoníaca; Dios continuamente lleva a la persona humana a elecciones reales, que Dios también ayuda, en el proceso de crecimiento espiritual para llegar a ser salvo. Todo el proceso es gracia; los momentos específicos de decisión siempre está en el contexto de la gracia general de Dios. El semipelagianismo es similar al sinergismo, que es la doctrina patrística tradicional.[12]

Era patrística[editar]

El término "semipelagianismo" era desconocido en la antigüedad, apareciendo por primera vez solo en el último cuarto del siglo XVI. Fue utilizado en relación con la doctrina de la gracia de Molina. Los opositores de este teólogo creían que veían un gran parecido con los puntos de vista propuestos por los monjes del sur de la Galia en Marsella y sus alrededores después del año 428. Después de esta confusión entre las ideas de Molina y las de los monjes de Marsella se había expuesto como un error, el término recién acuñado "semipelagianismo" se conservó en los círculos eruditos como una designación adecuada para las opiniones de esos monjes, que se decía que apuntaba a un compromiso entre el pelagianismo y el agustinismo, y fue condenado como herejía en el Concilio de Orange (529) después de disputas que se extendieron por más de cien años.[13]​ Sin embargo, los monjes, en consonancia con los padres del desierto, consideraban que su enseñanza era la enseñanza antigua de la Iglesia.

Desarrollo del término y uso posterior[editar]

Uso temprano del término[editar]

El primer uso del término "semipelagiano" fue por Teodoro Beza. El epítome de la fórmula luterana de la Concordia (1577) rechaza "el falso dogma de los semipelagianos, que enseñan que el hombre por sus propios poderes puede comenzar su conversión, que no puede alcanzarla completamente sin la gracia del Espíritu Santo".[14]

Entre 1590 y 1600, el término "semipelagianismo" se aplicó a la doctrina de la gracia de Luis de Molina, que en ese momento fue acusada de similitud con la enseñanza de los semipelagianos.[13]

Iglesia ortodoxa oriental[editar]

La Iglesia Ortodoxa generalmente enfatiza la doctrina sinérgica de la teosis en su concepción de la salvación como un proceso de transformación personal a la semejanza de Dios en Cristo a través del Espíritu. La teosis vincula estrechamente las ideas de justificación y santificación; la salvación se adquiere a través de la divinización del hombre. Esta doctrina a veces es catalogada como semipelagiana por los teólogos de las tradiciones protestantes clásicas porque sugiere que el hombre contribuye a su propia salvación.[15]​ La acusación es rechazada por el cristianismo ortodoxo, que, a diferencia de las tradiciones occidentales establecidas, en su mayor parte no fue influenciada por la teología agustiniana y sostiene que "para que los regenerados hagan el bien espiritual es necesario que sea guiado y prevenido [precedido] por la gracia ... En consecuencia, no pueden hacer por sí mismos ningún trabajo digno de una vida cristiana". [16]

Juan Casiano, conocido particularmente por sus enseñanzas sobre la teosis, es considerado un santo en las Iglesias orientales, así como en el catolicismo. Generalmente se considera que fue uno de los primeros defensores del semi-pelagianismo.[17][18][19][20]​ Pero algunos estudiosos recientes niegan que sus puntos de vista fueran de hecho semipelagianos. Lauren Pristas escribe: "Para Casiano, la salvación es, de principio a fin, el efecto de la gracia de Dios. Es completamente divina".[21]​ Agustín Casiday afirma que Casiano "afirma sin rodeos que la gracia de Dios, no el libre albedrío humano, es responsable para 'todo lo que pertenece a la salvación' - incluso la fe ".[22]

Otros sostienen que "la visión de Casiano como el cabecilla del 'semi-pelagianismo' se basa en una cronología conjetural"..[23]​ La Iglesia católica incluye a Juan Casiano en su lista oficial de santos reconocidos, con una fiesta el 23 de julio,[24]​ y lo cita en el Catecismo de la Iglesia Católica.[25]​ Este no respaldaba a Agustín por completo[26]​ y, aunque más tarde los teólogos católicos aceptaron la autoridad de Agustín, interpretaron sus puntos de vista a la luz de escritores como Casiano.[27]​ Las iglesias orientales y occidentales consideran a Juan Casiano y Agustín de Hipona como santos.

Calvinismo y Arminianismo[editar]

En tiempos más recientes, la palabra se ha utilizado en el campo protestante reformado para designar a cualquiera que se desvíe de lo que ellos ven como las doctrinas agustinianas de soberanía, pecado original y gracia: especialmente los protestantes arminianos. Aunque las teologías calvinistas y luteranas de la salvación difieren significativamente en temas como la naturaleza de la predestinación y el papel salvífico de los sacramentos, ambas ramas del protestantismo histórico afirman que la teología de Agustín es una influencia principal.

Muchos arminianos no han estado de acuerdo con esta generalización, creyendo que es difamatorio para Jacobo Arminio (de cuyo nombre deriva el arminianismo) y para los protestantes que mantuvieron sus puntos de vista "arminianos" después de su muerte. John Wesley (un defensor anglicano del arminianismo y fundador del metodismo wesleyano) y otros arminianos clásicos y wesleyanos prominentes mantienen una doctrina única del pecado que llamó "corrupción total" y "privación total" de la raza humana, que no es idéntica a pero a menudo confundido erróneamente con la doctrina calvinista del pecado original y la depravación total.[28]​ Según John Wesley, aunque el hombre por naturaleza es "totalmente corrupto", ningún hombre nace en ese estado.[29]​ En contra de la depravación total del calvinista que enseña que los humanos nacen espiritualmente muertos, Wesley enseñó que todos los humanos nacen en un estado de gracia preveniente y son capaces de responder y buscar a Dios. [32] Del mismo modo, el Concilio de Orange (529), la Iglesia católica ha condenado el semipelagianismo y no ha aceptado la interpretación calvinista de Agustín.[30]​ Del mismo modo, desde el Concilio de Orange (529), la Iglesia católica ha condenado el semipelagianismo y no ha aceptado la interpretación calvinista de Agustín.[31]

El jansenismo y los jesuitas[editar]

En el siglo XVIII, los jesuitas acusaron a los jansenistas de afirmar las doctrinas agustinianas radicales del calvinismo; los jansenistas, a su vez, acusaron a los jesuitas de semipelagianismo.[32]​ La bula papal de 1713 del papa Clemente XI, Unigenitus, al declarar herejía al jansenismo, confirmó las objeciones de los jesuitas.[33]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Weaver, 2014, pp. xiv–xv.
  2. Backus, Irena; Goudriaan, Aza (13 de diciembre de 2013). «'Semipelagianism': The Origins of the Term and its Passage into the History of Heresy». The Journal of Ecclesiastical History 65 (1): 25-46. doi:10.1017/S0022046912000838. 
  3. Mathisen, Ralph W. (2018). «Vincent of Lérins». Brill Encyclopedia of Early Christianity (en inglés). Brill. 
  4. Saak, E.L. (2002). «Pelagian/anti-Pelagian Preaching: Predestination, Grace, and Good Works in the Sermons of Jordan of Quedlinburg, Oesa (D. 1380)». Augustiniana 52 (2/4): 311-334. ISSN 0004-8003. JSTOR 44992752. 
  5. Hwang, Alexander Y. (24 de diciembre de 2009). «Manifold Grace in John Cassian and Prosper of Aquitaine». Scottish Journal of Theology 63 (1): 93-108. doi:10.1017/S003693060999024X. 
  6. Ogliari, Donato (2003). Gratia Et Certamen: The Relationship Between Grace and Free Will in the Discussion of Augustine with the So-called Semipelagians (en inglés). Leuven University Press. pp. 7-8. ISBN 978-2-87723-741-3. 
  7. Pereira, Jairzinho Lopes (2013). Augustine of Hippo and Martin Luther on Original Sin and Justification of the Sinner (en inglés). Vandenhoeck & Ruprecht. p. 109. ISBN 978-3-647-55063-3. 
  8. The Oxford Dictionary of the Christian Church (Oxford University Press 2005 ISBN 978-0-19-280290-3), article "semipelagianism".
  9. Catecismo de la Iglesia Católica #2008. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  10. Catecismo de la Iglesia Católica #2010. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  11. Adams, Nicholas (2007). «Pelagianism: Can people be saved by their own efforts?». En Quash, Ben; Ward, Michael, eds. Heresies and How to Avoid Them. London: SPCK Publishing. p. 91. ISBN 978-0-281-05843-3. 
  12. Cassian, Inst. 12, Conf. 3, Conf. 13
  13. a b Joseph Pohle, "Semipelagianism" in Catholic Encyclopedia 1912
  14. Article II. Of Free Will. Negative III
  15. Horton, Michael (2004). «Are Eastern Orthodoxy and Evangelicalism compatible? No». En James Stamoolis, ed. Three Views on Eastern Orthodoxy and Evangelicalism. Grand Rapids: Zondervan. pp. 139-140. ISBN 0-310-23539-1. 
  16. Confession of Dositheus, Decree 14
  17. Encyclopædia Britannica: Saint John Cassian
  18. Christian Classics Ethereal Library
  19. Richard Lischer,The Company of Preachers (Eerdmans 2002 ISBN 0-8028-4609-2), p. 182
  20. William W. Kibler, Medieval France (Garland Reference Library of the Humanities 1995 ISBN 0-824-04444-4), p. 180
  21. Lauren Pristas (1993), The Theological Anthropology of John Cassian, PhD dissertation, Boston College, OCLC 39451854
  22. Augustine Casiday, Tradition and Theology in St John Cassian (Oxford University Press 2007 ISBN 0-19-929718-5), p. 103
  23. Allan D. Fitzgerald (Eerdmans 1999 ISBN 0-8028-3843-X), p. 763
  24. Martyrologium Romanum (Libreria Editrice Vaticana 2001 ISBN 88-209-7210-7), p. 385
  25. Catechism of the Catholic Church, 2785
  26. Edwin Zackrison, In the Loins of Adam (iUniverse 2004 ISBN 9780595307166), p. 73
  27. Justo L. González, A History of Christian Thought (Abingdon Press 2010 ISBN 9781426721915), vol. 2, p. 58
  28. John Wesley, Sermon 44 Original Sin
  29. John Wesley, Sermon 44 Original Sin
  30. John Wesley, Sermon 44 Original Sin
  31. James Akin, "A Tiptoe through TULIP"
  32. Robert A. Maryks, Saint Cicero and the Jesuits (Ashgate Publishing 2008 ISBN 978-0-7546-6293-8), p. 130
  33. Orlando O. Espín, James B. Nickoloff, An Introductory Dictionary of Theology and Religious Studies (Liturgical Press 2007 ISBN 978-0-8146-5856-7), p. 664